Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
03 marzo 2024
ACTUALIZADO 18:00
  • Ciudad Real
  • El Campo
  • Toros
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Vídeos
  • Semana Santa 2024
  • Carnaval 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Calma y conocimiento para salvar vidas

Reproducir
Jorge Navarro, de Cruz Roja, preparando el inicio de una RCP / J. Jurado
Juan Carlos Chinchilla / CIUDAD REAL
Jorge Navarro, formador de Socorro de Cruz Roja, ofrece unas pautas básicas de primeros auxilios para asistir a una persona que no respira o cuyo corazón ha dejado de latir con el objetivo de mantenerla con vida hasta la llegada de asistencia médica. Maniobras sencillas que no siempre se realizan bien tanto por desconocimiento como por su errónea representación en cine y televisión

A cualquiera le puede ocurrir. Anda tranquilamente por la calle y de repente al girar una esquina se encuentra a alguien en el suelo, o de repente alguien cerca empieza a encontrarse mal y se desploma. ¿Y qué hacer entonces? Si la impresión y los nervios te dejan, pueden sobrevolarte escenas de reanimaciones en la televisión y tratar de imitar lo que has visto en tantas películas. ¿Pero lo haremos bien? ¿Cómo se ejecuta una reanimación cardiopulmonar (RCP)?

Para responder esta pregunta atiende a Lanza el referente provincial de Socorro de Cruz Roja Ciudad Real, Jorge Navarro, con casi dos décadas de experiencia en UVI móvil y bombero, que invita a la ciudadanía a asistir a cualquiera de los cursos de primeros auxilios que organiza periódicamente Cruz Roja.

Navarro explica que la sociedad en general no está tan preparada como debería en primeros auxilios. Afortunadamente en los centros educativos se está avanzando poco a poco y, sobre todo al final del curso escolar, realizan muchas actividades en los colegios e institutos de la provincia. Aunque considera que quizás esta temática debería estar más presente en los currículos escolares. Por otro lado, a nivel laboral, en algunos centros de trabajo por la normativa de prevención de riesgos laborales se exige la realización de cursos de RCP. Pese a estos avances, todavía es escasa la formación de la ciudadanía en general en auxilio.

¿Cómo se actúa? Lo primero, indica Jorge Navarro, es algo que no se puede estudiar ni se puede practicar: mantener la calma. “Si tú mantienes la calma, incluso para los profesionales, se resuelven los problemas”. En una situación de emergencia hay quien por la impresión se queda quieto, no hace nada, ni bueno, ni malo, hay quien actúa, bien o mal…

Jorge Navarro Cruz Roja JJ 4
Jorge Navarro / J. Jurado

Cadena de supervivencia

“Lo mínimo que hay que hacer es pedir ayuda”, sería ese el primer eslabón de la ‘cadena de supervivencia’. “Si logramos mantener todos los eslabones de esa cadena, tenemos más de un 80 por ciento de salvar a la persona”, detalla Navarro.

El primer eslabón es avisar y pedir ayuda llamando al 112. En la llamada hay que ser claro. “Es como hablar un ciego, hay que explicar muy bien dónde estás y cómo se encuentra la persona para la que solicita ayuda, porque ya ha pasado más de una vez que se indica un lugar que no es”.

El segundo eslabón es la reanimación cardiopulmonar. Hay que ejecutar las maniobras que ahora detallaremos para mantener con vida a la persona durante los cuatro-cinco minutos que de media suele tardar la ayuda médica en llegar al punto indicado.

El tercer eslabón de la cadena es el soporte vital avanzado, con sus profesionales sanitarios, su medicación y sus aparatajes. Y la última parte de la cadena es el hospital.

Los dos primeros eslabones corresponden al ciudadano de a pie. Navarro aconseja mantener la calma, llamar al 112 y dar con precisión ubicación y una escena de la situación. Después sería el momento de aplicar los primeros auxilios. “En la RCP, con mis manos voy a mantenerlo con vida, es como si lo tuviera conectado a un aparato y haciéndole funcionar el corazón lo que hago es mantener el riego sanguíneo por todo el cuerpo durante los minutos que tarde en llegar la ayuda médica”.

Para entender con precisión las maniobras, aconsejamos la visualización del vídeo grabado para el presente reportaje y que puede encontrase en la web de lanzadigital.com y en el canal de Youtube de Lanzadigital.

Comprobaciones

Explica Navarro que una persona inconsciente en el suelo se puede morir sola si no se mueve al relajarse su lengua y tapar la vía aérea. Excepto si se ha caído por un tercero, porque tendría otras lesiones más graves, habría que manejar a la persona para desbloquear esa vía. “Hay que realizar la maniobra frente-mentón. Pongo la mano en la frente, del mentón le levanto la cabeza hacia atrás para dejar la vía aérea libre. Lo suyo sería en ponerlo en posición lateral de seguridad. Inclinado de un costado, la lengua no taparía vía aérea y si vomita, lo haría para un lado”.

Luego se podría mirar si tuviera algún objeto en la boca. Si es fácil sacarlo, adelante. Si no, los nuevos protocolos indican que se deje para evitar complicaciones.

El siguiente paso es fundamental. Comprobar que la persona está respirando. Se tienen que dar las tres claves: ver, oír y sentir. “Si pongo mi oreja en su boca, estoy oyendo si respira, y si miro hacia el pecho y pongo la mano, estoy viendo si sube o baja y lo estoy notando. Tienen que funcionar las tres cosas. Cualquiera de las tres que no funcione, ya nos dice que su respiración no es buena”, explica Navarro.

