UPA solicita a la Consejería de Agricultura que prorrogue las ayudas agroambientales que terminan en el año 2019

Lanza Toledo
Campo de cultivo de ajo en Castilla-La Mancha, principal productora nacional / Anpca

Campo de cultivo de ajo en Castilla-La Mancha, principal productora nacional / Anpca

La organización agraria insiste en que los agricultores y ganaderos necesitan cobrar esta ayuda porque se quedarían un año sin posibilidad de cobrar; unas ayudas que son fundamentales para las explotaciones familiares de la región, ayudas como las de pastoreo, apicultura, o agricultura y ganadería ecológica

Debido a las perspectivas de la nueva PAC del periodo 2021/2027 y su entrada en vigor, desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha se ha solicitado a la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural que se amplíe el periodo de compromiso con las ayudas Agroambientales para aquellas que concluyen en el año 2019, mientras aparece el reglamento de transición.

Las ayudas Agroambientales tienen entre sus objetivos contribuir a la implantación y desarrollo de sistemas agrícolas y ganaderos compatibles con la protección y mejora del medioambiente, el paisaje y sus características, los recursos naturales, el suelo y la diversidad genética. Es decir, son importantes para las explotaciones familiares de miles de agricultores y ganaderos de la región, han indicado desde la organización agraria UPA.

Desde UPA destacan que son muchos los agricultores y ganaderos afectados por este tipo de ayudas que se quedan pendientes y concluyen sus compromisos en el año 2019; entre otras, agricultura y ganadería ecológica, pastoreo o apicultura para la biodiversidad.

Es bueno recordar que estas medidas están encuadradas dentro del Plan de Desarrollo Rural, PDR, de Castilla-La Mancha en el periodo comprendido entre los años 2014/2020, de ahí que UPA solicite a la Consejería la necesaria prórroga y el compromiso de la Junta de Comunidades para que amplíe el plazo de estas ayudas Agroambientales que concluyen en el año 2019.

Se trata de una medida que afecta a miles de agricultores y ganaderos de la región, cuyo trabajo es fundamental para la conservación del medioambiente, el fomento del empleo en las zonas rurales, entre otras cuestiones de relevancia; de ahí que UPA considere urgente una respuesta y un compromiso por parte de la Consejería.