Dimite el presidente provincial de Vox y una gestora se hará cargo del partido

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Imagen de Casimiro Molina Flox, quien hasta ahora había ocupado la Presidencia de Vox en la provincia de Ciudad Real

Imagen de Casimiro Molina Flox, quien hasta ahora había ocupado la Presidencia de Vox en la provincia de Ciudad Real

El hasta ahora presidente presentó este domingo su renuncia al cargo al presidente nacional de Vox, Santiago Abascal, explicándole los "motivos familiares y laborales" que le habían llevado a tomar esta decisión.

A escasos dos meses de las elecciones generales y a tres de las locales y autonómicas, el presidente provincial de Vox en la provincia de Ciudad Real, Casimiro Molina Flox, presentó formalmente este domingo su renuncia al cargo orgánico del partido por “motivos laborales y familiares” al presidente nacional de la formación, Santiago Abascal, y este martes fue comunicada a los miembros de la Junta Directiva Nacional de Vox.

En declaraciones a Lanza, Molina Flox ha comentado que deja la formación política debido a “todo el esfuerzo” que le dedica, “incluso poniendo por delante  a mi familia y mi trabajo”. El ya expresidente, que llegó a la Presidencia de este partido en la provincia el pasado mes de julio, espera que de cara a las próximas elecciones municipales, sus compañeros de partido “sepan ganarse a la gente” para conseguir más votos en la provincia.

Después de que Molina Flox comunicara por carta a Santiago Abascal su decisión de abandonar la presidencia del partido en Ciudad Real, la Junta Directiva de Vox, reunida este martes en Madrid, decidió establecer una comisión gestora para encargarse del partido a nivel provincial.

Lo que de momento se desconoce es quién ocupará la ‘cabeza’ de dicha gestora. No obstante, algunas fuentes apuntan a que podría ser Ricardo Chamorro, expresidente provincial de Vox y candidato a la Alcaldía de Ciudad Real en las elecciones de 2015, quien pudiera ocupar dicho puesto, aunque aún no se ha confirmado.

Vox confirma que se presentará a las generales y en todas las CCAA

Por otro lado, el Comité Ejecutivo Nacional de Vox ha confirmado este martes que se presentará a las próximas elecciones generales del 28 de abril con candidaturas al Congreso y al Senado, así como en todas las Comunidades Autónomas de cara a los comicios autonómicos del 26 de mayo.

El partido presidido por Santiago Abascal ha señalado también que propondrá una reforma de los estatutos del partido para acabar con las primarias y dejar en manos de los órganos del partido la elección de los candidatos.

Hasta ahora, los estatutos de Vox preveían la celebración de primarias para la elección de todos sus cabezas de lista. Sin embargo, la dirección ha propuesto una modificación de su reglamento interno para eliminar este procedimiento que será sometida a votación de sus afiliados este sábado durante su Asamblea General Ordinaria.

En concreto, en la propuesta de nuevos estatutos, en el caso de los candidatos a elecciones generales (Congreso de los Diputados y Senado) y europeas (Parlamento Europeo), será el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) el encargado de aprobar la lista definitiva, previa consulta a los comités provinciales y de los comités de ciudades autónomas.

El Comité Ejecutivo Nacional estará formado por el presidente del partido, tres vicepresidentes, el secretario general, el tesorero y un número de vocales igual a la suma de los anteriores, elegidos por la Asamblea General, y sus acuerdos de adoptará por mayoría simple y en caso de empate decidirá el voto de calidad del presidente.

En el caso de los candidatos autonómicos, serán los Comités Ejecutivos Provinciales (CEP) quienes realicen la propuesta de candidaturas para las elecciones municipales y autonómicas, “al tener un conocimiento más directo de los mejores candidatos de su provincia”.

No obstante, será el Comité Ejecutivo Nacional el órgano que “revisará, modificará y en su caso aprobará la lista electoral definitiva”.

Según señala Vox, el objetivo es reforzar el papel de los equipos provinciales “con el claro objetivo de que se refuerce el papel de los afiliados”. “Al ser el órgano de contacto de los afiliados con el partido adquiere una mayor autonomía y capacidad. El CEP es quién mejor conoce a los miembros de la formación en las provincias y por ello será el encargado de proponer los candidatos”, ha argumentado.

Igualmente, la formación también ha aprobado una reforma del código ético para evitar la presencia en sus filas de personas “cuyo objetivo no sea otro que el trabajo para los ciudadanos” y ha señalado que se apartará a aquellas personas “que por aspiraciones desmedidas o malas intenciones puedan intentar acercarse a este partido” y se favorecerá “frente a los oportunistas o arribistas la selección de los mejores candidatos en base a los principios de capacidad y honradez”.

La formación que lidera Santiago Abascal ha enfatizado que se busca que los candidatos que representen al partido sean “los más adecuados por su formación y por su integridad”. En este sentido, alerta de que el rápido crecimiento que está experimentando, pasando en un año de 3.500 a más de 35.000 afiliados, “está atrayendo a personas que quieren servirse de las instituciones a través del partido”.

“Cada vez más españoles están confiando en Vox y no podemos defraudarles. Porque Vox no es un partido más, es una organización al servicio de España y no a hacer de España un servicio”, ha argumentado la formación.

Finalmente, el partido ha explicado que también pretende que el funcionamiento de la formación sea operativos con unas estructuras estables y ha argumentado que estos cambios también se deben a requerimientos realizado por el propio Registro de partidos políticos que, cada cierto tiempo, envía solicitudes a las diferentes formaciones para actualizar los Estatutos a las modificaciones legales. “Por lo tanto, los cambios introducidos responden a los principios de legitimidad y legalidad que asume una formación política como Vox”, ha señalado.