Rafael Torres: “Nuestra cooperativa está obligada a crecer para hacer frente a las exigencias del mercado”

Carlos Moreno Tomelloso
Rafael Torres

Rafael Torres

El presidente de la Bodega Almazara Virgen de las Viñas ha informado de lo acordado en la última Asamblea General

Como ya es tradicional, un día después de la celebración de la Asamblea General de la entidad, el presidente de la Bodega Almazara Virgen de las Viñas, Rafael Torres, ha informado de los acuerdos adoptados, fiel a esa filosofía de transparencia y claridad  que siempre le acompaña. Con presencia de un buen número de medios comunicación, el presidente ha ofrecido los datos definitivos de la pasada campaña en la que la bodega recolectó, en números redondos, 160 millones de uva de variedades blancas y 36 millones de variedades tintas, lo que supuso un descenso de la producción del 37 por ciento con respecto al 2018.

La facturación de la pasada campaña ascendió a 83.175.433 euros, registrándose un beneficio de 281.817 euros. Torres ha calificado como “extraordinaria” la situación financiera de la entidad, asegurando que “el nivel de endeudamiento corresponde únicamente a lo que nos adeuda la administración por las inversiones llevadas con cargo al plan FOCAL”. Torres ha considerado preocupante la situación de un mercado muy parado, “apenas se están realizando operaciones”, ha reconocido.

También ha ofrecido los datos de la campaña de aceituna, con una cosecha de 1.725.000 kilos, que supone una merma del 53 por ciento con respecto a la del año pasado. “El mercado se encuentra francamente y al igual que otras cooperativas y almazaras nos hemos visto a inmovilizar 300.000 kilos que tendrán que permanecer almacenados hasta el 30 de julio de este año”.

Analizando en lo que dio de sí la asamblea, Rafael Torres ha explicado que los socios dieron luz verde a un nuevo plan de modernización de instalaciones que tiene como horizonte el año 2025. “Vamos a adquirir nuevos equipos de frío para conservar el vino en las mejores condiciones, se pavimentarán más zonas y seguiremos ejecutando obras del plan FOCAL en el que se han empleado 23 millones de euros . La nueva embotelladora estará lista a finales de marzo o primeros de abril y nos permitirá un ritmo productivo de 24.000 botellas a la hora, algo que mejorará el servicio a nuestros clientes que siempre exigen que los pedidos lleguen en un corto espacio de tiempo y en las mejores condiciones”. La nueva embotelladora también está preparada por envases tipo brick y otros que empiezan a tener gran demanda.

Obligados a crecer

El presidente de la Bodega Almazara Virgen de las Viñas ha asegurado que “no paramos de hacer cosas. Tengo muy claro que algo que no crece, decrece y nuestra cooperativa está obligada a crecer para hacer frente a las exigencias del mercado, los clientes y los consumidores. El mercado exige distintos tipos de vino y precios, y tenemos que saber dar respuesta siendo muy competitivos y ahorrando costes”.

Los últimos vinos de gama alta que la bodega ha sacado al mercado como el Lienzo han obtenido una gran respuesta del mercado. “Tanto el nacional como el extranjero. Incluso ha habido algún país que nos ha querido comprar toda la producción, pero no hemos accedido porque también queremos atender a nuestros clientes de siempre. Estamos trabajando para sacar nuevas marcas”.

Torres ha expresado su satisfacción por el apoyo unánime de los socios a las propuestas. “Ellos están contentos con las liquidaciones a las que estamos pagando la uva y encima están asistiendo a un plan de inversiones muy ambicioso”. Una de ellas es la remodelación de los antiguos trujales cuya obra civil acaba de terminarse. “Solo queda lo relacionado con el mobiliario y la decoración y pensamos que en abril o mayor estará lista para inaugurarse. Son unas salas que dedicaremos al enoturismo y poco a poco iremos remodelando más galerías”.

En el ámbito cultural al que tanta atención presta la bodega, Torres ha anunciado que a primeros de abril se inaugurará una exposición de escultura “con grandes artistas que mentendremos abierta mes y medio o dos meses. El Museo Infanta Elena lo tenemos lleno con fondos propios y obras en el almacén que iremos rotando con el fin de que los amantes del arte puedan ver siempre obra nueva”.