El Gobierno regional ha reducido más de la mitad el periodo medio de pago a proveedores en tres años

Lanza Toledo
Juan Alfonso Ruiz Molina, consejero de Hacienda y Administraciones Públicas

Juan Alfonso Ruiz Molina, consejero de Hacienda y Administraciones Públicas

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha reducido más de la mitad el periodo medio de pago a proveedores en tres años, pasando de abonar las facturas en 37 días en enero de 2015 a hacerlo en 17 días en el mismo mes de este año.

El Ministerio de Hacienda y Función Pública ha publicado este miércoles los datos sobre el periodo medio de pago a proveedores de las comunidades autónomas correspondientes al pasado mes de enero, ha informado la Junta en nota de prensa.

De acuerdo con los datos oficiales del Ministerio de Hacienda y Función Pública, Castilla-La Mancha en enero abonó las facturas a sus proveedores en 17 días, lo que supone que en tres años el Gobierno regional ha reducido en 20 días el periodo medio de pago, ya que en enero de 2015 este indicador ascendía a 37 días.

Las mejoras en la gestión de la tesorería que introdujo el Ejecutivo de Emiliano García-Page al inicio de la legislatura continúan así dando sus frutos, lo que repercute de forma directa en los proveedores de la Administración regional y refleja el control de las finanzas públicas.

En este sentido, cabe recordar que el Gobierno de Castilla-La Mancha abonó las facturas a sus proveedores durante 2016 y 2017 en prácticamente la mitad de días que la media nacional, consiguiendo, también, reducir en diez días el periodo medio de pago de un año a otro.

Así, según los datos oficiales del Ministerio de Hacienda y Función Pública, durante el año 2017 el periodo medio de pago a proveedores de la Administración regional fue 12 días inferior a la media nacional, mientras que en 2016 la diferencia respecto al conjunto de comunidades autónomas fue de 19 días menos.

Durante el año pasado, además, el Gobierno regional consiguió el mejor dato de pago a proveedores desde que hay registro, que fue de 6,76 días en septiembre, mes en el que Castilla-La Mancha se situó como la Comunidad Autónoma de régimen común que más rápido abonó las facturas a sus proveedores.