Tranquilidad en la segunda semana de docencia en la UCLM tras el desafío de saltar a la enseñanza virtual

Laura Espinar Ciudad Real
Las profesoras Esther Nieto y Mayte Bejarano (dcha), Isabel Jiménez (2ª izq.) y Esther Bautista de las Facultades de Educación y Letras, en el campus de Ciudad Real/ Lanza

Las profesoras Esther Nieto y Mayte Bejarano (dcha), Isabel Jiménez (2ª izq.) y Esther Bautista de las Facultades de Educación y Letras, en el campus de Ciudad Real/ Lanza

Los profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) afrontan esta segunda semana de clases virtuales con más tranquilidad que la pasada cuando fue suspendida la docencia presencial debido a la crisis sanitaria creada por el COVID-19 y que llevó al Gobierno a declarar el estado de alarma, el pasado 14 de marzo. Una vez superados los primeros días de adaptación, la comunidad universitaria afronta una nueva situación en la que las tecnologías se han revelado indispensables en la enseñanza facilitando la coordinación entre docentes y con los alumnos. Algunas profesoras hablan hoy de reinvención y reciclaje y de los retos que han superado, como afrontar el desafío de pasar de una enseñanza presencial a otra virtual. Cuatro profesoras cuentan su experiencia a lanzadigital.

Una vez superada la adaptación inicial de la comunidad universitaria a la enseñanza virtual, puesta en marcha el pasado lunes 16 de marzo en la Universidad de Castilla-La Mancha, cuatro profesoras cuentan a este digital cómo   desarrollan su trabajo una semana después de la puesta en marcha de una serie de medidas extraordinarias que responden a una situación única en España donde, este martes, la pandemia ocasionada por el coronavirus deja cifras escalofriantes como 40.000 contagios contabilizados y casi 2.700 fallecidos.

Además, las profesoras Esther Nieto y Mayte Bejarano de la Facultad de Educación e Isabel Jiménez y Esther Bautista de la Facultad de Letras se pronuncian sobre si quedará algún efecto positivo en la enseñanza, tras esta etapa de uso exclusivo de las nuevas tecnologías. Hay quienes creen que la educación online recibirá un gran impulso después y quienes apuestan porque todo seguirá igual. Eso si, todas las docentes entrevistadas por este digital destacan la gran respuesta ofrecida por UCLM para dar el salto a la enseñanza virtual en un espacio de tiempo muy corto.

Esther Nieto es profesora de inglés en la Facultad de Educación y coordinadora del máster de Educación Secundaria y fin de máster/ Lanza

Esther Nieto es profesora de inglés en la Facultad de Educación y coordinadora del máster de Educación Secundaria y fin de máster/ Lanza

Trabajo y familia en el mismo espacio

Esther Nieto es profesora de inglés en la Facultad de Educación, coordinadora del máster de Educación Secundaria y fin de máster además de la directora en funciones del Departamento de Filología Moderna y coordinadora de programa Erasmus.

Mientras trabaja desde casa, atiende a dos hijos de 7 y 11 años de edad, una situación que, asegura, no es fácil: “Ahora, trabajo y familia se desarrollan en el mismo espacio; es una situación nueva. La vida familiar es una locura desde el viernes 13 de marzo”, -fecha en la que se suspendieron las clases presenciales- aunque reconoce que tiene suerte con sus hijos porque “procuramos que todos tengamos un tiempo de concentración en nuestras cosas; nosotros en nuestro trabajo y ellos en sus tareas”.

Nieto pone en valor el papel desempeñado por la UCLM para impartir las clases virtuales y lo que ha favorecido la existencia del campus virtual Moodle, la plataforma donde se cuelgan materiales, pruebas y test para los alumnos y se encargan y reciben tareas. Ha sido clave para poner en marcha el nuevo tipo de docencia, dice.

Ahora, Microsoft Teams está favoreciendo la comunicación en tiempo real y que los profesores puedan ver el estado de los proyectos en marcha. “Con los alumnos que tengo de prácticas,  me permite comunicarme en tiempo real”, dice Esther Nieto.

Tiempos de trabajo colaborativo

“Son tiempos de trabajar colaborativamente, de ayudarnos para cumplir con este reto, que no es menor:Pasar de una universidad presencial y de repente tiene que dar una cobertura virtual”, explica.

