Sistemas de regadío eficientes consiguen un ahorro de 3.000 millones de litros en el Acuífero 23

Noemí Velasco Manzanares
Presentación de los resultados del proyecto 'Misión posible: conservar el agua de La Mancha' de WWF España

Presentación de los resultados del proyecto 'Misión posible: conservar el agua de La Mancha' de WWF España

La representante de WWF España, Eva Hernández, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, y el alcalde de Manzanares, Julián Nieva, en la inauguración de la jornada / N. V.

El proyecto 'Misión posible: conservar el agua de La Mancha', impulsado en los últimos cinco años por WWF entre los regantes del Acuífero 23, ha implicado a 16 municipios, 350 regantes y 8.500 hectáreas de cultivos en la aplicación de sistemas de riego eficientes. Francisco Martínez Arroyo ha recordado la partida de 31,1 millones aprobada por el Gobierno regional para la modernización de riegos y ha destacado que el campo tiene que estar "preparado" para los retos del cambio climático

La aplicación de sistemas de riego eficientes en dieciséis municipios del Acuífero 23 ha conseguido un ahorro de más de 3.000 millones de litros de agua en el Alto Guadiana. El foro Mundial para la Naturaleza WWF España ha presentado este miércoles en Manzanares los resultados del proyecto ‘Misión posible: conservar el agua de La Mancha’.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, y el alcalde de Manzanares, Julián Nieva, han acudido al Castillo de Pilas Bonas de Manzanares para conocer de primera mano los resultados de esta iniciativa que demuestra la posibilidad de compatibilizar la generación de riqueza a través de la agricultura con la conservación del medio ambiente.

Ante representantes de organizaciones agrarias, agricultores y técnicos del sector primario, la responsable del programa de aguas de WWF España, Eva Hernández, ha explicado que el proyecto ‘Misión posible’ ha implicado desde 2012 a “16 municipios, 3 cooperativas y 3 comunidades de regantes”.

Con la colaboración de Coca-Cola, el programa ha incluido asesoramiento en regadío para adoptar fórmulas más eficientes a través de “tecnología 3.0”, que ha garantizado no derrochar “una sola gota de agua”. Lo más llamativo es que ha conseguido un ahorro de 3.000 millones de litros de agua, un volumen equivalente a tres estadios de fútbol de primera división, “que queda a disposición de la naturaleza, de los propios agricultores y de los municipios de la zona que beben del Acuífero 23”.

El problema del agua exige “soluciones coordinadas”

En total, ‘Misión posible’ ha llegado a 350 regantes y 8.500 hectáreas de cultivos como la viña, el melón, la sandía, el maiz, la patata, el pimiento, la cebolla, el ajo, la cebada, el guisante y la alfalfa.

Los municipios que han participado han sido Daimiel, Manzanares, Alcázar de San Juan y Llanos del Caudillo, además de Herrera del Duque, Villarta de San Juan, Herencia, Tomelloso y San Clemente. El Provencio, Campo de Criptana, La Solana, Membrilla, Villarrubia de los Ojos, Socuéllamos y Argamasilla de Alba también han estado implicados.

La organización WWF tiene una larga trayectoria de trabajo por la conservación de los recursos naturales en La Mancha, tanto por la defensa de la biodiversidad en las Tablas de Daimiel, como en la preservación del agua. Por eso, desde 2011 han restaurado 2010 hectáreas de ecosistemas con 45.000 plantones de especies autóctonas y han dado formación a 600 regantes y 200 estudiantes.

La representante de WWF ha destacado que “la sequía y el cambio climático, aunque hoy llueve, es una realidad, y existe una tendencia a tener cada vez menos recursos disponibles”, por lo que “es necesario caminar hacia un mejor uso del agua en la agricultura”.

Ahora bien, Eva Hernández ha expresado que “resolver el problema del agua en La Mancha no supone una solución unilateral”, sino que requiere “soluciones coordinadas”. Por ello, ha destacado la colaboración de municipios, agricultores y centros de investigación en el desarrollo de este proyecto, de forma paralela a las numerosas iniciativas que existen en La Mancha.

Compatibilizar la agricultura con la protección del medio ambiente

Público en la jornada organizada por WWF España en Manzanares, entre ellos, la concejala de Agricultura, Isabel Díaz-Benito / N. V.

Público en la jornada organizada por WWF España en Manzanares, entre ellos, la concejala de Agricultura, Isabel Díaz-Benito / N. V.

Convencido también de que es importante la colaboración entre entidades para poner en marcha este tipo de proyectos, Francisco Martínez Arroyo ha destacado que ‘Misión posible: conservar el agua de La Mancha’ demuestra que “es compatible el futuro de la agricultura y la protección del medio ambiente y los acuíferos”.

Tras años de inversiones para la mejor gestión en el campo, el consejero ha subrayado que Castilla-la Mancha es “líder en eficiencia en el uso del agua”. Martínez Arroyo ha expresado que “el cambio climático indica que probablemente habrá más momentos de sequía en el futuro”. Por lo que, ha añadido, “tenemos que estar preparados, planificar, entre todos, la política del agua”, en alusión a las peticiones reiteradas que ha hecho el Gobierno regional al Ministerio de Agricultura y Pesca, en este sentido.

En este sentido, Francisco Martínez Arroyo ha recordado que la semana pasada el Consejo de Gobierno aprobó una línea de ayudas de 31,1 millones de euros para la modernización de regadíos. Esta partida, que aparecerá publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) la próxima semana, beneficiará a las 168 comunidades de regantes de la región, con 40.000 agricultores.

Acompañado de los directores generales de Agricultura y de Desarrollo Rural, Francisco Javier Carmona y Cruz Ponce, por su parte, el alcalde Julián Nieva ha agradecido la consideración de WWF para presentar los resultados del proyecto ‘Misión posible’ en Manzanares, “una ciudad industrial, logística y pronto de energías renovables, donde el sector agroalimentario es muy importante”, que cuenta con bodegas, queserías y plantas de transformación.

Asimismo, el primer edil ha puesto en valor las acciones dirigidas a optimizar los sistemas de regadío “para aprovechar el potencial del Acuífero 23”, dado que la agricultura y la agroalimentación “son potenciales económicos para Manzanares y el resto de Castilla-La Mancha”.