lanza_logo_81
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
22 mayo 2024
ACTUALIZADO 15:44
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
    • Romería de Alarcos 2024 / J. Jurado
      Explosión Ciudad Real siembra el pánico
      Miles de vecinos de Ciudad Real han salido este domingo para acompañar a la Virgen de Alarcos en su Romería / J. Jurado
      XXV Festival Folclórico Nacional Virgen de Alarcos en la Plaza Mayor Foto. Elena Rosa (1 de 1)-33
      recepcion_festival_folclorico_virgen_de_alarcos__(ER)_ (1 de 1)-35
      El CD Salesianos despide la temporada con victoria/ H.P
      Derrota del Caserío ante el Alcobendas en el último partido de la Liga / Foto: J. Jurado
      Semifinal FF Puertollano/ H.P
  • Imágenes del día
  • Vídeos
      • Natural de Alejandro Peñaranda
      • Voltereta a Peñaranda
      • Bernadinas de cierre de Ismael Martín
      • Verónica de Martín
      • Buen natural de Jarocho
      • Recibo de rodillas de Jarocho al novillo que le ofreció el triunfo
      • 2024 05 21_AAR1762
      • Ficha de la novillada
      Álvaro Ramos, que acaba de exponer en Las Venas, ha pintado el cartel del Festival / Clara Manzano
      En la muestra “De José a Juan”, del pintor almagreño Álvaro Ramos
      • Algunas de las obras de Álvaro Ramos JCS
      • Visitantes a la exposición, entre ellos el matador de toros Rubén Sanz JCS
      • Burladero de ganaderos, triunfadores del festejo J
      • Mando en el derechazo de Samuel Navalón J
      • Media verónica de Diego Bastos J
      • Paseíllo novilleril en Las Ventas J
      • Samuel Navalón a porta gayola en el sexto J
      • Samuel Navalón en una media verónica de remate J
      • Nek Romero en un inicio de faena J
      El vicepresidente primero de C-LM, José Luis Martínez Guijarro, reunido con la Fundación Toro de Lidia
      Varios ejemplares de Toros de Mollalta
      Uno de los paisajes taurinos contemplados ayer / Lanza
      Emblema del Ateneo Taurino Manchego JCS
      José Caro, en el festival taurino de Villanueva de la Fuente / JCCM
      Núñez en el festejo taurino / Lanza
      Críspulo Coronel en primer término JCS
      Presentación del libro "Las fatigas de un maletilla" José María Medina "El Niño del Tentadero"  / J. Jurado
      Foto de grupo de los alumnos de la Escuela Taurina de Miguelturra junto a su director, Antonio Alegre
  • Romería de Alarcos 2024
  • Suscríbete a nuestra newsletter
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los pensionistas y cómo les afecta la inflación

Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre

Los jubilados afrontan un cambio vital que depende sustancialmente de la coyuntura social y económica del sistema

Reproducir
Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa
J.M. Beldad / CIUDAD REAL
Hay casi 10 millones de pensionistas en España, siendo la modalidad de jubilación la más común y de la que se benefician más de 6 millones de personas. ¿Cómo es la vida de un jubilado?

Los jubilados son uno de los principales núcleos de población en España en todas sus regiones y provincias. Una sociedad cada vez más envejecida hace que sus realidades sean también las de buena parte de las familias. El 1 de noviembre del 2023, la pensión media en la provincia de Ciudad Real alcanzó los 1.114,16 euros, lo que supone un aumento con respecto al mismo periodo del año anterior, cuando los habitantes de la provincia percibían una media de 1.016 euros, según los datos proporcionados por la Seguridad Social.

Este incremento de casi 100 euros en la pensión media representa un notable crecimiento del 8,8% en términos porcentuales durante el último año. Ciudad Real se posiciona como la segunda provincia de la región con una mayor cuantía promedio de pensiones, sólo superada por Guadalajara.

Dentro del sistema global de pensiones, destaca la pensión por jubilación como la de mayor cuantía, situándose en una media de 1.311,28 euros. Esta cifra supera también los 1.195,45 euros que los jubilados de la provincia percibían el 1 de noviembre de 2022.

En cuanto al número total de pensionistas, se registra un aumento durante el último año en Ciudad Real, con 101.923 pensionistas en la actualidad, en comparación con los 100.702 contabilizados a principios de noviembre del año anterior, representando un incremento del 1,1%.

