Suelo industrial para Ciudad Real

Suelo industrial en Ciudad Real

Suelo industrial en Ciudad Real

Ciudad Real capital dispone de suelo industrial en el polígono Larache con 270.000 metros cuadrados ya consolidados y en la carretera de Carrión con otros 230.000 metros cuadrados ya ocupados también hace tiempo y más de un millón de metros cuadrados en el Parque Industrial Avanzado

Ciudad Real capital dispone de suelo industrial en el polígono Larache con 270.000 metros cuadrados ya consolidados y en la carretera de Carrión con otros 230.000 metros cuadrados ya ocupados también hace tiempo y más de un millón de metros cuadrados en el Parque Industrial Avanzado. Los municipios del entorno próximo están centrando la implantación de instalaciones y empresas por sus mejores condiciones económicas y su buena situación de comunicaciones

La provincia de Ciudad Real tiene en funcionamiento 76 polígonos industriales localizados en 34 localidades en los que desarrollan su actividad numerosas empresas. Los municipios de la provincia han aprovechado de diferente forma las posibilidades de desarrollo industrial y han consolidado una estructura que abre nuevas vías a la economía y al empleo en sus localidades. La estructura de grandes poblaciones de la provincia de Ciudad Real ha hecho que, aprovechando su potencial de mano de obra, sus condiciones de localización próximas a buenas vías de comunicación y las disponibilidades de suelo se creen polígonos industriales que han tenido un importante desarrollo en estos últimos años. El mapa de suelo industrial elaborado por la Consejería de Fomento ofrece una excelente información sobre el suelo industrial en Castilla-La Mancha.

 

Suelo industrial en Ciudad Real capital

Ciudad Real capital dispone de suelo industrial en el polígono Larache con 270.000 metros cuadrados ya consolidados y en la carretera de Carrión con otros 230.000 metros cuadrados ya ocupados también hace tiempo y más de un millón de metros cuadrados en el Parque Industrial Avanzado. Los municipios del entorno próximo están centrando la implantación de instalaciones y empresas por sus mejores condiciones económicas y su buena situación de comunicaciones. Una estructura industrial que se extiende por toda la provincia junto a los grandes municipios y que crea un tejido amplio repartido por todo el territorio.

En los años sesenta nace la intención desde el Ayuntamiento de la capital de impulsar la actividad industrial de la ciudad de una manera programada y para ello se realizan las previsiones que se consideran oportunas en los diferentes planeamientos urbanísticos. En el Plan General de 1963 se reservaban 61 hectáreas para suelo industrial que nunca llegaron a realizarse, industrias que se localizaban en los ejes de las carreteras de Toledo y de Madrid. El Plan redactado por Manuel López Mateos partía de una ciudad que en 1960 tenía 37.081 habitantes, pero que el Plan pensaba que llegaría a los 92.324 habitantes en el año 1975. Un crecimiento que el Plan pensaba se iba a realizar precisamente por la implantación de industrias en la ciudad.

En una visión peculiar del futuro reservaba 61 hectáreas de suelo industrial al sur del ferrocarril y de la ciudad, la mitad en lo que hoy es el polígono de Larache y la otra mitad al otro lado de la carretera de Fuensanta. “El intenso movimiento de mercancías nos ha llevado a colocarla próxima al ferrocarril, dando la posibilidad a las medianas y grandes industrias de dotarlas de apartaderos ferroviarios propios”, decía la Memoria del Plan.

Poco a poco los Planes Generales han ido incrementando la superficie de suelo dedicada al uso industrial. En 1978 era de un 10,8%, en 1988 un 15,4% en 1997 un 28,2% y en 2008 de un 24,2%. (El crecimiento de 1997 incluía las 258 hectáreas de la finca Valcansado, algo más del 50% del suelo industrial calificado). Los distintos planes introducen también el concepto de tolerancia industrial para zonas en las que es compatible lo residencial con determinados usos industriales.