Reconoce que los primeros días fueron una locura hasta que pudieron organizarse. “Ahora estamos más tranquilos, asegura. El aluvión sobre cómo íbamos a trabajar comenzó el mismo viernes 13 y continuó el fin de semana siguiente, buscando “la fórmula sobre cómo nos teníamos que comunicar”, dice Esther Nieto.

Fueron momentos de análisis muy profuso, -continúa- de muchas dudas y consultas.  Sabíamos que teníamos las herramientas pero se trataba de ver cómo las utilizábamos y eso ya está hecho. La respuesta inmediata la estamos dando. Aunque reconoce que aún hay casos abiertos, como las evaluaciones o los tribunales de fin de grado y de máster.

Para Esther Nieto este proceso ha servido para “ponernos las pilas y dar clases on line” y cuando regresemos a la situación anterior las nuevas herramientas podrán ser utilizadas en reuniones entre profesorado y evitar los traslados, por ejemplo. Sin embargo, de cara al alumnado aprecia que tiene menos sentido mantenerlas porque “podemos seguir con las que ya teníamos. Cuando termine esto vamos a volver a nuestras prácticas habituales; tendremos una experiencia más intensa con las herramientas virtuales, pero, básicamente, volveremos al punto en el que estábamos, concluye.

Isabel Jiménez es coordinadora de grado en estudios ingleses de la Facultad de Letras/Lanza

Isabel Jiménez es coordinadora de grado en estudios ingleses de la Facultad de Letras/Lanza

Más alumnos de lo mormal

Por su parte, Isabel Jiménez, coordinadora de grado en estudios ingleses de la Facultad de Letras,  impartió su primera clase el pasado 18 de marzo. Según dice, probó y funcionó; pero no solo eso, ya que asistieron más alumnos de los que habitualmente van a clase un día normal en la Facultad.  Me sorprendió muchísimo –reconoce-. Querían saber cómo lo íbamos a hacer, cómo íbamos a afrontar el reto.

Aunque trabaja en el campus de Ciudad Real, Isabel Jiménez es de Albacete, ciudad a la que regresó tras ser suspendidas las clases presenciales y desde donde impartirá ahora las siguientes a partir de este miércoles, jueves y viernes.

Esta profesora,  que imparte dos asignaturas, Inglés oral II para los alumnos de primero e Inglés académico para alumnos de 4º del grado de estudios ingleses,  vive la actual situación de la enseñanza universitaria como un reto, como si estuviéramos reinventándonos.

Según la conversación mantenida con este digital, Isabel Jiménez considera que “estábamos muy cómodos, dentro de las dificultades diarias,  con las clases presenciales y hoy tenemos por delante un gran desafío al pasar de una actividad docente presencial, con algún material online que compartíamos con los alumnos, a algo completamente virtual. Me lo estoy tomando como que nos tenemos que reinventar en muy poco tiempo”.

La profesora Jiménez  cree que esta etapa tan extraordinaria que vivimos puede servir para impulsar la enseñanza online dentro de la UCLM por la experiencia que están adquiriendo. Además destaca la ola de solidaridad que ha aflorado entre profesores  como prueba la ayuda que «nos prestamos en todos los aspectos técnicos, mientras que los alumnos están siendo muy comprensivos. Dentro de lo negativo de la situación sobresalen aspectos positivos que recordaremos”, concluye.

Esther Bautista es profesora de Literatura Francesa en la Facultad de Letras/Lanza

Esther Bautista es profesora de Literatura Francesa en la Facultad de Letras/Lanza

Cuarta clase online este miércoles

Esther Bautista es profesora de Literatura Francesa en la Facultad de Letras y se enfrenta este miércoles  a su cuarta clase online tras la buena experiencia que tuvo la pasada semana cuando contó con la presencia virtual de todos los alumnos y hubo una buena comunicación. “En principio, estoy bastante satisfecha”, asegura en conversación telefónica con Lanza, en el transcurso de la que reconoce que esta segunda semana ha comenzado más tranquila porque el “momento reacción ya lo hemos pasado. Estamos más tranquilos, si».

