Empresarios, expertos en patrimonio y autoridades trazan una “hoja de ruta” para la comarca de Almadén con motivo del encierro

Lanza Almadén
Pancarta alusiva al futuro de Almadén en la galería en la que se rueda 'El encierro' / Lanza

Pancarta alusiva al futuro de Almadén en la galería en la que se rueda 'El encierro' / Lanza

Las Minas de Almadén han acogido en los últimos días varias mesas redondas para aglutinar las reivindicaciones de la comarca con motivo del encierro de 11 personas por un proyecto cinematográfico. Los encierros sirvieron para trasladar demandas laborales cuando las minas estaban en activo y hoy los vecinos recurren a su simbología para exigir un futuro

Expertos en patrimonio, alcaldes y empresarios de la comarca de Almadén han celebrado en los últimos días varias mesas redondas en el fondo de la mina con motivo del encierro de 11 personas por un proyecto cinematográfico.

Desde el pasado 30 de junio de 2019, un equipo está encerrado en la primera planta de las Minas de Almadén, tal y como fue el encierro que hubo hace 35 años, con el objeto de dar visibilidad a la comarca de Almadén y reivindicar acciones urgentes para la comarca.

Según explican en nota de prensa, el encierro surge como una iniciativa que intenta rescatar el espíritu de los encierros mineros del 79 y del 84, solo que en esta ocasión tiene dos vertientes, una vertiente cinematográfica que pretende documentar el encierro bajo la forma de documental cinematográfico y otra parte reivindicativa.

De la misma forma que en aquellos encierros los mineros reivindicaban mejoras laborales y salariales para los mineros, en este encierro los participantes reivindican necesidades perentorias para la comarca de Almadén y utilizan la mina para darle mayor simbología.

Difusión a las reivindicaciones

Una vez terminadas las reuniones de cada una de las mesas, se redactará un resumen de las reivindicaciones que se hayan fijado y se intentará hacerlas llegar a las autoridades pertinentes y darles la mayor difusión posible. El objetivo es elaborar una “hoja de ruta”.

Paralelamente, existen acciones de apoyo y divulgación, como la concentración diaria que hay cada tarde en la boca del Pozo de San Teodoro para manifestar su apoyo a los encerrados. En el encierro están viviendo en unas condiciones muy similares a las de los encierros originales y están subsistiendo gracias a la colaboración de los vecinos de la Comarca que, con sus aportaciones altruistas de alimentos, enseres, etc., hacen posible esta experiencia.