Los arqueólogos de Alarcos excavarán el cementerio almohade en septiembre

Belén Rodríguez Ciudad Real
Las excavaciones arqueológicas en Alarcos empezaron en 1984 / J.Jurado

Las excavaciones arqueológicas en Alarcos empezaron en 1984 / J.Jurado

La campaña de este verano durará quince días y contará con doce alumnos de la Universidad de Castilla-La Mancha. La Junta ha concedido una subvención de 12.000 euros al proyecto

El cementerio almohade de Alarcos, el último gran misterio por desentrañar en el yacimiento medieval de Ciudad Real, será el protagonista de la campaña arqueológica de este verano, que contará con doce alumnos de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Los arqueólogos Antonio de Juan, Diego Lucendo y Macarena Fernández (parte Ibérica) dirigirán a los alumnos, además de la antropóloga Lucía Muñoz que hará un estudio antropológico de los restos.

Se trata de una nueva campaña corta, en la primera quincena de septiembre, en la De Juan y el resto del equipo han puesto muchas expectativas. Una vez concluido el ingente trabajo de la fosa de despojos de los cadáveres y restos arrojados tras la batalla de 1195, los investigadores quieren alumbrar cómo fue la vida en el castillo los diecisiete años que duró la ocupación islámica, hasta la definitiva expulsión de los almohades en 1212 tras las Navas de Tolosa.

¿Habrá algún soldado almohade de la batalla?

Antonio de Juan, experto en el yacimiento en el que se investiga desde hace más de treinta años, dice que es una suerte el hallazgo a los pies del castillo de este camposanto, pero no cree que haya soldados almohades (los vencedores de Alarcos). Esperan encontrar restos de civiles, de las personas que vivieron en la fortaleza en aquellos años de Reconquista y guerra santa.

“Ya habíamos visto las cubiertas de las tumbas y creemos que todos son posteriores a la batalla, pero hasta que no excavemos no saldremos de dudas”. De los restos y atributos funerarios el equipo espera hacer un estudio con el que poder contrastar mejor toda la información sobre las personas que habitaron el territorio de la hoy Ciudad Real, entre los siglos XII y XIII.

Solo ocuparon el castillo tras la batalla

Se sabe que tras la victoria los árabes redujeron su presencia en la ciudad que Alfonso VIII estaba forticando cuando fue atacada, los almohades solo ocuparon el castillo y le dieron mayor protagonismo a Calatrava la Vieja (en el actual Carrión), pero en esos diecisiete años murió gente, soldados y familiares de los moradores de la fortaleza. “Queremos sacar los restos para saber más de la población que vivió allí después de la batalla”, recalca de Juan.

Los ritos funerarios musulmanes tienen peculiaridades. Los enterramientos son de cúbito lateral derecho, ligeramente flexionados, y mirando a la Meca.

12.000 euros para la campaña

La subvención para el proyecto, que incluye una pequeña parte Ibérica de la que se ocupa Macarena Fernández, es de 12.000 euros, según la resolución final del Gobierno regional.

En paralelo la también profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha Rosario García Huerta, especializada en ocupación Ibérica de Alarcos, dirigirá otro proyecto arqueológico en el sector tres.