La hermana del salesiano asesinado en Burkina Faso: “Ha sido un ejemplo de alegría, dinamismo y humildad”

Julia Yébenes Ciudad Real
Juana Fernández, junto a sus hijos y otros familiares / Clara Manzano

Juana Fernández, junto a sus hijos y otros familiares / Clara Manzano

Decenas de personas y numerosos políticos han asistido al funeral celebrado esta tarde en la Iglesia de San Ignacio por el alma del religioso tiriteado por yihadistas en Burkina Faso

Juana Fernández, la hermana del religioso salesiano Antonio César Fernández, asesinado por yihadistas hace una semana en Burkina Faso, ha recordado a su hermano como un “ejemplo de alegría, dinamismo y humildad”.

Arropada por sus tres hijos, por representantes políticos y por varios cientos de personas, ha participado en el funeral que la comunidad salesiana de Ciudad Real ha celebrado este viernes en la iglesia de San Ignacio, y se ha mostrado muy emocionada.

Previamente al inicio de la Eucaristía, Juana Fernández ha explicado que el cuerpo de su hermano será trasladado a España dentro de unos días para ser enterrado en el panteón de los Salesianos de Pozoblanco (Córdoba), donde el misionero nació y se realizó sus primeros estudios dentro de esta comunidad religiosa.

Vendrá acompañado de otra de las hermanas, que se ha trasladado a Togo para participar en las exequias que Fernández está recibiendo por parte de las comunidades donde trabajó y casas que impulsó , “y donde le tenían mucho cariño”.

Pilar Zamora presenta sus respetos a Juana Fernández / Clara Manzano

Pilar Zamora presenta sus respetos a Juana Fernández / Clara Manzano

Ha señalado que está muy dolida por el trágico de final que ha tenido su hermano, al que estaba muy unida, porque cuando venía a España visitaba la capital (donde reside Juana) y decía misas en la iglesia salesiana y en otras parroquias. “Es muy duro” perdonar porque “mi hermano estaba lleno de vida, era un entusiasta de la vida y estaba dedicado a los demás”. Por ello, frente a la rabia,después de su muerte, Antonio seguirá siendo un referente a seguir a la hora de encajar ataques tan duros, porque “me lo imagino perdonándolos mientras lo mataban”.

Ha recordado cómo se enteró de la fatal noticia, tras una llamada de teléfono de la Inspectoría de Sevilla, en la que le comunicaron el asesinato. “Estaba sola y fue un momento horrible, empecé a llorar y llamé al resto de mi familia”.

Al parecer, según le explicaron, en la frontera entre Togo (desde dónde venían) y Burkina Faso, los terroristas pararon el vehículo donde viajaba el misionero español junto a otras dos personas, los bajaron, separaron a Fernández, lo llevaron a la floresta y lo tirotearon.

Su hermana ha insistido en la alegría que sembró entre todos y su forma generosa de caminar por la vida “que es lo que nos ha dejado”. “Sabía transmitir el entusiasmo, siempre dinámico y con una sonrisa que te involucraba, esa es su obra”, ha asegurado.

En la misa también ha transmitido este legado y ha dado las gracias a todos por los apoyos recibidos.

La comunidad religiosa a la que pertenecía el misionero, invitó las horas previas al funeral en Ciudad Real a toda la comunidad educativa, familia salesiana y autoridades religiosas y civiles de Ciudad Real, así como a instituciones religiosas y educativas, y a los medios de comunicación, a acompañarlos.

Representantes de las instituciones municipales, provinciales y nacionales / Clara Manzano

Representantes de las instituciones municipales, provinciales y nacionales / Clara Manzano

La respuesta ha sido masiva y han asistido la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, algunos concejales de los grupos municipales Socialista y Popular, el candidato del PP a la Alcaldía, Francisco Cañizares, la subdelegada del Gobierno en Ciudad Real, María Ángeles Herreros, el diputado provincial, Dionisio Vicente, el director provincial de Educación, Francisco Navarro y la vicepresidenta tercera del Congreso, Rosa Romero.

Por ello, toda la familia, ha dicho Juana Fernández, está muy agradecida, y no sólo por los apoyos recibidos en Ciudad Real, sino por el respaldo que otros dos hermanos del salesinao han recibido en los útlimos días y en otro funeral que se ha celebado esta tarde a las 20 horas en Córdoba.