César Antonio Molina: “La cultura es crítica y al poder sólo le gusta que lo adulen”

César Antonio Molina (La Coruña, 1952), que ofrecerá este sábado una conferencia dentro de los ‘Encuentros con Cervantes’ organizados por la Diputación provincial, fue ministro de Cultura y ha sido director del Instituto Cervantes entre los años 2004 y 2007. En 2005 el Gobierno francés le nombró Caballero de la Orden de las Artes y las Letras y es un reputado cervantista. Profesor de periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, ha publicado más de 50 obras como poeta, prosista y ensayista. En la actualidad dirige la Casa del Lector de la Fundación Germán Sánchez-Ruipérez. Su conferencia se titula ‘Cuando Don Quijote resucitó’.

PREGUNTA.- El título de su conferencia hace referencia a la resurrección del Quijote, ¿podría explicar en qué consiste esta resurrección?

RESPUESTA.- No se puede resumir en unas pocas líneas. Se refiere a la “resurrección” que tuvo al salir de la Cueva de Montesinos. Es un tema que viene de la antigüedad y la Edad Media, si se puede volver del más allá y, si es así, qué es lo que se vio allí.

P.- ¿Se está “haciendo justicia” a Cervantes en la celebración del cuarto centenario de su muerte?

R.- El aniversario de Cervantes se ha llevado a cabo a la española, es decir, sin hacerle el más puñetero caso. Mientras que el de Shakespeare se ha llevado a cabo a la inglesa, es decir, con infinidad de miles de actos no solo en su país sino en todo el mundo. Eso es una de las muchas cosas que nos diferencian a los españoles de los ingleses. Y luego nos quejamos. Por eso iniciativas como ésta son muy de agradecer.

P-. ¿Cuál es el estado de ánimo con el que el lector debe afrontar la lectura del Quijote?

R.- El Quijote es la expresión máxima del lector. El Quijote es un homenaje a los lectores, a aquellos lectores que no solo leen sino interpretan lo leído y se implican en lo que están leyendo. Cervantes se adelantó en siglos a las teorías ensayísticas de la recepción que tuvieron una influencia fundamental durante el siglo XX. Cervantes sigue siendo un contemporáneo nuestro, por eso es un clásico.

P.- Usted tiene experiencia política, ¿por qué cree que las relaciones entre la política y el mundo de la cultura son tan tortuosas?

R.- La cultura es crítica y al poder solo le gusta que lo adulen. No hay cultura sin manifestar las inquietudes y preocupaciones de los ciudadanos.