“Si no tiene respiración, ya no voy a buscarle el pulso. Además, comprobar el pulso es complicado en situación de estrés. En todo caso nos iríamos a una arteria grande, la más fácil es en el hueco del cuello y la tomaríamos con dos dedos que no sean el pulgar”, detalla el formador.

RCP

Aun así, si no respira, lo inmediato es iniciar la RCP. Primero habría que quitar la ropa para ver dónde se va a trabajar. En la línea del esternón, a la altura de la línea del pezón, situaremos el talón de la mano. “Si ponemos toda la mano a lo mejor puedo afectar a parte de las costillas, aunque en la RCP siempre hay riesgo de afectar a las costillas. En situaciones de estrés es difícil hacer una RCP bien y si estás tirado en la calle, peor todavía”.

Después, se entrelazan dedos con la otra mano y comenzarían las compresiones. En este punto Navarro subraya la importancia de que la persona esté sobre una superficie firme. “Si se realizan en una cama, toda la persona baja, el colchón absorbe la compresión y no hacemos nada”. La mejor opción es en el suelo y el reanimador de rodillas.

“Las compresiones serían con fuerza dejando caer mi cuerpo. En las películas se ven que flexionan los brazos, y así no se hace fuerza para bajar la zona tratada entre los cuatro y cinco centímetros necesarios, que es mucho”, indica el formador de Cruz Roja, que añade que el tradicional ritmo del ‘Stayin’ alive’ o la ‘Macarena’ ha quedado lento y ahora se recomiendan entre 100-120 compresiones por minuto.

Lo ideal serían tandas de treinta compresiones y dos insuflaciones y reevaluar el estado del afectado cada dos minutos. Respecto a las insuflaciones, la reanimación respiratoria, Navarro explica que mucha gente es reacia y más tras la pandemia. Las insuflaciones serían aconsejables, pero los protocolos solo exigen ya las compresiones torácicas porque se ha comprobado que con ellas se “espachurran” el corazón y los dos pulmones, y con ese movimiento pulmonar ya circularía el aire.

En todo caso, serían dos insuflaciones tapando la nariz. “Si no entra aire no insisto, no hago tres o cuatro insuflaciones. Haría las dos y continuaría con comprensiones”, concreta Navarro.

La reevaluación del estado tras una tanda de compresiones sería de nuevo, tras la maniobra frente-mentón, ver, oír y sentir que respira. En caso contrario, habría que continuar con la RCP hasta la llegada de la ayuda médica.

Navarro apunta que en estos casos sería sensacional contar con un desfibrilador. Cada vez hay más de estos aparatos en pabellones deportivos y centros educativos de la provincia y es un guía inmejorable para la reanimación, ya que marca los tiempos para cada maniobra, indica cuándo reevaluar y avisa de la necesidad de una descarga eléctrica que reanime el corazón.

El formador de Cruz Roja incide en la importancia de la RCP porque mantiene el corazón funcionando. “Cada vez que espachurramos el corazón reparte sangre por el cuerpo y cuando lo soltamos la recoge. Con lo cual hace todo el recorrido y estamos manteniendo regado de sangre ese cuerpo a la espera de la llegada de la ayuda médica”.

¿Y si en vez de un adulto hay que auxiliar a un bebé o a un niño? “La diferencia radica en la fuerza a aplicar. A un bebé las compresiones serian con dos dedos y hasta los ocho-diez años se trabajaría con una sola mano”. Además, al bebé se le podría sujetar con la otra mano y no se realizaría en este caso la maniobra frente-mentón porque afectaría a su tráquea.

Jorge Navarro Cruz Roja JJ 1
Jorge Navarro / J. Jurado

Obstrucción respiratoria

Otra situación de emergencia habitual que puede encontrarse cualquier ciudadano es una obstrucción de la vía respiratoria por atragantamiento. En estos casos, el afectado tiende a toser “y hay que animarlo a que tosa para propiciar la expulsión de lo que causa el atragantamiento”, explica Navarro.

Si no se expulsa el objeto, la segunda medida a tomar es inclinar al afectado hacia adelante y darle golpes en la escápula (entre los omoplatos). Si los golpes se dieran con la persona erguida conseguiríamos el efecto contrario al deseado, el objeto se introduciría más. “Daríamos cinco golpes en la escápula y si no funciona, ejecutaríamos entonces la maniobra de Heimlich: pondríamos el puño donde terminan las costillas, en el diafragma. Cubrimos el puño con la otra mano y hacemos un movimiento hacia dentro y hacia arriba. Este movimiento espachurra el pulmón, echando el aire, y a no ser que esté muy clavado el objeto, debería salir”.

En el caso de que no haya éxito y el afectado se desmaya y deja de respirar, habría que proceder a una reanimación cardiopulmonar tras solicitar ayuda médica.

Cursos

Estas acciones son una pequeña muestra del amplio contenido de los cursos de primeros auxilios que pueden organizar organizaciones como Cruz Roja u otras como Protección Civil. Jorge Navarro anima a inscribirse a algunas de estas acciones formativas que periódicamente programa la organización y aprender conceptos sencillos que en el momento más inesperado dado pueden salvar vidas.

Noticias relacionadas:
Recogida solidaria Ángel Andrade Puertollano
Una de las acciones formativas de Cruz Roja en Valdepeñas / Cruz Roja Valdepeñas
Cruz Roja sensibiliza al alumnado de La Solana por el Día Mundial de los Humedales
Cruz Roja recoge muestras de agua en un río / Europa Press
Talleres Empleo Calzada de Calatrava Cruz Roja
Blanca Suárez, José María Celis, Marta Arteta, Encarnación Luque, Agustín Real y un voluntario.
Cerrar