En cuanto a la jornada laboral, habla del respeto a “rajatabla” de los horarios porque la dedicación es igual tanto para las clases como para la atención a los alumnos. Se trata de respetar los espacios y los horarios al trabajar desde casa, destaca.

Para el funcionamiento de las clases virtuales, esta profesora ciudarrealeña pone en valor la información y formación previa recibidas, a través de las plataformas que la UCLM ha impulsado, así como el desarrollo de  Moodle, Skype y Teams. “Digamos que estamos actualizándonos”. A la nueva situación contribuye un alumnado con grandes conocimientos tecnológicos que favorece la situación actual y de la que el profesorado aprende también.

¿Qué quedará de esta etapa de cara al futuro?. De todo se aprende. Para nosotros está siendo un ejercicio de reciclaje, de adaptación a nuevos retos, escenarios, plataformas…y cuando todo vuelva a la normalidad retendremos algo y utilizaremos estas nuevas formas de enseñanza dentro del aula.

 Mayte Bejarano, profesora de la Facultad de Educación/Lanza

 Mayte Bejarano, profesora de la Facultad de Educación/Lanza

Alumnado nativo digital

La profesora de la Facultad de Educación, Mayte Bejarano, reconoce sin ambages la ventaja de contar con un alumnado “nativo digital”, por un lado, cuyos conocimientos está poniendo en práctica ya que, al estar por todos los pueblos de la provincia, se favorece la comunicación y, por otro, también reconoce la  respuesta de la UCLM al poner a disposición del profesorado las herramientas adecuadas ante esta situación de emergencia académica y social.

La profesora Bejarano, que imparte clases lunes y martes de Procesos de Enseñanza y Aprendizaje, -una asignatura ubicada en la Didáctica y dentro del Departamento de Pedagogía- se estrenó los primeros días de la pasada semana impartiendo clases virtuales  y, aunque reconoce que le costó, los alumnos respondieron. «Estoy fexibilizando el nivel de exigencia porque hay que tener en cuenta la situación en la que se encuentran los chicos, ¿quien sabe si alguna o alguno tiene algún familiar afectado?, se pregunta.

Asegura que ahora le está sacando más partido a la plataforma Moodle y que ensaya con herramientas con las que no había trabajado, “pero me estoy poniendo las pilas». Con todo,  reconoce que esta semana está más tranquila que la pasada y que este estado se lo facilita «saber que hay un equipo técnico y humano en la Universidad, experto en  tecnologías, que nos está apoyando. Además, me da mucha tranquilidad que el alumnado esté tan preparado» .

Las profesoras Esther Nieto y Mayte Bejarano (dcha), Isabel Jiménez (2ª izq.) y Esther Bautista de las Facultades de Educación y Letras, en el campus de Ciudad Real/ Lanza

Las profesoras Esther Nieto y Mayte Bejarano (dcha), Isabel Jiménez (2ª izq.) y Esther Bautista de las Facultades de Educación y Letras, en el campus de Ciudad Real/ Lanza

Sabemos trabajar con otro «tempo»

¿Qué quedará tras este tiempo?.  La respuesta del profesorado a una situación de emergencia y urgencia y que tenemos más habilidades de las que pensábamos. Que sabemos trabajar con otro tempo. Que nos estamos demostrando que podemos impartir docencia desde casa y atender al alumnado de otra forma y, sobre todo, me está quedando la confianza en el alumnado: son solidarios, pueden trabajar en red, son conscientes de la situación y responde porque tiene más capacidades de las que, a veces, demuestra, explica la profesora  de Almadén, afincada en Ciudad Real.

Y concluye: Para mí,  este proceso ha sido emocionante. La UCLM fue de las primeras universidades que suspendió las clases presenciales antes de contabilizar afectados, una medida preventiva y de intervención. Al día siguiente el equipo rectoral se puso a disposición del profesorado transmitiendo un mensaje de mimo y cuidado hacia la comunidad educativa.  Estoy tranquila, siento que estamos atendidos y que se están poniendo todas las herramientas para el gran numero de profesores que somos. Estamos supercubiertos, concluye.

Por cierto, quiere destacar la coordinación constante entre las profesoras que imparten esta asignatura en cuatro grupos desde localizaciones distintas cada una. Sea