Cuarenta víctimas con fines de explotación laboral fueron identificadas en la región en 2018

Lanza Toledo
Trabajadores temporeros / E. P.

Trabajadores temporeros / E. P.

Se realizaron en la Comunidad Autónoma 393 inspecciones administrativas

Un total de cuarenta víctimas con fines de explotación laboral fueron identificadas en Castilla-La Mancha en 2018, año en el que se hicieron en la Comunidad Autónoma 393 inspecciones administrativas en este sentido.

Así se desprende del balance estadístico 2014-2018 del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) del Ministerio del Interior, publicado este martes 30 de julio, con motivo del Día Mundial contra la Trata.

A nivel nacional, en 2018 se identificó a 94 víctimas de trata laboral, de las cuales 4 eran menores (3 niñas y 1 niño). En total, son 36 más que en 2017, cuando se identificó a 58 víctimas de trata laboral en España. La nacionalidad mayoritaria de las víctimas era la vietnamita, seguida por la moldava, rumana y portuguesa.

Además, se llevaron a cabo 5.075 inspecciones en centros de trabajo, en las cuales se inspeccionó a un total de 11.738 personas. La mayor parte de los inspeccionados eran españoles (4.607), seguidos por los marroquíes (1.793), los rumanos (1.256) y los chinos (1.113).

También se localizó a una niña víctima de trata para un matrimonio forzado; tres víctimas de trata con fines de criminalidad forzada, las tres procedentes de Venezuela; y 12 víctimas de trata con fines de mendicidad, todas ellas en Galicia, y de las cuales 3 eran menores (2 niños y 1 niña).

Trata con fines de explotación sexual

Respecto a la trata con fines de explotación sexual, en la Comunidad Autónoma no se identificó en 2018 ninguna víctima pese a que ese año se llevaron a cabo un total de 214 inspecciones administrativas en este sentido en la región.

A nivel nacional, un total de 128 víctimas de trata con fines de explotación sexual, seis de ellas niñas, y 9.315 personas en una situación de riesgo fueron identificadas en España en 2018. Se trata de la cifra más baja de los últimos cinco años en el país

El informe, al que ha tenido acceso Europa Press, también revela que se realizaron un total de 2.036 inspecciones en lugares de ejercicio de la prostitución.

En concreto, de las 128 víctimas de trata con fines de explotación sexual identificadas en 2018, 122 eran adultos, y de ellos, 117 eran mujeres. Además, había seis menores, en su totalidad niñas.

Atendiendo a la nacionalidad de las víctimas, la mayoría (34) procedían de Nigeria, 19 de Colombia, 18 de Venezuela y 17 de Rumanía. En concreto, destaca el aumento del número de víctimas colombianas, que han pasado de 1 a 19 en el último año y el descenso de las de nacionalidad china, de 17 a 1.

Por comunidades autónomas, una tercera parte (41) fueron identificadas en Andalucía, 27 en Cataluña, 18 en Ceuta, 13 en Baleares y 12 en Madrid.

En comparación con años anteriores, el informe muestra que se ha reducido el número de víctimas. Así, en 2018 se identificó a 27 menos que en 2017, cuando fueron 155. Además, es la cifra más baja de los últimos cinco años (153 en 2014, 133 en 2015 y 148 en 2016).

Esta reducción también se observa en el número de personas en situación de riesgo de trata con fines de explotación sexual. Así, en 2018 se identificó en esta situación a 9.315 personas, 796 menos que en 2017 cuando la cifra fue de 10.111. Igualmente, es la cifra más baja de los últimos cinco años (13.983 en 2014, 13.879 en 2015 y 12.419 en 2016).

Por su parte, los detenidos por estos delitos de trata con fines de explotación sexual en 2018 eran en su mayoría españoles (53), seguidos por los rumanos (50) y los nigerianos (46).