Asensio Rubio describió los motivos y formas de actuar de los guerrilleros manchegos durante la Guerra de la Independencia

A. Ruiz Ciudad Real
Francisco Asensio Rubio, junto al también historiador Francisco Alía / Clara Manzano

Francisco Asensio Rubio, junto al también historiador Francisco Alía / Clara Manzano

Abrió el ciclo de conferencias ‘Bandoleros y guerrilleros en la provincia de Ciudad Real (siglos XIX y XX)’ organizado por los Amigos del Museo de Ciudad Real

La mayoría por haber perdido algún familiar, otros por las destrucciones realizadas por las tropas napoleónicas, también por animadversión al invasor, al considerar que habían usurpado las esencias de la nación, así como por la defensa de la religión y Fernando VII, fueron diversos los motivos que movilizaron a los guerrilleros a partir de cierta tradición de autodefensa y como reacción ante la superioridad numérica, táctica y militar del ejército galo.

Sobre ‘Las guerrillas y los guerrilleros manchegos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814)’ disertó este jueves en el antiguo Convento de la Merced el historiador almagreño Francisco Asensio Rubio, que explicó el contexto histórico que propició a través del Tratado de Fontainebleau la entrada de Napoleón en España que se convirtió en “la ocupación sistemática del país”, siendo el fenómeno de la guerra de guerrillas una de las reacciones de resistencia del pueblo.

Cómo vivían los guerrilleros y sus formas de actuar para hostigar y desgastar al ejército francés valiéndose de un mejor conocimiento del terreno, fueron expuestas en su intervención por Asensio Rubio, que indicó que Ciudad Real y Toledo fueron las provincias de la actual Castilla-La Mancha donde actuaron más guerrilleros y habló de algunos de ellos como Chaleco de Valdepeñas, el Ocho de Ciudad Real y Francisquete y Palarea de Toledo, así como de Claudio de la Escalera que se movía por la zona de Talavera, Extremadura y Portugal.

Se llenó el salón de actos de la primera planta del Antiguo Convento de la Merced / Clara Manzano

Se llenó el salón de actos de la primera planta del Antiguo Convento de la Merced / Clara Manzano

Aunque hubo guerrilleros “de todo tipo, en general el perfil era de extracción baja y solían entenderse mal con los militares con los que había cierta rivalidad”, comentó Asensio Rubio, autor de un libro sobre Chaleco, un héroe popular “con mucho carisma”, del que destacó su “valentía, capacidad de lucha, osadía y defensa del liberalismo” al igual que otros guerrilleros de convicciones liberales, mientras otros apoyaron el absolutismo.

Con la conferencia de Asensio Rubio comenzó el ciclo ‘Bandoleros y guerrilleros en la provincia de Ciudad Real (siglos XIX y XX)’, organizado por los Amigos del Museo de Ciudad Real y que contará el jueves 19 con Juan Antonio Inarejos Muñoz, de la Universidad de Extremadura, quien disertará sobre ‘El bandolerismo en La Mancha durante la etapa isabelina: del romanticismo a la conflictividad social (1854-1868)’, mientras que el jueves 26 Benito Díaz Díaz, de la Universidad de Castilla La Mancha, abordará el tema ‘Sobrevivir en la sierra: guerrilleros contra Franco (1939-1949)’.