“El principal problema de un celíaco es salir de casa y saber donde comer de forma segura”

Francisco Navarro Tomelloso
Verónica Reolid junto a la directiva de la Asociación de Celiacos de Tomelloso

Verónica Reolid junto a la directiva de la Asociación de Celiacos de Tomelloso

La Federación de Asociaciones de Celíacos de España imparte este martes en Tomelloso una charla para dar a conocer la enfermedad celíaca y la dieta sin gluten.

Una actividad, a la que han asistido casi medio centenar de personas, que se ha desarrollado en el Centro de Barrio San Antonio y ha contado con la colaboración de la Asociación de Celíacos y Alérgicos al Trigo de Tomelloso. La charla la ha impartido Verónica Reolid, dietista de la Asociación de Celíacos de Castilla-La Mancha.

El objetivo principal de la conferencia ha sido dar a conocer la enfermedad celíaca y la dieta sin gluten. Una actividad abierta a todo el público, especialmente a las personas afectadas, su familia y entorno, ya sector hostelero. Una actividad en la que se han intentado aclarar las dudas de los asistentes  sobre una enfermedad que puede aparecer en cualquier edad de la vida.

Y es que, muchas veces —según ha explicado la profesional— el  principal problema que se encuentra un celíaco es salir de casa y decidir donde va. Donde se va a poder comer algo sin gluten, seguro, porque muchas veces, ha precisado Reaolid, no se sale por ocio sino por necesidad.

En Tomelloso hay muchas personas con la enfermedad celíaca  y lo más importante, ha señalado Verónica Reolid, es la concienciación. Se trata de una dolencia muy frecuente, una persona por cada cien y desde las asociaciones “tenemos que dar cobertura a este colectivo tanto a nivel social, hostelero o sanitario”.

A la hora de comer en un restaurante, ha explicado la dietista, hay una legislación que obliga a declarar los 14 alérgenos que pueden causar una alergia o una intolerancia, el que más se ve es el gluten. Pero no solo que los establecimientos tengan que declararlos porque la ley lo obligue, también es muy importante la contaminación cruzada. Para ello es especialmente necesario, ha seguido Reolid, que se manipule bien, de forma correcta en los establecimientos. Cualquier resto de migas de pan o utensilios mal lavados pueden dar lugar a que la persona celíaca se contamine con gluten y eso pueda derivar en síntomas no deseados durante varios días.

El gluten es una proteína que hoy en día hay muchos productos que lo llevan como ingrediente, no solo el pan y la pastelería. De ahí que nadie sospeche que un embutido o un chocolate puedan llevarla.

Desde las asociaciones y federaciones de celíacos intentar transmitir al hostelero que “teniendo un cliente con la enfermedad, nunca va a perder dinero”. Es un cliente muy fiel, reiteraba la dietista, que si sabe que sus platos están bien controlados, de forma segura siempre va a volver y nunca solo.

En la última década se ha avanzado mucho, no solo porque a la gente le suene más la enfermedad, también a nivel hostelero. En ese sentido, ha apuntado Reolid, la Federación de Celíacos de España intenta trabajar de la mano de la UE para que haya una red nacional e internacional segura de productos y establecimientos.