Reacciones físicas

F. Javier Soria Ciudad Real

Buena pregunta si somos capaces de reconocer lo que nos está sucediendo, si somos capaces de aceptar el problema y aprendemos del error. Un defecto que conforma nuestra casi perfecta naturaleza es que el cerebro no lo podemos separar del cuerpo como tal, es imposible. Cuerpo y mente forman una unión casi indisoluble, por lo que cualquier asunto afecta a los dos planos. Por lo tanto, debemos buscar situaciones de equilibrio a partir del propio desequilibrio diario. Me explico. Si padecemos cualquier dolencia, descartada la enfermedad física, sería bastante positivo ser capaces de identificar qué es lo que nos está produciendo tal conjunto de síntomas.

De todos es sabido que nuestro cuerpo reacciona de inmediato en función de las exigencias que nos impone la propia vida y el desgaste del tiempo. Esta situación es del todo normal y hay que aceptarla al cien por cien. Si a esto le sumamos la forma de vida que llevamos y los problemas que nos echamos en la mochila, el incremento de esas alteraciones físicas está asegurado. Pero es bueno preguntarnos algo… Si sabemos qué es lo que nos produce esos síntomas que a veces, muchas veces, no podemos controlar, ¿por qué nos dejamos llevar por esas situaciones, por irreversibles que sean, sabiendo las consecuencias finales tan molestas y dolorosas?. Buena pregunta si somos capaces de reconocer lo que nos está sucediendo, si somos capaces de aceptar el problema y aprendemos del error. Un defecto que conforma nuestra casi perfecta naturaleza es que el cerebro no lo podemos separar del cuerpo como tal, es imposible. Cuerpo y mente forman una unión casi indisoluble, por lo que cualquier asunto afecta a los dos planos. Por lo tanto, debemos buscar situaciones de equilibrio a partir del propio desequilibrio diario. Me explico. Si padecemos cualquier dolencia, descartada la enfermedad física, sería bastante positivo ser capaces de identificar qué es lo que nos está produciendo tal conjunto de síntomas. Estos síntomas afectan al plano físico y posiblemente remitan cambiando cosas que seguro, estamos haciendo mal. El estado de conciencia nos ayudará a darnos cuenta de qué estamos hablando. El stress es uno de los grandes males del momento junto a la enorme estimulación que recibimos diariamente. Nos estamos acostumbrando al constante martilleo de información y exigencias que debemos cumplir. Pienso que es uno de los grandes males del momento y creo que vamos a más. La reflexión viene por aquí… Creo que consumimos mucho más café y psicofármacos, drogas de todo tipo y los servicios de urgencias no dan abasto a tanto. Las consecuencias ahora empiezan a verse, pero dentro de un tiempo, habrá nuevas enfermedades físicas y del pensamiento que etiquetemos como grandes lacras del momento. Somos muy esclavos de los horarios, nos hemos metido en grandes hipotecas y prácticamente nunca andamos. El coche es nuestra casa y vivimos enganchados a un celular o móvil… Es para tener ansiedad.