Denuncian el corte de la ruta del Boquerón del Estena en Cabañeros este sábado por una montería

Belén Rodríguez Navas de Estena
Corte de un camino público por otra montería hace unos años en Navas de Estena /EA

Corte de un camino público por otra montería hace unos años en Navas de Estena /EA

Ecologistas en Acción pide que se suspenda la cacería y critica que se haga en un monte público y autorizada por el Ayuntamiento de Navas de Estena

El corte de un camino público por una cacería este sábado en el parque nacional de Cabañeros vuelve a soliviantar a los ecologistas, que piden a los responsables del parque que la suspendan.

Lo más sangrante para Ecologistas en Acción es que sea el Ayuntamiento de Navas de Estena el que la haya autorizado y se vaya a celebrar en un monte público, además de que el camino afectado se la senda del Boquerón del Estena, la más popular y accesible para los visitantes.

No se puede pasear por el Boquerón este sábado

Ecologistas en Acción se ha enterado de la celebración de la montería este mismo viernes, “un excursionista nos ha dicho que el parque les ha conminado a cambiar la ruta que pensaban hacer mañana en la zona por razones de seguridad”, explica Miguel Ángel Hernández, el portavoz regional de la organización.

Según la organización, si se consulta la web de reservas del parque en el apartado de la ruta del Boquerón figura como “sin plazas habilitadas” ( http://bkmrt.com/uQDk2A , ver imagen adjunta).

Las cosas siguen igual en el parque

“Las cosas siguen igual en el parque nacional de Cabañeros, aunque haya otro Gobierno y otro equipo al frente de Parques Nacionales o que la Junta quiera hacerse cargo de la transferencia de sus parques nacionales”, asegura Hernández.

Ecologistas en Acción  ha enviado dos escritos este viernes a la Junta de Comunidades y el parque nacional para que suspendan la cacería, en lo que consideran un nuevo ataque al uso público del parque.

“Dicen que es para controlar la población pero se podría autorizar en otro lugar y otro día”, señala Hernández. Hace unos años ocurrió algo parecido en un camino público de Los Navalucillos (Toledo), en la ruta del Rocigalgo, “y esa situación no se ha vuelto a repetir”.