Un nuevo escenario

Laura Espinar Ciudad Real
Los resultados electorales han abierto un nuevo escenario de reflexión y debate / J. Jurado

Los resultados electorales han abierto un nuevo escenario de reflexión y debate / J. Jurado

Las pasadas elecciones del 26 de mayo impusieron la necesidad de pactar entre grupos políticos diferentes y afines, enfrentados en cualquier caso tras una larguísima campaña electoral, para gobernar en Ayuntamientos y comunidades autónomas. Pero también abrieron un nuevo escenario a los partidos situados a la izquierda del PSOE tras su retroceso electoral mientras el PP de Castilla-La Mancha vive un período de reflexión interna tras pasar de ser el partido mas votado a perder seis parlamentarios regionales.

También los resultados de las urnas abrieron un nuevo escenario, de reflexión y búsqueda de modelo, para las formaciones situadas a la izquierda del PSOE que vieron cómo los ciudadanos respaldaban mayoritariamente las candidaturas socialistas en detrimento de las lideradas por Izquierda Unida y Unidas Podemos.

El recuento de votos situó también al PP de Castilla-La Mancha en un período de reflexión interna al haber perdido numerosas alcaldías y seis parlamentarios regionales. Muchos “populares” tratan de digerir estos días las razones que les han llevado a pasar de ser la fuerza más votada en 2015 a quedar por debajo del 30 por ciento, de ahí que algún afiliado haya llegado ya a pedir la celebración de un congreso regional que refuerce el liderazgo del líder castellano-manchego. No obstante, quienes saben de este partido aseguran que no hay nada más lejos de su realidad actual que celebrar un congreso extraordinario, ya que ahora no es el momento de cuestionar el liderazgo si no de cerrar filas, de sumar.

Quince días después del “superdomingo”, IU y la formación morada abordan las consecuencias de los resultados electorales para impulsar una nueva estrategia que conecte con la sociedad y dé visibilidad al papel que deberán interpretar como oposición los próximos cuatro años. No obstante y pese al varapalo sufrido por ambas formaciones de izquierda, el punto de partida para comenzar la recuperación tras la debacle ni es el mismo ni los resultados son comparables, aunque se presenten en muchos casos confusos por las diferentes combinaciones con las que concurrieron a las urnas.

Mientras Podemos Castilla-La Mancha llega este sábado descabezada, -por la dimisión en bloque de su Consejo de Coordinación autonómico- a la reunión de su máximo órgano estatal, IU abordará el domingo en Alcázar de San Juan su situación actual sin perder de vista la oportunidad de posicionarse como el partido que lidere la nueva unidad popular en la región, tras el desplome de los de Pablo Iglesias en la única comunidad en la que alcanzaron un pacto de gobierno con el PSOE.

No se ha dejado devorar

En el cónclave alcazareño, los “izquierdaunidos” abordarán también la continuidad del actual coordinador regional, Juan Ramón Crespo, junto a las causas de su retroceso electoral y tratarán de enfocar el futuro de la coalición. No obstante y pese a los resultados, IU no se ha dejado devorar por la marca Podemos que, de mano, partía con mejor imagen tras su representación en las Cortes la pasada legislatura y haber formado parte del gobierno castellano-manchego desde el verano de 2017.

Además de la autocrítica, en Izquierda Unida deberán estudiar su posición de cara a los pactos en los nuevos consistorios que se constituirán el próximo 15 de junio, y tendrán que definir qué tipo de oposición quieren ejercer para tener visibilidad y no ser engullidos por otros partidos, en la vorágine municipal. En palabras del coordinador de IU en la provincia, “ahora Izquierda Unida tendrá cuatro años para reconfigurar el espacio político donde tiene presencia”.

Las urnas demostraron que la confluencia de IU con Podemos y Equo no funcionó en las autonómicas como esperaban sus impulsores. Han perdido casi la mitad de los votos cosechados en el año 2015 al pasar de 31.621 sufragios, -resultantes de la suma de los 23.197 de Podemos y 8.424 de Ganemos, IU y Los Verdes que fueron por separado-, a los 16.360 alcanzados el 26 de mayo, lo que supone un número de votos ligeramente superior al resultado conseguido por VOX.

Tampoco fueron mejores los resultados en las elecciones municipales. Izquierda Unida por si sola se dejó en las urnas 41 concejales aunque mantiene dos alcaldías en la provincia. Sin embargo, sus cinco concejales actuales son llave en Puertollano, La Solana, Miguelturra y Argamasilla de Alba que, sumados a los 22 de la coalición Unidas Podemos-IU- Equo, logran ocupar el 3,46% de electorado provincial, casi 4 puntos menos que hace 4 años.

Los días avanzan a mayor velocidad que el diálogo entre partidos para conformar acuerdos que den forma al gobierno municipal en una decena de municipios ciudarrealeños. Afortunadamente la próxima semana será la definitiva y podremos comenzar a hablar de los temas que realmente importan a los ciudadanos. Al fin.