El Festival de Almagro será presentado en Nueva York, Bogotá, Londres y Berlín, y Colombia será el país invitado

Julia Yébenes Ciudad Real
Caballero (d) durante el encuentro con Ignacio García (2d)

Caballero (d) durante el encuentro con Ignacio García (2d)

El nuevo director del certamen, Ignacio García, ha sido recibido por el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, quien ha conocido los retos para que la muestra se instale en otros lugares de España y del mundo

El Festival de Teatro Clásico de Almagro tendrá más proyección internacional que nunca, con presentaciones en distintas capitales de América y Europa, y con Colombia como país invitado.

Según ha podido saber Lanzadigital.com, el nuevo director del certamen, Ignacio García, que este lunes se ha reunido con dirigentes provinciales y municipales en Almagro y Ciudad Real, tiene la intención de lanzar la muestra como referente mundial de la dramaturgia del Siglo de Oro.

El calendario que está diseñando García recoge la presentación de la 41ª edición del festival en abril en Almagro, un mes más tarde dará a conocer su contenido en Nueva York (EEUU) y Bogotá (Colombia), y en junio se presentará en Londres (Reino Unido) y Berlín (Alemania).

Igualmente, la próxima edición del certamen encajero, que se celebrará en el mes de julio en la localidad ciudarrealeña, tendrá un sabor latinoamericano, con Colombia como país invitado y su participación especial con tres compañías.

De la misma manera, el certamen encajero tendrá presencia en el Festival Internacional Cervantino (FIC), popularmente conocido como ‘El Cervantino’, de Guanajuato (México) y en el Festival de Teatro Español en Londres.

Así, García establecerá sinergias “entorno al patrimonio cultural y sus distintas formas de expresión”, tal y como declaró a este diario en una entrevista el pasado mes de octubre, frente a la posiblidad de impulsar la producción propia, la espina que le quedó pendiente a la anterior directora, Natalia Menéndez, que dejó las cuentas del certamen saneadas.

Respecto al público, también en clave internacional, García organizará distintas acciones para “estimular” la presencia de más espectadores de Argentina o México, países desde los que ya viajan más visitantes que desde comunidades españolas como Extremadura o La Rioja, así como también desarrollarán campañas para atraer a espectadores de Francia y Portugal y de otros países europeos.

Los retos

Precisametne, García ha explicado al presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, éstos y otros retos que plantea el nuevo equipo que tienen que ver con la firme voluntad de que el Festival se instale en otros lugares de España y del mundo.

El presidente de la Diputación, según una nota difundida por la institución, no sólo aplaude esta estrategia, sino que la comparte plenamente porque va en la línea del trabajo que viene desarrollando la institución provincial en el ámbito de la promoción económica en torno al sector del turismo.

Caballero, que ha estado acompañado por el vicepresidente David Triguero, ha puesto la institución que preside a disposición del Festival de Almagro para seguir colaborando en el marco de una decidida apuesta por la cultura y la riqueza que se genera en torno a ella, en este caso como consecuencia de la celebración de un evento importante y consolidado.

En concreto, la Diputación aporta al Festival como patrono una ayuda que en la pasada edición se ha cifrado en 81.000 euros, así como 21.000 que se aportan mediante la adquisición de entradas y otros 100.000 euros que se invierten en una campaña de publicidad del Festival en medios de comunicación y otros soportes de difusión. Ofrece, además, las instalaciones del Palacio de Valdeparaíso de forma gratuita.

El dramaturgo madrileño Ignacio García ha explicado, por su parte, que recibe el testigo con ilusión y entusiasmo destacando la herencia recibida.

Ha resaltado la importancia que tiene que en España y en el mundo se conozca el Festival de Teatro Clásico decano del país. Y también ha conferido especial importancia a que se favorezca la convivencia internacional y local en torno al Siglo de Oro y el patrimonio que atesora la villa encajera y su festival.