En el Plan de 1978 se daba una gran importancia al suelo industrial que se sigue localizando en la carretera de Toledo, en la carretera de Carrión y al sur de la estación de ferrocarril. El Plan de 1988 quería reconducir el suelo industrial ajustándolo a las necesidades reales a corto y medio plazo. Por ello en el Plan de 1997 se mantienen las zonas industriales anteriores y tan sólo se incluye una nueva zona de tolerancia industrial en la carretera de Calzada. Se plantea incluso la desaparición de zonas industriales que han tenido escaso crecimiento en las carreteras de Toledo, Calzada y Valdepeñas por zonas residenciales. El espacio que se ha desarrollado en estos años ha sido el del Polígono de Larache, aunque con la presión de nuevos usos en sus bordes como los Juzgados o el Hospital general. Por ello se plantean nuevas posibilidades que se concretarán en la propuesta de Valcansado y el nuevo polígono industrial situado detrás del AVE.

En la actualidad las tres zonas industriales se localizan a ambos lados de la carretera de Carrión, en el antiguo polígono de Larache y en el nuevo polígono industrial avanzado Juan Ignacio Cirac. El avance del POM incrementaba el suelo industrial, al igual que lo hacía con otros suelos de una forma totalmente irracional. Momentos de desarrollo inmobiliario que será mejor olvidar y replantear para el futuro próximo.

 

Polígono Oretania

Hace ya años se puso en marcha el polígono Oretania con una previsión de un millón de metros cuadrados. A partir del año 2011 comienza una importante inversión para la adquisición de suelo para la realización y desarrollo del polígono. Los años pasan y la ordenación de la zona sigue paralizada. Ciudad Real necesitaba suelo industrial, pero las previsiones que hacía el avance del POM eran desproporcionadas para el crecimiento de la ciudad. Se localiza en los terrenos colindantes con la estación del AVE, en el margen derecho de la Carretera de Carrión con 1.138.395,17 metros cuadrados. Cuando la actual corporación municipal demanda a SEPES la puesta en marcha de las obras la respuesta es que no hay suficiente demanda de empresas. La política del Partido Popular parece primar sobre los intereses de la ciudad, la mala política que quiere poner trabas a las acciones de otros partidos, aunque sean buenas. El polígono, en el que ya se habían invertido importantes cantidades de dinero para su desarrollo, ¿no era necesario?

El Pacto Local por el empleo, buena iniciativa para aunar y coordinar intereses de la ciudad apoyaba la puesta en marcha del polígono. Y afortunadamente los cambios de gobierno de la nación han traído buenas consecuencias para Ciudad Real. El Director General de Sepes, Alejandro Soler anunciaba la puesta en marcha de las obras necesarias para una primera fase del polígono Oretania. Una primera actuación que ordenará 100.000 metros cuadrados y que supone una inversión de siete millones de euros. Ciudad Real necesita suelo industrial para su desarrollo.

Y puede ser posible porque tiene una excelente localización estratégica, porque sus comunicaciones con el resto del país son muy buenas y porque la capitalidad añade un plus importante a determinadas industrias. Veremos cuantas instalaciones se consolidan en la ciudad, pero lo que es evidente es que si no disponemos de suelo no podrán instalarse en la capital. Prueba de ello ha sido la experiencia de esta última década que ha hecho que numerosas empresas se trasladen a polígonos de diferentes localidades próximas.

La actividad industrial ya sea en campos de logística, de distribución, de fabricación limpia y similares puede generar empleo, desarrollo económico y apoyo a sectores como el comercio y los servicios de la ciudad. La puesta en marcha de proyectos como el polígono Oretania, con una dimensión razonable y una programación adecuada desde SEPES, son una excelente noticia para la ciudad y para su desarrollo futuro. En este caso, las gestiones de la política municipal coordinadas con las de la administración autonómica y nacional nos traen buenas noticias para la ciudad. Bueno es reconocerlo y celebrarlo