La importancia del veterinario en la fiesta de los toros

Francisco Navarro Tomelloso
Inicio de la charla / F. Navarro

Inicio de la charla / F. Navarro

Este miércoles continuaron las actividades de la XXV Semana Cultural Taurina de Tomelloso con conferencia didáctica “El reconocimiento veterinario del toro en Las Ventas”.

La charla la impartieron Eloy Marino Hernando y Francisco Javier Horcajada García, pertenecientes al equipo de veterinarios del mayor coso del mundo, en la Posada de los Portales con una gran asistencia de público.  El acto lo presentó Luis Antonio Perales, de la Peña Taurina de Tomelloso que es la asociación que organiza la Semana Cultural.

Durante la conferencia, los dos ponentes explicaron la labor de los veterinarios en las plazas de toros, “la responsabilidad que supone y lo que disfrutamos porque también somos aficionados”, señaló Eloy Mariano. Los albéitares explicaron su trabajo durante los reconocimientos, “porqué unos toros se pueden lidiar y otros no” o la relación con el presidente y los delegados gubernativos y lo hicieron interactuando con el público asistente. Por medio de imágenes fueron explicando distintos conceptos como el del trapío, haciendo que el público se pusiese en el papel del veterinario.

Mariano aseguró que el veterinario es independiente “pero de verdad” , de tal manera que “nosotros estamos defendiendo al aficionado”. A pesar de que unos estén a favor y otros en contra de su labor, precisó. “Nosotros estamos para defender al toro, para que salga como tiene que salir y más en la primera plaza del mundo”.

Francisco Javier Horcajada, por su parte, insistió en que con la conferencia pretendían que todo el público se identifique con la labor del veterinario. El veterinario “huye de todo el protagonismo”, explicaba Horcajada, los importantes son, el torero, el ganadero, el toro y, sobre todo el aficionado “que quiere ver un espectáculo digno e íntegro”. Ahí es donde entran los veterinarios “en la protección de la integridad y en que el toro salga a la plaza como tiene que salir”.

A preguntas de este medio, Francisco Javier Horcajada señaló que la evolución morfológica de las distintas ganaderías y encastes “no es ni bueno ni malo, algunas han mejorado”.  Gracias a Dios, señalaba, aún hay plazas como la de Las Ventas que dan mucha importancia a los toros. De lo que se trata es que “los encastes minoritarios que están abocados a la extinción cumplan en el ruedo las expectativas de la afición”. La tauromaquia, explicaba el veterinario, siempre ha tenido altos y bajos, la diferencia de esta época “son las redes sociales, pro siempre ha habido antitaurinos”.  Ha habido sectores que lo han sido por causas animalistas, otros, incluso, por causas religiosas   “pero los aficionados tenemos que argumentar la importancia de la tauromaquia, el valor de conservación de unas razas de bovino únicas que se mantiene por el toreo y el mantenimiento de las dehesas”.