Bodegas San José apura una vendimia que confirma una menor producción y una excelente calidad

Carlos Moreno Tomelloso
Esteba Lomas en la bodega, junto a Juan Carlos Palomino

Esteba Lomas en la bodega, junto a Juan Carlos Palomino

Bodegas San José ha entrado en la recta final de la vendimia y el momento es propicio para que su presidente, Esteban Lomas, nos haga una balance del desarrollo de la campaña. Lleva ya diez años al frente de la Bodega y catorce en la Junta Rectora de una bodega que agrupa a 176 socios y que sigue creciendo cuantitativa y cualitativamente

Justo cuando el sol se esconde detrás de los grandes depósitos de la bodega es cuando más tractores acuden a la cooperativa San José . Los remolquen pasan por todas las fases hasta llegar a los descargaderos. Una plataforma inclina el remolque, cae primero un gran chorro de mosto y poco después la pasta de racimos hacia el sinfín. Bodegas San José ha entrado en la recta final de la vendimia y el momento es propicio para que su presidente, Esteban Lomas, nos haga una balance del desarrollo de la campaña. Lleva ya diez años al frente de la Bodega y catorce en la Junta Rectora de una bodega que agrupa a 176 socios y que sigue creciendo cuantitativa y cualitativamente.

Fundada en el año 1963, la bodega almacena el vino de 2.600 hectáreas de viñedo de las variedades airén, tempranillo y macabeo, repartidas a partes iguales entre secano y regadío.

“La producción de este año estará en torno a los 13 millones de kilos. Vamos a tener una 35 por ciento menos que el año pasado, teniendo en cuenta también que el año pasado tuvimos una gran cosecha. Si la hubiéramos comparado con una cosecha normal, la merma no sería tan pronunciada”, explica Lomas. La menor producción se compensa con una cosecha de magnífica calidad. “El producto ha entrado muy bien, las lluvias del mes pasado afectaron algo, pero la recolección está terminado, mucha gente está acelerando y la incidencia será mínima”, señala.

Las previsiones que hablaban de una vendimia de mucho grado también se ha cumplido en la Bodega San José. “En uvas blancas el grado medio ha estado en torno a doce, mientras que en las tintas ha sido ligeramente superior a trece. Está claro que con el producto que se ha cogido se podrán elaborar muy buenos vinos porque al haber más azúcar más grado alcohólico obtendremos después”.

Con Esteban Lomas abordamos también la incertidumbre de los precios que ha planeado sobre la vendimia y señala que “las cosas van bastante bien en el tema de los mostos, pero está algo más parado el tema del vino porque hay existencias de la campaña anterior”.

Remolque descargando

Remolque descargando

La bodega no tendrá novedades en cuanto a embotellados con su marca “La veredilla”, un apuesta que inició años atrás y que le está dando buenos resultados. “Pero sí vamos a cambiar la imagen de algunos de los vinos, con una botella más moderna, buscando que atraiga a los consumidores. Vivimos en un mundo en el que la imagen es fundamental. El producto que vaya en el interior tiene que ser bueno, pero la imagen cuenta mucho”.

Bodegas San José ha realizado un importante esfuerzo de modernización de instalaciones en los últimos años. “Hemos tenido que adaptarnos a lo que demandan los tiempos y se han hechos cosas. Ahora tenemos en mente una nueva inversión que nos permita clasificar mejor las distintas variedades y que nos obligará a instalar más tuberías para mover con mayor comodidad las distintas variedades”.

La cooperativa convive con otras de Tomelloso de gran tamaño, pero Lomas asegura que “la cuestión del tamaño es importante de cara a abaratar costes y a la hora de comercializar, pero una bodega del tamaño de la nuestra defiende muy bien su producto porque no somos ni grandes, ni pequeños y así podemos cuidar bien la elaboración de nuestros vinos. Aunque en realidad si nos comparamos con el conjunto de cooperativas vinícolas de al región no somos tan pequeños, lo que ocurre es que en Tomelloso hay bodegas de dimensiones colosales”.