El Gobierno combatirá con más vigilancia el incremento de la siniestralidad en la N-430

-El plan operativo ya está activado e implica más controles de velocidad y de camiones, considerados la raíz del problema. Tampoco se descartan obras en varios tramos, por ahora "en estudio" -11 personas han muerto en los últimos cuatro años, aunque no existe ningún ‘punto negro’ en el trazado occidental  

Belén Rodríguez
Ciudad Real

La delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha combatirá con más vigilancia el incremento de los accidentes y las muertes en el tramo oeste de la N-430 en la provincia (Ciudad Real capital-límite con Badajoz).

Todo un Plan Operativo para la Intensificación de la Vigilancia de Tráfico (Invitra), en marcha desde el pasado 19 de enero, que implica más controles de velocidad y de los vehículos pesados por la Guardia Civil, estos últimos considerados parte de la raíz del problema.

“Esta carretera ha experimentado en los últimos cuatro años un aumento muy importante de circulación, sobre todo de camiones, que ciframos en el 40%”, explicó hoy en Ciudad Real el delegado del Gobierno, José Julián Gregorio, que no descarta medidas adicionales como reforzar y rehabilitar el firme de los tramos  Puente de Retama-Luciana y Puebla de Don Rodrigo-límite con Badajoz, unas obras todavía “en estudio”.

El año pasado tres personas murieron en los ciento un kilómetros más conflictivos del trazado, dos en 2015 y ninguna en 2014, por lo que Gregorio habla de “leve” incremento de la siniestralidad, aunque suficiente para activar las medidas, que estarán en vigor al menos todo 2017.

Respaldado por la jefa provincial de Tráfico Raquel García, y el capitán jefe del Subsector de la Guardia Civil, Pedro Manuel Puerta, el delegado explicó que pese a las víctimas mortales (once en cuatro años) no hay puntos negros ni tramos de concentración de accidentes en la carretera N-430, “en la que la media anual es de 30 siniestros, muy lejos de los 140 de los diecisiete tramos más peligrosos de la red nacional”.

No obstante, la delegación del Gobierno y la DGT entienden que hay que reducir la siniestralidad, “cada víctima mortal es demasiado”, subrayó la jefa provincial, e incidirán en prevenir los excesos de velocidad, las distracciones (uso del teléfono móvil), la conducción negligente o temeraria y bajo los efectos de alcohol o las drogas.

También se controlarán los dispositivos de seguridad pasiva (cinturón de seguridad, sistemas de retención infantil o el casco), con el control periódico a los transportistas (tacógrafos).

En los estudios que dispone la jefatura provincial de Tráfico sobre los accidentes mortales de los tres últimos años aparecen dos elementos que se repiten: que los fallecidos conducían un turismo y que se produjeron por exceso de velocidad o velocidad inadecuada.

En esta mayor vigilancia el capitán Puerta explicó que la Guardia Civil está combinando el uso de sus vehículos oficiales con otros camuflados.

Más vigilancia en todas las franjas horarias

La presencia de la Guardia Civil en la zona occidental de la N-430 se notará en todas las franjas horarias, y todos los días, dependiendo de los niveles de circulación, además de en las operaciones especiales. “Vamos a mantener una presión constante”, subrayó el jefe del Subsector que pide más comprensión de los usuarios de esa vía, “todo lo que es seguridad conlleva molestias”, refirió. “Estamos haciendo controles y se nos están quejando los propios vecinos de estas travesías que piden más seguridad”, añadió.

La Guardia Civil cuenta con la colaboración de las fuerzas de seguridad ciudadana de las localidades afectadas, y de la Policía Local de Piedrabuena, como complemento al esfuerzo principal de la Guardia Civil. 

Manifestación el 15 de febrero “por una nacional digna y segura”

La respuesta a estas medidas es la movilización. Los representantes de los cerca de treinta municipios de Ciudad Real, Badajoz y Cáceres que forman parte de la plataforma vecinal que pide el arreglo de la se manifestarán el próximo 15 de febrero en Puebla de Don Rodrigo, informa Efe.

La manifestación se celebrará bajo el lema “por una nacional digna y segura”, y con ella pretenden que el Ministerio de Fomento actúe.

“Damos la bienvenida a cualquier medida para mejorar la seguridad, pero esto de aumentar la vigilancia nos parece insuficiente”, ha explicado a Lanza Venancio Rincón, alcalde de Puebla de Don Rodrigo y presidente de la plataforma de las localidades por las que discurre el tramo más sinuoso.