Este miércoles se abre el plazo para solicitar ayudas a la formación de personas ocupadas dotadas de 12,7 millones

Lanza Toledo
La convocatoria tiene como finalidad atender las necesidades de productividad y competitividad del tejido productivo

La convocatoria tiene como finalidad atender las necesidades de productividad y competitividad del tejido productivo

El Gobierno regional publica este martes en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la convocatoria de formación profesional para el empleo dirigida a personas ocupadas. El plazo de presentación de solicitudes arrancará este miércoles, para a convocatoria de 2018, y se extenderá hasta el hasta el 12 de septiembre de 2018.

La convocatoria que cuenta con una dotación presupuestaria de 12,7 millones de euros para los ejercicios de 2018 y 2019 y que, sólo este año supondrá la realización de 733 cursos que beneficiarán a casi 11.700 trabajadoras y trabajadores.

En nota de prensa, el Ejecutivo autonómico ha indicado que la convocatoria, que tiene como finalidad atender a las necesidades de productividad y competitividad del tejido productivo, y a las posibilidades de promoción profesional y desarrollo profesional de los trabajadores, tiene en cuenta las especialidades consideradas prioritarias según el Informe de prospección y detección de necesidades formativas 2017, realizado por el Servicio Público de Empleo Estatal.

Programas transversales

En el marco de esta Resolución, podrán desarrollarse programas de formación transversales, compuestos por acciones formativas dirigidas a la adquisición de competencias válidas para varios sectores de la actividad económica, así como programas sectoriales vinculados a la obtención de certificados de profesionalidad, y programas de cualificación y reconocimiento profesional para completar la cualificación iniciada mediante procedimientos de evaluación y acreditación de competencias.

Para garantizar el acceso a la formación de las personas trabajadoras con mayores dificultades para acceder y mantenerse en el mercado de trabajo, tendrán prioridad para participar en las acciones formativas las mujeres, los mayores de 45 años, las personas con necesidades formativas especiales y las víctimas del terrorismo y de la violencia de género, así como las personas pertenecientes a sectores en crisis o reconversión y con baja cualificación, y personas desempleadas de larga duración, con poca cualificación, o jóvenes que hayan abandonado de forma temprana el sistema educativo y personas en riesgo de exclusión social.