55.607 pensiones contributivas de jubilación en la provincia de Ciudad Real

De las 101.923 pensiones contributivas en la provincia a 1 de noviembre de 2023, se desglosan en 55.607 de jubilación, 26.669 de viudedad, 14.716 de incapacidad permanente, 4.056 de orfandad y 875 en favor de familiares.

A nivel regional, la pensión media en Castilla-La Mancha, a la misma fecha, ascendió a 1.110,31 euros, evidenciando un aumento desde los 1.012,33 euros percibidos hace poco más de un año. Este dato refleja la tendencia al alza en el panorama de las pensiones en la región.

Ciudad Real siempre ha sido un oasis de calidad de vida, según muchos de sus habitantes, y también lo era para los pensionistas y jubilados. A pesar de que las tendencias indican que algunos de ellos viven bien o muy bien, lo cierto es que la realidad tangible de la calle tiende a cosas diferentes.

En la capital ciudarrealeña hay pensiones que mantienen familias, jubilados que trabajan a tiempo parcial y otros que cuentan los céntimos cuando van a hacer la compra. Lejos han quedado los tiempos donde trabajar y cotizar a la Seguridad Social durante toda la vida te aseguraban un retiro dorado.

Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa
Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa

Uno de los sitios que se puede considerar epicentro de la vida de los pensionistas y jubilados es el Centro de Mayores Ciudad Real I, situado en la céntrica calle Alarcos de Ciudad Real. Ahí, entre mesas de billar, una cafetería animada y salas de ordenadores, muchos encuentran nuevas amistades, forjan relaciones constructivas y sanas y aprenden tanto nuevas habilidades como a gestionar esta etapa de su vida.

Entre los servicios que se ofrecen se pueden encontrar peluquería de señora y de caballero, podología, fisioterapia, sala de informática, biblioteca y la ya mencionada cafetería donde los grupos llenan las mesas entre conversaciones, periódicos y partidas de mus, brisca, cuatrola o truque. Al fondo, dos mesas de billar español donde unos cuantos hacen migas y se cuentan sus vidas, las de ahora y las pasadas.

Entre ellos, como si manejara el cotarro del Centro de Mayores, se puede encontrar a Fermín Monteagudo. Un hombre jubilado de 77 años, con pelo blanco y lengua viva y clara, que sabe bien lo que dice y lo que quiere contar y que, además, participa en programas de radio y da clases a otros compañeros de Office y otras cuestiones de ofimática. En definitiva, fue un hombre hecho a sí mismo, y ahora es un jubilado de igual manera y con la misma filosofía de vida.

Fermín Monteagudo, pensionista incansable

En España, la situación de los jubilados “refleja la realidad de más de 8 millones de personas”, según Monteagudo, que también es presidente del Consejo de Mayores de los Centros de Ciudad Real. El impacto de la pandemia se evidencia en la vida cotidiana de estos jubilados, quienes, además de lidiar con las dificultades propias de la jubilación, han experimentado cambios en la dinámica familiar.

Monteagudo comenta que los jubilados en España son más de 8 millones de personas, “más los que vienen detrás de nosotros”, es decir, más las mujeres, los hijos, los nietos, etc.”. Ese es uno de sus principales mantras, que el jubilado no está solo, o no suele estarlo.  Monteagudo afirma que, durante el Covid, los hijos “han comido con los padres”, porque muchos se quedaron sin trabajo, “igual que pasó en la crisis del 2008”. Con ello, señala que el poder adquisitivo de los padres, “que son jubilados, que no se olvide, no es que haya subido, es que ha bajado”.

El testimonio de Monteagudo también destaca la presión económica que sufren los jubilados: “Yo voy a la compra a un supermercado, y antes iba con 50 euros y llenaba el carro, ahora me lo dejo medio”. Y eso en cuanto a comida, “pero es que te vas al mercado y tienes lo mismo, te vas a la ropa y tienes lo mismo a las facturas”. Monteagudo cree que la situación inflacionaria “ha sido un tsunami que ha arrastrado a todos” y los ha metido en el mismo paquete: “Y ahí es un sálvese quien pueda”. Para este jubilado, lo que se está viviendo “es como una guerra”.

Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa
Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa

También aborda la percepción sobre el impacto de las pensiones en la vida cotidiana de los jubilados: “A pesar de que este año pasado nos subieron un 8% a las pensiones normales, nos subieron un 8%, pero venía mucho de atrás que no nos habían subido, porque subir un 0,5% es reírse de las personas”.

Asimismo, comenta que es tipo de subidas no compensan los gastos y el verdadero coste la vida que tienen que asumir los jubilados en algunos.  En su reflexión sobre la estructura económica que afecta a los pensionistas, cree que hoy por hoy “se va a generar cada día más el déficit”. Monteagudo asegura que el pensionista está “al final de la cadena, así que es uno de los que más tiene que perder”.

En cuanto a la idea de trabajar durante la jubilación, que últimamente ha sido noticia e incluso algunos políticos y economistas han ido allanando el terreno de cara los próximos años y posibles situaciones venideras, Monteagudo comparte su propia experiencia, ya que durante sus primeros años jubilado siguió trabajando en su puesto de siempre -comercial de puertas- renunciando a parte de su pensión: “Lo hice mientras me salió rentable económicamente hablando”. Cuando vio que la pérdida de salud no compensaba lo económico, lo dejó, pero reconoce que “es posible que veamos más casos y que haya gente que no pueda dejar de trabajar al 100% porque no puede permitírselo”.

Es más, Monteagudo reconoce que cree que muchos jubilados “si pudiésemos trabajar en un trabajo bien remunerado, yo te digo que a más de uno de los que nos jubilamos, lo haríamos”. Y se muestra tajante en su razonamiento: “Lo haríamos por necesidad. Monteagudo señala que es cierto que al final el objetivo del jubilado tiene que ser el “ocio y vivir la vida, pero se está moviendo la cosa.”

Finalmente, al abordar el futuro de los pensionistas, Monteagudo apunta a cambios en la edad de jubilación y a la necesidad de reevaluar la distribución de recursos en la sociedad: “Los próximos años de los pensionistas van a estar un poco estancados”.  Cree que para el año 2025 todo apunta a que “va a haber que tener 67 años y 35 cotizados”. Y ahí ve un gran problema, porque los jóvenes “no tienen trabajo, así que dime cómo se pueden cotizar 35 años si algunos no tienen su primer trabajo hasta pasados los 30”.

Mientras tanto, Monteagudo continuará sus labores divulgativas y de “pelea constante” por la mejora de la calidad de vida de jubilados y pensionistas en Ciudad Real. Y rompe una lanza a favor de los Centros de Mayores: “La gente se cree que venimos aquí a morirnos, y no, en estos sitios hay mucha actividad”. Y todos coinciden que “vivir tranquilos” es la mayor aspiración para acabar su recorrido vital.

La consejera de Bienestar Social conoce el Centro de Mayores Ciudad Real I, que ofrece más de 1.200 actividades al año
La consejera de Bienestar Social conoce el Centro de Mayores Ciudad Real I, junto a Fermín Monteagudo (izquierda)

Familia, amigos y billar

En el Centro de Mayores, la actividad rebosa en el día a día. Antonio, de 77 años, comenta entre risas que su día a día se basa en “ayudar a la mujer”, aunque reconoce que se toma algún que otro “golpecito”. Respecto a la situación actual de los pensionistas, cree que se “ha notado sobre todo a la hora de pagar las facturas y de hacer la compra”.

Él acompaña a su mujer y asegura que “no se llena el carro igual que antes”. De cara al resto de la sociedad, cree que igual que se suben las pensiones “se tienen que subir los sueldos”. Antonio disfruta de una caña y un pincho de tortilla mientras al fondo unos cuantos juegan al billar.

Alrededor de las mesas de billar, entre risas, anécdotas y chascarrillos, se suceden situaciones graciosas y, a veces, de cierta tensión: “Uf, cómo está este hoy”. Y otro comenta riéndose: “Es por los periodistas”. Antonio, de 70 años, cuenta que “pasan un par de horas al día en las partiditas”, y que les sirve para “hacer amistad y compañerismo”. Añade que, a pesar de lo que mucha gente piensa, “las pensiones están bajas y no llegan para nada”, y de las perspectivas de futuro, se compadece de los jóvenes: “No hay trabajo y cada vez se cotiza menos”.

Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa
Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa

Fermín Monteagudo, que pasa por allí a saludar a los parroquianos y comentar la partida, habla sobre las perspectivas de futuro: “Aquí ya no hacemos planes, porque todos sabemos lo que hay”. Todos los allí presentes coinciden que hay una palabra clave para afrontar la vida como jubilado: “Ilusión”. Sin ella, afirman que “se puede poner todo cuesta arriba”.

En una sucesión de chanzas y buenas jugadas de billar, uno de los allí presentes, que rehúsa de participar por vergüenza, sí que presume de una cosa: “Otra cosa no, pero jugar, jugamos lo que queremos”. Los ecos de las sonrisas, las conversaciones agradables, las fichas de dominó y las hojas de periódico forman parte del ecosistema que han creado en este Centro de Mayores donde, a pesar de lo que muchos creen, se respira vitalidad.

La visión de un economista

José Antonio Negrín, Profesor Titular de Universidad de Historia e Instituciones Económicas en la Universidad de Castilla-La Mancha, comparte su perspectiva sobre la situación de los jubilados, centrando su análisis en la inflación subyacente y su impacto en las pensiones: “La inflación subyacente es una cosa que mucha gente no sabe lo que es”. Asimismo, añade que desde el punto de vista de los pensionistas es “clave”, por cómo les afecta, cuál es su situación real, “porque cierto que hay muchas pensiones que son elevadas, pero hay pensiones que no te dan para vivir”.

Se podría definir la inflación subyacente como el indicador económico que mide el aumento general de los precios, pero excluye elementos volátiles como alimentos y energía. Eliminando estos factores temporales, se obtiene una visión más precisa de la tendencia subyacente de la inflación a largo plazo. Esto ayuda a entender mejor la salud económica y permite tomar decisiones informadas sobre políticas monetarias.

El profesor Negrín resalta la importancia de entender cómo la inflación afecta a los pensionistas, especialmente aquellos con ingresos más ajustados. Señala que los “gastos en bienes de primera necesidad, que son los que más han aumentado, impactan directamente en aquellos que dependen de pensiones fijas”. Negrín cree que eso afecta mucho más al pensionista, que “por regla general suele tener la ventana más ajustada, le afecta también mucho más”.

Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa
José Antonio Negrín / Lanza

El economista aborda la cuestión de la revalorización de las pensiones frente al aumento de los precios y asegura que “hay quien te dice que los pensionistas, igual que los funcionarios, tienen la garantizada cierta revalorización de su poder adquisitivo”, pero lo cierto “es que no es así, porque no suelen cubrir la subida de los precios, sobre todo porque hay una inflación subyacente que al fin de cuentas afecta mucho a este colectivo”. Y es ahí donde el profesor de la UCLM intuye que el “problema de natalidad y el reto demográfico son imperativos para intentar buscar soluciones”.

El profesor plantea la necesidad de abordar el reto demográfico y sugiere que hay que “ponerse de acuerdo” para potenciar una política de natalidad y que tenemos que ser bastante más “transgresores” con el hecho de que nuestros inmigrantes también tengan “que formar una base, una bolsa de trabajo que permita que esta base piramidal de la población en España crezca”.

Además, Negrín considera cambios en la edad de jubilación y la compatibilidad entre pensiones y trabajos subsidiarios como medidas posibles. Según él, debe existir “consenso necesario” para incrementar la edad de jubilación o que haya “otros incentivos”, para así hacer compatible una venta subsidiaria con la renta de jubilación”. El profesor asegura que si no es así “va a a ser muy difícil un buen nivel adquisitivo en el colectivo pensionista”.

En relación con la situación social de los pensionistas, Negrín destaca la importancia de comprender sus diversas realidades, porque hay muchos que van con “rentas muy ajustadas” debido a la situación que se vive respecto a otro tipo de cargas como pueden ser “familiares, deudas, enfermedades, etc.”. Negrín señala que “de todos es sabido que muchas veces los pensionistas son los que ayudan a hijos, nietos, porque tienen este dinero fijo” y más cuando actualmente, según Negrín, hay gente con trabajo que “no puede asumir” los gastos fijos de mantener una casa o una familia.

El economista hace hincapié en la “autogestión de los jubilados y la capacidad de generar patrimonio” como clave para mantener un colchón económico en la jubilación, y comenta: “Para una una determinada generación, para los que se están jubilando ahora o prejubilando a los que vienen detrás, no sé yo qué van a tener ni qué capacidad porque la base donde se sustenta todo va decayendo”.

