“Al 2019 le pido salud para que sigamos disfrutando del fútbol”

Chicastro Puertollano
Andrés Viñas da indicaciones a su equipo en el derbi Calvo Sotelo-Manchego / Foto: J. Jurado

Andrés Viñas da indicaciones a su equipo en el derbi Calvo Sotelo-Manchego / Foto: J. Jurado

Andrés Viñas, técnico del Calvo Sotelo, hace un balance positivo del 2018 y apela al trabajo para lograr cuanto antes la permanencia.

El año que está a punto de finalizar no será fácil de olvidar para la parroquia del Calvo Sotelo. Tras una temporada casi inmaculada y con el ascenso a Tercera División como guinda del proyecto, el equipo industrial navega en la categoría con el único objetivo de la salvación y, posteriormente, la consolidación. Fue difícil, sobre todo, en el aspecto mental, educar a un club y a una hinchada acostumbrada a tardes y tardes de gloria donde solo existía la victoria. Tras aterrizar en la nueva categoría, la adaptación pasó factura, pero Andrés Viñas, como cabeza visible del proyecto deportivo, supo encontrar esa estabilidad emocional para superar los momentos difíciles y disfrutar, con los pies en el suelo, de esas victorias que hoy han colocado al conjunto minero en la séptima posición de la tabla.

El balance a nivel general es positivo, sobre todo marcado por el ascenso a tercera, objetivo que perseguía el club. En la segunda parte del año empezamos una tercera difícil y compleja pero que supimos sobreponernos a la adversidad. El aficionado supo también está a la altura y entre todos hemos conseguido terminar el año de la mejor manera”, valoraba Andrés Viñas.

Analizando esa línea ascendente, el técnico reconocía que “el equipo ha ido de menos a más. El resultado es el reflejo de ello, pero el resultado no es la única vara de medir el buen trabajo. Por suerte o por desgracia, el fútbol es así y al final los resultados nos han acompañado”.

Con la permanencia encarrilada, para Viñas, pensar en el play off es como una utopía, por lo que aboga por tener los pies en el suelo. “Si nos centramos en aspectos diferentes a la permanencia no seríamos cautos ni tendríamos los pies en el suelo. El fútbol es traicionero y no tiene memoria. Solo hay que centrarse en cada partido y seguir sumando. A partir de ahí trataremos de enganchar al que esté por delante en la clasificación sin renunciar a nada”. Eso sí, reconocía que “la salvación está más cerca que al inicio de temporada. Trataremos de conseguirla con la mayor prontitud posible y, a partir de ahí, escalar posiciones en la tabla”.

Por último, a las puertas del nuevo año, el entrenador del Calvo Sotelo pedía “lo mismo de siempre; salud para disfrutar de lo que más nos gusta, el fútbol. Además, seguir formándonos y aprendiendo porque esto es un aprendizaje continuo para todos”.