El consejero de Sanidad destaca la apuesta del gobierno regional para normalizar una enfermedad crónica como la diabetes

Maite Guerrero Valdepeñas
El consejero de Sanidad, el alcalde de Valdepeñas y el presidente de ADIVAL con los niños del campamento de diabetes / Maite Guerrero

El consejero de Sanidad, el alcalde de Valdepeñas y el presidente de ADIVAL con los niños del campamento de diabetes / Maite Guerrero

Jesús Fernández Sanz ha visitado junto al alcalde de Valdepeñas y al presidente de ADIVAL a los niños con diabetes o con alguna intolerancia alimentaria que participan en un campamento en el Albergue Juvenil “El Cañaveral”

El consejero de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha destacado la apuesta del gobierno regional para normalizar una enfermedad crónica como la diabetes en su visita al campamento que se celebra en el Albergue Juvenil “El  Cañaveral” de Valdepeñas, al que asisten 64 niños con diabetes o con alguna intolerancia alimentaria.

Jesús Fernández Sanz ha indicado que el gobierno regional ha hecho posible que 540 niños con diabetes ya utilicen parches de medición de glucemia. “Esperamos llegar a los 600 hasta octubre para que no tengan que pincharse para conocer sus niveles de glucemia”. También se ampliará a embarazadas y se está valorando extenderlo a todas las personas diabéticas que lo puedan usar. Asimismo hay una experiencia piloto sobre bombas continuas de insulina.

Desde el 1 de octubre de 2017 el sistema de monitorización continua de glucosa se encuentra dentro de los productos financiados por el sistema público regional, es decir, sin coste para las familias, convirtiéndose en la primera comunidad autónoma que facilita esta prestación asistencial en el país

Fernández ha comentado que casi el 25% de las personas de Castilla-La Mancha tienen una patología crónica y que el 13% es la diabetes. “Es importante dedicarnos a ellos y realizar inversiones para mejorar su calidad de vida”.

Ha puesto en valor que este campamento sea “una escuela de salud” para los jóvenes y que sirva para enseñarles cómo afrontar algunas situaciones de su enfermedad con naturalidad a la vez que se divierten.

El consejero ha felicitado al alcalde de Valdepeñas por recuperar el Albergue “El Cañaveral”.

Foto de familia de autoridades y asistentes al campamento de verano de diabetes de Valdepeñas / Lanza

Foto de familia de autoridades y asistentes al campamento de verano de diabetes de Valdepeñas / Lanza

Por su parte, el regidor municipal, Jesús Martín, ha destacado el trabajo de la Asociación de Personas con Diabetes de Valdepeñas (ADIVAL) y el que haya organizado este campamento, así como el compromiso del consejero de Sanidad con la enfermedad.

El primer edil ha comentado que el albergue se puso en valor hace un año tras haber estado cerrado y funcionar mal anteriormente. “Ahora lo gestiona una empresa, que ha realizado una inversión de un millón de euros y ha dotado al albergue de instalaciones como una de las mayores tirolinas de España, cabañas, piscina, instalaciones deportivas multiaventura…”. Ha indicado que cuenta con una gran ocupación, lo que aporta a la ciudad un recurso turístico para el sector terciario importante y “pone en valor este oasis de La Mancha”.

Las autoridades visitando el campamento de diabetes de Valdepeñas / Maite Guerrero

Las autoridades visitando el campamento de diabetes de Valdepeñas / Maite Guerrero

El campamento

Alfonso Javier Muñoz, presidente de ADIVAL, ha explicado que el campamento está organizado por la Asociación de Personas con Diabetes de Valdepeñas y la de Toledo de manera conjunta, con el apoyo de la Asociación de Educadores de Diabetes de Castilla-La Mancha.

Al mismo asisten 64 jóvenes de la región con edades comprendidas entre los 8 y 17 años con diabetes, jóvenes celíacos, algunos con déficit de sacarosa o con alergia al huevo.

Muñoz ha agradecido la presencia de las autoridades, pues “supone un impulso para la educación de los chavales la preocupación del servicio de Salud de Castilla-La Mancha” y ha comentado que la asociación ayuda a niños con necesidades especiales ante este tipo de enfermedades.

El campamento comenzó el viernes y se desarrollará hasta el jueves con actividades de ocio y tiempo libre que se compaginan con charlas educativas básicas sobre la diabetes, las raciones de comida, la importancia del ejercicio físico, la glucemia, situaciones de hipoglucemia…

De los niños se encargan 20 responsables entre profesionales sanitarios, monitores titulados, personal en formación y el director del campamento, muchos de ellos, voluntarios con diabetes.