Detienen a un maltratador en Ciudad Real por intentar secuestrar a su ex y saltarse el alejamiento

Belén Rodríguez Ciudad Real
La policía abortó el intento de secuestro el lunes pasado / CNP

La policía abortó el intento de secuestro el lunes pasado / CNP

El varón, de nacionalidad rumana, y con antecedentes por maltrato actuó con la colaboración de su suegra y otro hombre. Un ciudadano vio como forzaban a la chica a entrar en un coche y avisó al 112. Policía y Guardia Civil los siguieron hasta Las Casas

Policía Nacional y Guardia Civil han detenido a dos hombres de nacionalidad rumana que  intentaron secuestrar a la expareja de uno de ellos. El ex, con antecedentes por violencia de género, está acusado de incumplir una orden de alejamiento y de otro delito de amenazas.

La madre de la perjudicada también está acusada de colaborar en el delito de detención ilegal, que se abortó la semana pasada en Las Casas.

Un particular los vio reteniendo a la chica

Ocurrió el lunes pasado. Un vecino de Ciudad Real vio como dos hombres metían a una joven por la fuerza en un vehículo y avisó al 112, que a su vez alertó a la Policía Nacional que inició la investigación hasta dar con el vehículo en Las Casas, en colaboración con la Guardia Civil que paró el coche y detuvo a los sospechosos.

La víctima viajó desde Toledo

La víctima viajó desde la provincia de Toledo acompañada de su madre y su hija de corta edad para hacer unos trámites burocráticos en el consulado rumano en un vehículo conducido por una persona desconocida (lo habían contratado para ello), según explica la Policía Nacional en un comunicado.

Su propia madre cooperó en el secuestro

La chica hizo las gestiones con normalidad hasta que a la vuelta la abordó su expareja y otro hombre. Después se enteró de que su propia madre había colaborado en su intento de secuestro (también está detenida).

La investigación continúa abierta para localizar al conductor del vehículo que trajo a madre e hija hasta Ciudad Real, por si está implicado en el caso.

La Policía Nacional dice que la chica no solo había roto con su expareja, sino que quería marcharse a otra ciudad, algo a lo que se oponía el ex y su propia madre, que le quitó el teléfono móvil para que no pudiese pedir auxilio.

“La noticia trasmitida por la denunciante a su familia de querer iniciar una nueva vida en otra ciudad y, por extensión, su negativa a volver a Rumanía, pudo ser el detonante del plan desplegado por los detenidos para obligarla a  volver a su país natal”, afirma la Policía Nacional.