El pintor malagueño Antonio Cantero gana el Concurso de Pintura Rápida San Bartolomé de Piedrabuena

Aníbal B. C. Piedrabuena
Se trata de uno de los certámenes más importantes de la región por la cuantía de los premios que se reparte / A. B. C.

Se trata de uno de los certámenes más importantes de la región por la cuantía de los premios que se reparte / A. B. C.

El artista gaditano Paco Rojas se alzó con el Primer Premio

El pintor malagueño Antonio Cantero Tapia ha sido el ganador de la XX edición del concurso de pintura rápida ‘Ermita de San Bartolomé’, dotado con un premio en metálico de 900 euros y un grabado del pintor ciudarrealeño Pedro Castrortega.

Antonio Cantero logró el reconocimiento del jurado que le otorgó el premio especial del certamen, patrocinado por el Ayuntamiento de Piedrabuena.

El primer premio del concurso, que está dotado con un premio en metálico de 600 euros y un grabado del pintor Pedro Castrortega, recayó en el pintor gaditano Paco Rojas.

El segundo premio de este certamen, uno de los más importantes que se convocan en Castilla-La Mancha por la cuantía de los premios que reparte, lo obtuvo el pintor ciudarrealeño Orencio Murillo, que recibió un galardón en metálico de 350 euros.

Junto a ellos, también fueron objeto de adquisiciones las obras de pintores como Feliciano Moya, Julio Gómez Mena, Miguel Ángel Medina Plaza, Antonia Valero Orobio, Piedad Santamaría Pacual, Tomás Ménedez, Bai Tomás Ibáñez y Richard García Rodrigo.

En categoría infantil, el primer premio del certamen fue a manos de Azariz Navas Valero, mientras que el segundo premio lo alzó Graciela Fernández.

La entrega de los premios contó con la presencia del alcalde de Piedrabuena, José Luis Cabezas, de la concejal de Cultura del consistorio, Isabel Herrera, del pintor Pedro Castrortega, y del presidente de la Hermandad de San Bartolomé, Antonio García.

García, tras la entrega de los premios, destacó el nivel que el certamen ha alcanzado a lo largo de las veinte ediciones que se han celebrado, por el que, dijo, “han pasado grandes y reconocidos pintores que han dejado plasmado su particular visión sobre un ermita con más de 500 años historia como es la de San Bartolomé y un pueblo tan singular como Piedrabuena”.