El septuagenario acusado de abusar de siete menores en Almagro reconoce que lo hizo

Belén Rodríguez Ciudad Real
El acusado a la salida de la Audiencia Provincial esta mañana / Clara Manzano

El acusado a la salida de la Audiencia Provincial esta mañana / Clara Manzano

La confesión ha simplificado el juicio en el que el fiscal jefe ha mantenido la petición de 49 años de prisión por abuso sexual y prostitución de chavales de entre 12 y 15 años. La defensa considera que no hay delito de prostitución y pide “penas menos excesivas”

M.D.G., el septuagenario de Almagro acusado de abusar de al menos siete menores en esa localidad entre 2014 y 2015, lo ha reconocido casi todo este martes en el juicio ante la Audiencia Provincial. Como en la instrucción ha admitido que abusó de chavales de entre 12 y 15 años, pero ha negado que intentara tocar a una niña, hermana de unos de los denunciantes.

La confesión ha simplificado el juicio, en el que el fiscal jefe de Ciudad Real Luis Huete ha mantenido la acusación por delitos de abuso sexual, algunos con acceso carnal a menor de 13 años, y prostitución y no ha rebajado sustancialmente la petición de penas: cuarenta y nueve años para un hombre que ya ha cumplido los 74. “Son tan altas porque el hecho de hacerle una felación a un menor de 13 años es un hecho muy grave, y más cuando se trata de hechos repetidos, en este caso nos movemos entre los ocho y los doce años de prisión”, ha explicado Huete.

“Penas menos excesivas”

El fiscal ha replicado así al abogado defensor Javier Nieto, que reclama “penas menos excesivas”, y que se absuelva al septuagenario del delito de prostitución, que lo considera conexo al de abusos. Nieto habla de “reconocimiento parcial”, puesto que niega haber intentado nada con la niña. En el caso de la menor el fiscal acusa por intento de abuso.

En el juicio, que se ha celebrado a puerta cerrada en la sección primera, se ha considerado probado que M.D.G. abusó de al menos seis menores durante el curso escolar a los que abordaba un parque y les invitaba ir a su casa.

El investigado se ganaba su confianza con regalos y juegos, dependiendo de la edad. O bien les invitaba a tomar un refresco o les proponía que se fueran para jugar a la consola. Una vez allí y tras ganarse la confianza de los chicos a veces con películas pornográficas empezaban las propuestas sexuales, bien por separado o en algunas ocasiones a dos chicos a la vez.

Felaciones a cambio de 10 euros

La fiscal del caso detalla en su escrito cómo durante el verano de 2015 el acusado le practicó decenas de felaciones a los chavales (a uno en concreto en veinte ocasiones) a cambio de dinero, entre diez y quince euros.