La actividad de la venta ambulante en el mercadillo de La Granja volverá el sábado 6 de junio, si todo sigue los cauces previstos y no hay contratiempos

Fran Solís Ciudad Real
Mercado de venta ambulante en La Granja / Elena Rosa

Mercado de venta ambulante en La Granja / Elena Rosa

El Ayuntamiento de Ciudad Real, a través de la Concejalía de Consumo, y según las conclusiones a las que se han llegado en los diversos encuentros mantenidos con los sectores implicados, ha acordado que se instalen un total de 36 puestos dentro del mercadillo, todos los relacionados con el sector de la alimentación, al ser considerados como productos de primera necesidad.

El próximo sábado 6 de junio, una vez que la provincia de Ciudad Real entre dentro de la fase 2, volverá la actividad al mercadillo que tradicionalmente se instala en el recinto ferial La Granja de Ciudad Real. La concejala de Igualdad de Género, Consumo y Atención al Ciudadano, Ana Belén Chacón, explica que la venta ambulante en este espacio se retomará siempre y cuando “se sigan los cauces previstos y la situación sanitaria continúe con su mejoría y no empeore”.

Para tal fin, se van a establecer una serie de medidas de seguridad dentro del recinto. Así, se van a instalar vallas que limiten y cierren el perímetro del mercadillo. También se va a instalar una puerta de entrada y otra de salida para poder controlar mejor el acceso y se asegurará la distancia entre los comerciantes de cada puesto y los consumidores. Asimismo, y según indica Chacón “se ha decidido dejar un espacio libre entre puesto y puesto para controlar mejor la distancia de seguridad. De esta manera, en el espacio donde antes se colocaban tres puestos, ahora habrá dos”.

El horario de apertura y cierre también se va a ver modificado con el fin de extremar las medidas de seguridad con motivo de la Covid-19. Así, en un primer momento, el mercadillo abrirá sus puertas todos los sábados a partir del 6 de junio desde las 9 de la mañana hasta la una de la tarde.

Por otra parte, Chacón señala que “desde el Ayuntamiento estamos en conversaciones con responsables de la Policía Local de Ciudad Real, de Protección Civil y con el personal de seguridad para que durante la apertura del mercadillo estén presentes en el mismo y puedan así controlar el cumplimiento de las normas establecidas”.

Para la concejala de Consumo, lo primordial es “la seguridad sanitaria, la de los ciudadanos y la de los vendedores”, por lo que “se van a seguir las indicaciones que se hagan desde Sanidad”. Por todo ello, llama a la cautela y a la responsabilidad de los clientes y vendedores para que respeten las normas establecidas y todo transcurra dentro de los cauces deseados.

Por último, Chacón, recalca que una vez que la capital vaya avanzando en las fases de desescalada, se irán incorporando al mercadillo los puestos de polivalencias que  suelen vender sus productos cada sábado.