La revuelta del Campo de Montiel

Javier Doménech*
Paisaje del Campo de Montiel / Archivo

Paisaje del Campo de Montiel / Archivo

Los territorios lastrados por la despoblación, juntos, empezamos a decir "basta". El hartazgo por la falta de políticas públicas para paliar la sangría demográfica y el alarmante déficit en infraestructuras están en la base de la reivindicación que abanderamos.

Será por Abril. En primavera.

Las plataformas Teruel Existe y Soria Ya promueven una manifestación en el corazón de Madrid a la que ya se han adherido una veintena de colectivos rurales de todo el país.

Y, como no puede ser de otra manera, los paisanos de Sancho habitadores de la comarca del universal, antiguo y conocido Campo de Montiel,  allí estaremos Dios mediante, con permiso de la autoridad. Lo impida o no el tiempo.

Nos unimos, gustosos, a la invitación lanzada por Teruel Existe y Soria Ya porque compartimos un objetivo: somos también parte de la España vaciada.

Los territorios lastrados por la despoblación, juntos, empezamos a decir “basta”. El hartazgo por la falta de políticas públicas para paliar la sangría demográfica y el alarmante déficit en infraestructuras están en la base de la reivindicación que abanderamos.

El objetivo es aglutinar los máximos esfuerzos posibles de cara a visibilizar lo que consideramos un problema nacional y, por tanto, de Estado: el abandono del medio rural y el impacto negativo que acarrea el proceso de despoblación, que sigue sin ser frenado a la vista de las estadísticas de población.

Paisanos de Sancho, desde el Campo de Montiel, nos sumamos al manifiesto de Teruel Existe y Soria Ya porque la unión hace la fuerza y porque hemos llegado a un extremo de despoblación que requiere de voluntad política y acciones inmediatas  para desarrollar nuestras comarcas.

Es hora pues, ya, de que la España rural interior alce su voz al unísono para exigir el respeto y la justicia que merece;  como “pueblo” soberano que somos y del que emanan los poderes, según contempla nuestra Constitución. Y es la base de nuestro sistema democrático: la igualdad de todos sus ciudadanos.

Los pueblos se mueren mientras nuestros gobernantes hablan mucho pero poco o nada hacen. La España agropecuaria, la que produce los alimentos, la que custodia el medio ambiente, agoniza.

Pero aún quedamos gentes valientes y dignas en ellos, habitándolos. Manteniendo y conservado el legado “no escrito” heredado de nuestros padres y abuelos. Y estamos determinados a no seguir siendo españoles de segunda o tercera categoría, simplemente por haber elegido libre y conscientemente vivir en el medio rural con los pies en el suelo y las raíces  hundidas en la tierra que nos vio nacer. Contribuyendo como los primeros.

Y así queremos que siga siendo en generaciones venideras.

La lucha de la España vaciada, que no de la España vacía, ahora sí, ha comenzado. Y el Campo de Montiel, los paisanos de Sancho de La Mancha Baja, estaremos en ella.  Codo con codo en Madrid por primavera, después o cuando y donde sea menester, junto a nuestros paisanos de Aragón, Castilla-León, Extremadura,  Andalucía, Asturias, Galicia… Y de todos aquellos que un día tuvieron que dejar sus pueblos y hoy viven en la capital pero  los añoran  y abrigan la esperanza de, si es posible, poder regresar algún día

¡¡En Madrid nos vemos!! Todos los campomontieleños de bien que se quieran sumar y a los que invitamos.

Por primavera. Que es cuando los trigos encañan y están los campos en flor.

*Javier Doménech García es vicepresidente de la Asociación Paisanos de Sancho; socio fundador de la Plataforma Campo de Montiel Histórico Origen del Quijote; miembro de la Asociación Amigos de Campo de Montiel y la Plataforma Sí a la Tierra Viva; codirector y copropietario del hotel rural La Casona del Abuelo Parra de Villanueva de los Infantes