Los ciudarrealeños toman la Puerta de Toledo

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Pasadizo que conduce a lo alto de la Puerta de Toledo / J.Jurado

Pasadizo que conduce a lo alto de la Puerta de Toledo / J.Jurado

Esta visita también sirve para poner en valor este lugar que se salvó de la destrucción del patrimonio ciudarrealeño, además de conocer un poco más sobre el origen de Ciudad Real.

Este domingo los vecinos de Ciudad Real han podido conocer de primera mano las singularidades de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, la Puerta de Toledo, e incluso han podido acceder hasta su azotea para contemplar las vistas de esta puerta que mandó construir el rey Alfonso X en 1255.

Con motivo de la III Semana Histórica ‘De Alarcos a Villa Real’, impulsada por el Ayuntamiento de Ciudad Real, desde las 10 de la mañana de este domingo los visitantes que querían conocer esta singular puerta se acercaban hasta ahí para que su guía, Cristina Sánchez, les explicara con todo detalle sus características.

El concejal de Promoción Económica, Cultural y Turística con la guía turística / J.Jurado

El concejal de Promoción Económica, Cultural y Turística con la guía turística / J.Jurado

La guía ha explicado a los visitantes que esta impresionante puerta fue mandada erigir en el Camino Real de Toledo a Sevilla, de ahí su nombre, por el rey de Castilla Alfonso X en el siglo XIII en torno al año 1255, terminándose en 1328 en tiempos de su bisnieto el Rey Alfonso XI. Alfonso X también mandó construir una muralla de forma ovalada con siete puertas (Toledo, Calatrava, La Mata, Granada, Ciruela, Alarcos, Santa María), de todas ellas, la única que se conserva es la de Toledo.

De inspiración hispanomusulmana, la puerta está sustentada por dos torreones a cada lado, posee seis arcos: los exteriores ojivales sobre medias columnas adosadas, los intermedios de herradura y los interiores apuntados. En el interior posee dos tramos con bóveda de arista separados por el espacio dedicado al rastrillo. En el extramuros, sobre el arco ojival, existe un escudo con las armas castellanas.

Visitantes en la Puerta de Toledo / J.Jurado

Visitantes en la Puerta de Toledo / J.Jurado

La guía turística ve “muy positiva” la iniciativa de que los ciudarrealeños puedan subir a la cumbre de la Puerta de Toledo para poder visitarla. “Antiguamente mucha gente subía porque no había ningún impedimento, pero las nuevas generaciones no habían subido nunca a este lugar, así que está gustando mucho”, ha indicado.

Así mismo, ha señalado que esta visita también sirve para poner en valor este lugar que se salvó de la destrucción del patrimonio ciudarrealeño, además de conocer un poco más sobre el origen de Ciudad Real.