Manzanares camina a la eficiencia energética con 200 luminarias nuevas

Noemí Velasco Manzanares
Todo el entorno de la ermita de San Antón cuenta con nuevas luminarias tipo led

Todo el entorno de la ermita de San Antón cuenta con nuevas luminarias tipo led

El Ayuntamiento de Manzanares ha impulsado una reforma integral del casco histórico, que no sólo incluye la sustitución de pavimentos, sino farolas y tendidos eléctricos

El alumbrado público en Manzanares camina hacia la eficiencia energética con una profunda transformación de las tradicionales luces de vapor de sodio por luminarias led de bajo consumo en el casco histórico de la ciudad. La concejala de Obras y Urbanismo de Manzanares, Isabel Díaz-Benito, confirmó ayer a Lanza que el objetivo es “llegar a colocar 200 luminarias en el entorno de la Plaza de la Constitución a finales de año”, con la sustitución progresiva de luces, farolas y tendido eléctrico de forma paralela al desarrollo del Plan de Accesibilidad y Semipeatonalización.

Aunque el ahorro en consumos siempre ha preocupado en el Ayuntamiento de Manzanares, la auditoria energética del alumbrado público realizada en agosto y septiembre de 2016, financiada en un 60 por ciento por la Junta de Comunidades, marcó un antes y un después. La concejala de Urbanismo señaló que “era importante conocer la situación con la que partíamos”.

Las luminarias de vapor de sodio de alta presión son las predominantes, “como en la mayoría de los municipios”; y aparte hay puntos “residuales” en fase de sustitución de vapor de mercurio en la zona de Avenida del Parque, que son los menos eficientes, y una pequeña representación de halogenuro metálico en el Gran Teatro.

La primera fase de sustitución de luminarias fue el año pasado, de forma simultánea al desarrollo del proyecto de semipeatonalización en el casco histórico, impulsado a través del Plan Extraordinario por el Empleo de la Junta de Comunidades.

Isabel Díaz-Benito destacó que el Ayuntamiento ha promovido “una reforma integral del casco histórico”, que incluye no sólo la sustitución de los pavimentos por taco de basalto y la eliminación de las barreras arquitectónicas, sino “la sustitución de las luminarias por otras eficientes, siempre con una estética que no rompa el entorno, y el reacondicionamiento de los tendidos eléctricos y de otros suministros”. Así pues, los técnicos municipales incluso trabajan con Unión Fenosa para eliminar postes que obstaculizan el paso en las aceras y que producen “contaminación visual”.

El cambio de luces llegará este 2017 a las calles Monjas, Carmen y Doctor Fleming

La primera fase de sustitución de luminarias por otras tipo led ha incluido la Plaza de San Antón en su totalidad y también parte de la calle Jesús del Perdón. Asimismo, Díaz-Benito señaló que la siguiente fase incluirá las calles Monjas, Virgen del Carmen y Doctor Fleming, aunque la intención es llegar a todo el casco.

La edil explicó que “estas nuevas luminarias tienen un tercio de la potencia de las anteriores”, por lo que suponen un ahorro “del 60 por ciento” en los consumos. Además, producen una luz “más blanca y más nítida”, “ofrecen una mayor calidad lumínica con una menor potencia”, como ha quedado demostrado en las puntuales áreas que ya contaban anteriormente en el municipio con esta tecnología: la zona de la Vega del Azuer o ciertas calles del barrio de Divina Pastora.

Pero, la sustitución de las luminarias tipo led no es la única medida tomada por el Consistorio para reducir el consumo energético, pues en todo el municipio existen reguladores marcados por la luz solar y a partir de las doce de la noche y, en consonancia con la disminución de la actividad en las calles, la potencia también disminuye. Por otra parte, el Equipo de Gobierno dirigido por el socialista Julián Nieva decidió renovar en diciembre gran parte de las luces de Navidad, que eran muy antiguas y tenían un consumo “altísimo”.

En otro orden, la concejala de Urbanismo apuntó que aparte están enfrascados en conseguir la etiqueta de eficiencia energética para cada uno de los edificios municipales, un proceso largo y que exigirá la renovación de las instalaciones.