Nueva vida para el Centro de Raquetas La Mina

Graci Galán Puertollano
El Centro de Raquetas La Mina ha permanecido cerrado durante cuatro años / Lanza

El Centro de Raquetas La Mina ha permanecido cerrado durante cuatro años / Lanza

Tras un largo proceso el Centro de Raquetas La Mina vuelve a manos del Ayuntamiento y se intentará poner en marcha para todos los ciudadanos.

La liquidación definitiva de la concesión administrativa correspondiente a la construcción, instalación y funcionamiento del centro deportivo de paddle y gimnasio en régimen de promoción privada adjudicado a la empresa Pavimentos Industriales Especiales (Grupo PINES) fue aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos municipales que conforman la corporación municipal.

De esta manera el Ayuntamiento de Puertollano recupera una instalación deportiva que ha permanecido cerrada durante varios años y que ha supuesto un largo proceso hasta conseguir su liquidación definitiva en el Pleno de este miércoles.

A partir de este momento habrá que volver a darle una nueva vida a este Centro de Raquetas La Mina, “hemos velado por el interés general y desde que se produjo el abandono en el año 2013 hasta ahora que terminamos con este expediente y se recuperan las instalaciones para tomar decisiones de qué vamos a hacer, para ponerlas en valor”, matizó la primer edil puertollanense.

Mayte Fernández proponía a los grupos crear un grupo de trabajo para orientar hacía dónde va a llevar la gestión de esta instalación, “es una prioridad para la gestión municipal por eso propongo crear un grupo de trabajo para tomar decisiones consensuadas y darle el mejor uso a La Mina”.

Desde C´s se alegraban de recuperar estas instalaciones y solicitaba que “no se convierta en una instalación muerta, hay que ver la mejor forma de darle vida a estas instalaciones, que la gente de Puertollano juegue al paddle en Puertollano, se puede gestionar de otra manera para que no caiga en el olvido”, apostilló Rafael López, portavoz de C´s.

De igual manera se manifestaba IU, ya que Alejandro Becerra pedía la puesta en servicio de esta instalación, al igual que hacía el concejal del PP, Joaquín García-Cuevas.