Valdepeñas inicia una campaña contra el incivismo de propietarios de canes

Crespo destacó las numerosas quejas que recibe la concejalía por este tipo de comportamientos

Lanza / Valdepeñas

Evitar problemas de salubridad y mantener el ornato de las calles de la ciudad es el objetivo de la campaña de concienciación de comportamientos incívicos para propietarios de canes que ha iniciado el Ayuntamiento de Valdepeñas, para lo que el alcalde ha remitido a todos los vecinos un bando en el que apela al civismo ciudadano.

En la presentación de la campaña, la teniente alcalde de Medio Ambiente y Agricultura, Amparo Crespo, destacó las numerosas quejas que recibe la concejalía por este tipo de comportamientos y que afecta a calles, zonas verdes y parques municipales. “Es una pena que se construyan parques, que se amplíen zonas verdes y por las calles donde discurren los transeúntes y circulación nos topemos a cada paso con un excremento”, lamentó Crespo, que rogó a todos los ciudadanos que tienen mascota que observen la normativa, ya que “es una pena tener que llegar a los extremos de sancionar, pero ya no hay otra solución porque si no hay conciencia ciudadana, lo tenemos que hacer de algún modo”, señaló.

Crespo, que también quiso dar las gracias a aquellos ciudadanos que cumplen con las ordenanzas y tienen un comportamiento cívico, recordó que Valdepeñas cuenta con cerca de 3.000 canes censados –entre rústico y urbano- y que el Consistorio ha creado tres Zonas de Esparcimiento para Canes, ubicadas en el Parque del Este, Parque de las Infantas y frente al centro de AFA, aunque no cuentan con el uso que esperaban de los propietarios de perros. También apuntó que desde el área de Medio Ambiente se facilita de forma gratuita a los propietarios de animales censados bolsas para la recogida de excrementos.

Por su parte, la concejala de Seguridad Ciudadana y Tráfico, Ana Rosa Ruiz, advirtió que “se va a perseguir y castigar a aquellas personas propietarias de perros, que mantienen un comportamiento totalmente incívico para con el resto de ciudadanos, al no recoger las deposiciones de su animal porque con ellos están incumpliendo con la Ordenanza de Limpieza pública, están atentando contra la higiene y salubridad de nuestro municipio y atentan contra la imagen y el ornato que una ciudad como la nuestra debe tener”.

Ruiz remarcó que los propietarios deben tener a su animal legalmente inscrito en el censo municipal, deben llevarlos sujetos con correa en todo momento y deben llevar bozal en el caso de que se trate de una raza calificada como potencialmente peligrosa, además de recoger las deposiciones que se realicen en la vía pública. Indicó que un animal suelto en la calle o cerca de una zona infantil de juego “es un riesgo” y “puede afectar a nuestra salud por la cantidad de enfermedades que pueden transmitir”.

Por ello informó que la Policía Local sancionará estos comportamientos con multas que oscilan entre los 125 euros y 300 euros para propietarios que no recojan las deposiciones en la vía pública; hasta 300 euros si el perro no está censado y no es potencialmente peligroso; hasta 4.400 euros si el animal no está censado y pertenece a una raza potencialmente peligrosa; y entre 301 euros y 2.400 euros para perros sueltos o sin bozal, si son potencialmente peligrosos.

Las sanciones relativas a canes pertenecen a la normativa vigente de ámbito nacional.