La Junta prevé seguir recuperando los cotos sociales de caza tras consolidarse los de Alpera y Sevilleja de la Jara

Lanzadigital.com Toledo
Imagen de un coto donde se promoverá la perdiz roja / Lanza

Imagen de un coto donde se promoverá la perdiz roja / Lanza

La previsión pasa ahora por poner en marcha algunos en la provincia de Ciudad Real, donde ya había "una tradición y una aceptación importante dentro del territorio"

El Gobierno de Castilla-La Mancha tiene la intención de seguir restaurando la figura de los cotos sociales de caza toda vez que ya están funcionando de nuevo en los casos de Alpera y Sevilleja de la Jara.

El director general de Política Forestal y Espacios Naturales del Gobierno autonómico, Rafael Cubero, ha explicado a Europa Press que la última modificación de la Ley de Caza planteada por el Ejecutivo de Emiliano García-Page planteó la necesidad de fomentar la caza social, no sólo la recuperación de los cotos sociales, sino además mediante la creación de zonas colectivas de caza.

La figura de los cotos sociales existía en la ley del 93, y fue la ley de 2012 con Gobierno del PP la que suprime esta figura, ahora recuperada “con totalidad del consenso de asociaciones conservacionistas y titulares cinegéticos”.

“Incluso con el consenso político, porque de las enmiendas establecidas en contra de esta ley en su tramitación no figuraba erradicar la caza social, con lo cual, parece que la caza social y la figura de los cotos sociales ha sido reinstaurada para quedarse”, asegura.

Con un año de vigencia de la ley ya se han aprobado dos cotos sociales puestos en marcha en 2018. Así, el primero fue el de Sevilleja de la Jara, y este año se ha abierto un nuevo coto en Alpera, con lo que se restaurarán dos cotos sociales. En 2011 había seis cotos de este tipo, y la intención ahora es “seguir en el camino de ir restaurando en función de la demanda estas figuras de caza social”.

La previsión pasa ahora por poner en marcha algunos en la provincia de Ciudad Real, donde ya había “una tradición y una aceptación importante dentro del territorio”.

Entiende Cubero que esta figura está blindada ante posibles intentos de acabar de nuevo con ella. “El sector está a favor del fomento de la caza social. Ni siquiera en la propuesta del PP para la modificación de la ley de caza volvían a proponer eliminarla. En una región eminentemente rural y donde la actividad cinegética tiene tradición y connotación cultural sería deseable erradicar el debate político”, ha defendido.

Se trata de “una figura muy atractiva” y más ahora que su puesta en marcha “quedaba relegada a la aprobación del reglamento”. La modificación de la ley permite además instaurar las zonas colectivas de caza y adecuarlas en determinadas zonas de territorio donde no se podían implantar. “Estas figuras tienen beneficios sociales importantes, están dedicadas a asociaciones de cazadores y otras que no persiguen la caza comercial y ya van a poder disfrutar de estos beneficios fiscales en este mismo año, en este mismo periodo hábil”.