“Cuando no sobra el agua no se puede regar, ya es hora de que la CHG empiece a cerrar grifos”

Belén Rodríguez Ciudad Real
Las Tablas de Daimiel afrontan el final de este año con un 5% de superficie encharcada / Clara Manzano

Las Tablas de Daimiel afrontan el final de este año con un 5% de superficie encharcada / Clara Manzano

Ecologistas en Acción aplaude el intento de limitar un 10% la dotación de agua subterránea para riego en el Alto Guadiana. “Hasta que no se recuperen los Ojos del Guadiana no se deberían planificar regadíos; es así de duro y de sencillo”, señala José Manuel Hernández, portavoz de la organización en Castilla-La Mancha

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha considera una temeridad que los regantes de aguas subterráneas del Alto Guadiana no quieran asumir su responsabilidad en el vaciamiento de los acuíferos. “Cuando no sobra el agua no se puede regar, ya es hora de que la Confederación Hidrográfica del Guadiana empiece a cerrar grifos”, afirma el portavoz José Manuel Hernández.

La organización, que se ha opuesto a un trasvase de emergencia del Tajo-Segura a las Tablas de Daimiel, sin apenas agua por enésima vez desde los ochenta, mantiene el mismo principio: “Si no hay excedentes no se puede destinar el agua al regadío, y aquí es obvio que no los tenemos”. Por eso aplauden que la Confederación Hidrográfica intente limitar un 10% las dotaciones subterráneas para la campaña 2020, “es que estamos obligados por la Directiva Marco del Agua que deberíamos haber cumplido en 2015, estamos en prórrogas que no nos hemos ganado”.

Contrarios “a todo programa que no implique recuperar esos excedentes”, Ecologistas en Acción quiere que la opinión pública y Asaja se sensibilicen, “el acuífero no es un almacén que se llena en periodos de lluvias abundantes para variarlo a continuación, como ha ocurrido en los ciclos de los últimos treinta años”.

Riego: cuando se recuperen los Ojos

“La CHG hace bien en cerrar grifos y tendrá que seguir haciéndolo”, opina, y plantea que “hasta que no se recuperen los Ojos del Guadiana [mítico rebosadero natural del antiguo acuífero 23] no se deberían planificar regadíos en el Alto Guadiana; es así de duro y de sencillo”.

Política agraria suicida

Negar y discutir los datos del Instituto Geográfico Minero sobre la situación de las masas de agua, como plantea Asaja, es cómo negar el cambio climático. “No hacen falta datos, llevamos años discutiéndolos y tenemos el bioindicador más claro de la sobreexplotación: las Tablas de Daimiel. No tiene ningún sentido resistirse a los recortes y mantener una política agraria suicida”.

El regadío, “crudo” en La Mancha

“Si hablamos de un modelo agrario basado en el regadío aquí lo tenemos bastante crudo”, señala, y opina que “el regadío solo es posible cuando se conservan los ecosistemas”. Hernández admite que antes se regaba más en el Alto Guadiana y los acuíferos no estaban sobreexplotados, algo que atribuye a la tecnificación del campo que llegó en los años ochenta, “ahora se puede profundizar hasta donde no deberíamos para seguir sacando agua”.

Ecologistas en Acción, que insiste en planificar un uso sostenible de los recursos, considera además una insensatez discutirle el uso de los recursos a hídricos a Levante, “si reclamamos lo nuestro no podemos aspirar a lo ajeno, que en el caso de Ciudad Real sería esquilmar los recursos de agua subterránea y luego acudir al Trasvase Tajo-Segura”.

En la semana de la Cumbre del Clima Ecologistas en Acción insiste en que el Ministerio para la Transición Ecológica debe reconducir los recursos hacia la sostenibilidad y la sensatez: “El problema de la crisis climática es global, pero hay que actuar localmente”.

Directiva Marco del Agua

Los continuos incumplimientos de España con la Directiva Marco del Agua ya han supuesto sanciones, “el Gobierno lleva pagando una importante cantidad de dinero por incumplimientos, y de esto no se habla. Y no es pagar unas multas y ya está, tenemos que hacer propósito de enmienda, cuando más tarde será peor”

Junta de gobierno de la CHG

El próximo jueves la Confederación Hidrográfica del Guadiana celebrará en Ciudad Real la junta de gobierno para aprobar el régimen de extracciones de aguas subterráneas para la campaña de riego 2020. En ella se debatirá entre un recorte de la dotación del 10%  que plantea la CHG, del 6,5%  que propone la Junta de Comunidades, o que todo siga como en 2019, la apuesta de la mayoría de regantes.

Desde 2013, hace seis años, las masas de agua del Alto Guadiana no tienen recarga, sin embargo se ha seguido regando con la normalidad que impone el régimen de extracción limitado desde la mitad de los años ochenta (unos 200 hectómetros cúbicos anuales; una población como Ciudad Real y su comarca consume al año para abastecimiento 8).

La organización agraria Asaja, mayoritaria en las comunidades de usuarios de aguas subterráneas, ha convocado una manifestación de agricultores ese mismo día en las puertas de la CHG para meter presión en la reunión.