Alhambra revivirá su pasado íbero y romano resucitando la antigua ciudad de Laminium

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Imagen del evento que tendrá lugar el primer fin de semana de agosto

Imagen del evento que tendrá lugar el primer fin de semana de agosto

El público podrá conocer parte de la historia de Laminium con un ciclo de dos conferencias protagonizadas por historiadores y arqueólogos que abordarán diversos temas, entre ellos el consumo de vino en los contextos arqueológicos de Laminium o cómo introdujo el ejército romano el vino en la Península.

Alhambra volverá a rememorar su pasado histórico con la celebración de la quinta edición de las Jornadas íbero-romanas laminitanas, que se desarrollarán durante los días 2, 3 4, 5 y 6 de agosto. El evento incluirá conferencias, recreaciones históricas, degustaciones gastronómicas de la época romana o visitas guiadas por el patrimonio arqueológico, ente otras actividades.

Dichas jornadas nacieron hace cinco años a iniciativa de la Asociación Alhambra Tierra Roja, agrupación integrada por vecinos comprometidos con la protección, conservación y divulgación del patrimonio histórico y arqueológico de la que fue considerada como “una de las ciudades más importantes de la meseta sur de Hispania”.

En estas recreaciones participarán muchos vecinos de la localidad, además de tres grupos especializados procedentes de Murcia, Úbeda y Barcelona. Todos revivirán a los antiguos laminitanos por medio de varias dramatizaciones donde se reflejará la vida cotidiana, la guerra, el ocio o la mentalidad de siglo II a.C. al II d. C.

El público podrá conocer parte de la historia de Laminium con un ciclo de dos conferencias protagonizadas por historiadores y arqueólogos que abordarán diversos temas, entre ellos el consumo de vino en los contextos arqueológicos de Laminium o cómo introdujo el ejército romano el vino en la Península. Estas charlas serán el jueves y ese mismo día habrá degustaciones de gastronomía íbero-romana.

Como “parte fundamental” de estas jornadas, se podrá estudiar el patrimonio arqueológico custodiado en el Museo Arqueológico Municipal y repartido en espacios como la necrópolis visigoda u otros yacimientos musealizados, a través de visitas guiadas por los mismos.