Constituida la plataforma No a la Mina de Arroba que presentará alegaciones contra el proyecto

B.R./Lanza Arroba de los Montes
Los miembros de la plataforma han elegido la formación megalítica de la localidad para constituirse simbólicamente / Lanza

Los miembros de la plataforma han elegido la formación megalítica de la localidad para constituirse simbólicamente / Lanza

Los miembros fundadores provienen de grupos ecologistas de la provincia que se han marcado como objetivo reunir informes y estudios para que la declaración ambiental del proyecto sea negativa

La plataforma No a la Mina de Arroba de los Montes se ha constituido este fin de semana, bajo el sol del solsticio de invierno y junto a la cabeza megalítica de la localidad. En este lugar,  cargado de simbolismo, la plataforma ha recordado el ritual de despertar a la Tierra que se hacía en época prerromana, deseando que la población de la comarca elija desarrollarse de forma sostenible, conservando la gran riqueza patrimonial y natural que atesora para el futuro y muestre su rechazo a este proyecto.

“Creemos que el proyecto de mina de Arroba y Puebla de Don Rodrigo infringe numerosas normas del procedimiento administrativo y perjudicará seriamente al medio ambiente y la salud de las personas”, explican en un comunicado.

Freno al desarrollo

Dicen también que la mina supondrá un freno al desarrollo, “tras los años de explotación los pueblos quedarán sin trabajo y con el terreno destruido y contaminado, con la posibilidad de que los contaminantes se dispersen llegando incluso al Guadiana y sus embalses y sin que los problemas actuales del mundo rural se hayan solucionado”.

Con este carta de presentación la plataforma se impone como principal objetivo presentar alegaciones en diversos formatos accesibles a todas las personas que deseen participar, ya sean jurídicas, alegaciones resumidas y firmas clásicas, para pedir la declaración de impacto ambiental negativa.

La plataforma propugna además difundir los valores ecológicos y culturales mediante charlas, marchas de senderismo y otras actividades, además de unir a todos los pueblos con proyectos mineros de minerales tóxicos, extendiendo el conocimiento de nuestra problemática allí donde sea necesario.