Negrín concluye con una reflexión sobre el futuro a medio plazo, destacando la incertidumbre y la necesidad de prever el futuro: “Habrá que hacer todo lo posible desde nuestra parte, los que estamos en edad laboral, para que el sistema no caiga”. Con todo y con eso, Negrín comenta que “también haría una previsión patrimonial que cubriera las espaldas”.

“Volvería a trabajar si pudiera”

A sus 74 años, Paqui -que no se deja ver por los Centros de Mayores- se enfrenta a la jubilación con una serenidad forjada por la experiencia y la responsabilidad que la vida le ha impuesto. “Cuando dejé de trabajar, pensé que todo sería más tranquilo”, reflexiona Paqui, cuyas manos, aún vigorosas, cuentan la historia laboral de décadas pasadas cosiendo y tejiendo en un taller. “Pero la realidad es que la tranquilidad es un lujo que pocos pueden permitirse”, agrega con una mirada que revela no sólo su propia carga, sino la de una generación entera. Es más, asegura que “volvería a trabajar si pudiera, nos iría mejor a todos”.

Su pensión, proveniente de esos años de trabajo, se convierte en un anclaje económico que sostiene no sólo su vida diaria, sino la de su hija y sus nietos. Con la claridad de quien ha vivido tiempos de bonanza y de escasez, Paqui expresa: “La jubilación no es sólo descanso, es asumir una nueva responsabilidad, otra etapa de la vida donde tienes que seguir dando lo que puedes”.

Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa
Retratos de la jubilación en tiempos de incertidumbre / Elena Rosa

Los días de Paqui transcurren entre quehaceres domésticos y la constante preocupación por el bienestar de su familia. “Nunca se deja de ser madre, y ahora también abuela”, afirma con determinación. Su pensión, que en números fríos podría considerarse suficiente, se ve estirada hasta sus límites para abarcar las necesidades crecientes de un hogar donde la hija, desempleada, busca oportunidades laborales.

Ante la pregunta sobre cómo afronta los retos económicos, Paqui responde con sencillez: “No hay otra opción más que seguir adelante y apoyar a los tuyos”. Sus palabras reflejan la realidad de muchos jubilados que se ven convertidos en los pilares económicos de sus familias. La solidaridad, en la vida de Paqui, se traduce en hechos cotidianos, en decisiones económicas que buscan asegurar la estabilidad de los suyos.

Así, la historia de Paqui no es un relato individual, sino que se erige como un eco de las vidas de tantos jubilados que, lejos de disfrutar de un retiro apacible, asumen roles inesperados en la complejidad de la sociedad contemporánea. Su voz, serena pero firme, resuena como un testimonio de la resiliencia que define a aquellos que, en la jubilación, encuentran nuevas formas de contribuir y sostener a sus seres queridos, “porque no nos queda otra”, señala.

La vida más allá del trabajo

Si algo aseguraba el estado del bienestar era la existencia de una vida más allá del trabajo donde uno buscaba el “retiro dorado”. La ansiada y merecida jubilación después de años y años de aportar al sistema y, en algunos casos, con trabajos duros tanto física como mentalmente. Sin embargo, en los últimos años, hay generaciones para las que existe una incertidumbre respecto a su futuro cuando cumplan la edad requerida para jubilarse. ¿Habrá para las pensiones? ¿Será suficiente para tener buena calidad de vida ¿Cubrirá los gastos?

Estas son preguntas que ciertas generaciones ya se empiezan a hacer. Porque como se ha mostrado en este reportaje, la pirámide poblacional, la situación geopolítica y las debilidades del sistema amenazan con trastornar el sistema de pensiones y, por tanto, amenazar las tan anheladas jubilaciones. Lo cierto es que, de los testimonios aquí recabados, todos coinciden en que la jubilación tendría que ser para disfrutar de la vida, de la familia, de los nietos, de viajar y de descubrir, ya sean cosas, experiencias, sentimientos o rutinas. Aunque, para el futuro, quizás la jubilación sea como buscar el Dorado.

Ver más sobre:
Publicado en:
Noticias relacionadas:
Guardias civiles y policías se manifiestan en Madrid por una jubilación digna
Jubilados / Europa Press
 Lanza
UGT asegura que C-LM es la octava región en la tasa de cobertura que proporciona el ingreso por jubilación
Persona mayor camina por la calle/ Lanza
 Lanza
Cerrar