El Conservatorio Municipal despide el curso con un gran concierto

Carlos Moreno Tomelloso
La clase de guitarra durante su intervención

La clase de guitarra durante su intervención

El Conservatorio Municipal de Música de Tomelloso ofreció ayer su tradicional concierto de fin de curso. Dos  horas de buena música en la que los alumnos de los distintos grupos de instrumentos deleitaron al público que casi llenaba el patio de butacas con un amplio abanico de temas, mezclando los clásicos con los modernos, con muchos estilos y géneros diferentes, asomando mucho talento en cada uno de ellos.

Una actuación como esta deja claro la inmensa labor que realizan profesores, padres y alumnos en un conservatorio al que ya va siendo hora que se le reconozcan sus históricas y justas reivindicaciones. Tras la presentación del  director, Luis Osuna, intervendría también el concejal de Educación y antes de que sonara la música tuvo lugar la entrega de certificados a los alumnos que han terminado el Grado elemental.

El grupo de trompetas, dirigido por Esteban Casarrubios, abrió el concierto para interpretar el “Así hablaba Zaratustra”, de Richard Strauss y el majestuoso “1492 La Conquista del Paraiso” de Vangelis.  El grupo de metales, que dirigió Salvador Hernández, ofreció una “Suite” y el conocido “Guantanamera”, mientras que la agrupación de guitarras interpretó temas de Bocherini y otros más contemporáneos  magníficamente adaptados y arreglados por el profesor Jesús Morales.

También brilló la Banda Juvenil de Música, inmensa en la interpretación del “A round the Band”, de Shaffer;  el “Tyrannosurus Rock” de Edmondson y “La pantera rosa” de Mancini. La banda fue dirigida por Luis Osuna.

Llegaría después el turno de los alumnos de percusión, a los que dirigió Daniel Tévar, con una solvente interpretación de “Juego de Tronos” y “Marcha Cumbia”, mientras que el denominado grupo Big-Band estuvo formidable con su “Noten Swing” y “Blue Skies” con la dirección de Salvador Hernández.

La última actuación la ofreció la Orquesta de Cuerda del Conservatorio que sonó a las mil maravillas en el “Interstellar” de H.Zimmer, con Marieli Blanco y José Fernando García al piano; también en “El cisne” que tuvo como solista a Rafael Fernández y en la conocida banda sonora de “Star Wars”. Los profesores Arturo Sánchez, José Alberto Palomino y Borja Martín  tocaron con la orquesta que cerró un estupendo concierto. Al final Luis Osuna se dirigió al respetable para  ofrecerles su tradicional deseo, “que la música les acompañe siempre” y desde luego ayer nos acompañó y muy bien.