Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
21 abril 2024
ACTUALIZADO 23:14
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
    • Festival 2024 Skating Eurovision / Elena Rosa
      Manolo Ruíz Toribio mostró sus trabajos de fotografía / Elena Rosa
      Todo a punto en la Plaza Mayor para zambullirse en las páginas de un buen libro /Clara Manzano
      Inauguración de la Feria de Abril en Ciudad Real / Elena Rosa
      Presentación de la programación de la cuadragésimo séptima edición del Festival / Clara Manzano
      Aparatoso incendio de un avión para desguace en el aeropuerto de Ciudad Real /Clara Manzano
      170 aniversario del Colegio Público Santo Tomas de Villanueva / J. Jurado
      Encuentro de centurias romanas /Clara Manzano
  • Vídeos
      • Juan Ortega (1)
      • Juan Ortega (2)
      • Pablo Aguado (1)
      • Pablo Aguado (2)
      • Pablo Aguado (3)
      • Roca Rey (1)
      • Roca Rey (2)
      • Roca Rey (3)
      • Roca Rey (4)
      • Ajuste y entrega en la faena de Ortega al sexto
      • El poderío de Daniel Luque
      • Trincherilla de Morante al primero
      • Verónica de Juan Ortega
      Portada Fatigas maletilla.indd
      • Andrés Palacios a la verónica frente al primero JCS
      • La corrida de Martín Lorca estuvo bien presentada JCS
      • Aspecto de parte de los tendidos ayer en Tomelloso JCS
      • Palacios pasando al cuarto con la mano derecha JCS
      • Pase cambiado por la espalda de Molina al quinto JCS
      • Sergio Felipe estuvo dispuesto toda la tarde JCS
      • Derechazo de Sergio Felipe JCS
      • A la corrida le faltó fuerza y casta JCS
      • Perera entre los pitones del primero
      • Perera comenzó de hinojos la faena al cuarto
      • Vuelta al ruedo al cuarto de El Parralejo
      • Buen natural de Paco Ureña
      • Borja Jiménez doblándose de capote
      • Ceñimiento y garra en Borja Jiménez
      • Larga cambiada a porta gayola de Garrido al primero
      • José Garrido en un derechazo al primero
      • Así metió la cara el quinto, de nombre Tabarro, número 30
      • De Miranda salió trompicado al matar al quinto
      • Leo Valadez no destacó
      • Tarde maciza de Garrido ayer en Sevilla
      • David de Miranda a hombros
      • Buena verónica de Aníbal Ruiz al primero JCS
      • Verónica de Carlos Aranda al quinto JCS
      • Ceñido natural de Carlos Aranda JCS
      • Los tendidos de Carrión de Calatrava pidiendo trofeos ayer JCS
      • Natural de buen aire de Aníbal Ruiz al primero JCS
      • Natural de Juan Robles JCS
      • Remate de capote de Juan Robles en el tercero JCS
      • Satisfacción de Juan Robles al recibir el rabo del tercero JCS
      IMG-20240407-WA0014
      Presentación del I Encuentro Internacional de Capellanes y Sacerdotes. / Europa Press Photo
      Imagen de archivo de la venta de entradas para asistir al evento taurino del 28 de abril en Ciudad Real / Elena Rosa
      • Precios toros Ciudad Real 2018 2
      • Precios entradas Ciudad Real 28 abril 2024
      Cartel anunciador del festejo de reinauguración en Ciudad Real, obra de Álvaro Ramos
      Foto de grupo de los alumnos de la Escuela Taurina de Miguelturra junto a su director, Antonio Alegre
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La España de casi siempre (entre la ilusión y el desencanto)

Imagen del famoso cuadro de Goya "Duelo-a-garrotazos"
Imagen del famoso cuadro de Goya “Duelo-a-garrotazos”
Pedro A. González Moreno
Durante algún tiempo creímos ingenuamente que habíamos superado el tópico machadiano de las dos Españas, siempre enfrentadas y atrincheradas en actitudes irreconciliables.

Los ciclos de los partidos políticos siguen leyes parecidas a las que rigen en la naturaleza: nacen, crecen, se instalan en el poder y, aunque pretenden perpetuarse en él, finalmente desaparecen. Pero su instinto de supervivencia es tan fuerte, que antes de extinguirse, al igual que sucede en la división celular, unas veces se desgajan en otros partidos, otras se fagocitan, se transforman o, simplemente, se destruyen unos a otros recurriendo a sofisticadas técnicas depredadoras. En algunos casos, sobre la tierra quemada que dejan al desaparecer, surgen otros partidos con apariencia de nuevos y con nuevos líderes, que volverán a intentar la lucha feroz por la supervivencia política.

  UPyD, C’s, IU, Podemos, Sumar o Vox, por citar sólo ejemplos muy conocidos, son siglas o marcas que pueden ilustrar bien lo dicho anteriormente. En las elecciones generales de 2015 y 2016 se produjo un sorprendente reajuste del espectro político tras la irrupción de dos nuevos colores en el monótono y desteñido mapa del bipartidismo. Por esos años publiqué un artículo, tal vez demasiado optimista, titulado Las dos Españas (y media), donde reflexioné sobre la España bipolar, a cuyo viejo y destartalado carro le habían crecido, de pronto, un par de ruedas más: un par de ruedas flamantes y aún no desgastadas por la erosión del poder.

El tópico de las dos Españas

 La aparición de Ciudadanos y Podemos reflejaba en las urnas el agotamiento de una vieja fórmula: la de los dos grandes partidos turnándose en el gobierno. Al mismo tiempo, aquellos resultados revelaban la apuesta por una nueva forma de hacer o de entender la política: una presunta y oxigenadora nueva política cuyos protagonistas parecían bien vacunados contra la corrupción, el nepotismo, las intrigas y conjuras partidistas, el sectarismo, el desmedido afán de poder, el uso sistemático del engaño y la mentira…

 En definitiva, durante algún tiempo creímos ingenuamente que habíamos superado el tópico machadiano de las dos Españas, siempre enfrentadas y atrincheradas en actitudes irreconciliables. Sin embargo, los neumáticos de los nuevos partidos políticos no venían diseñados para largos viajes, sino más bien para trayectos de cercanías.

 El ejercicio del poder (o la mera aspiración a él) es una devastadora máquina corrosiva, y apenas una década después aquellos nuevos partidos han desaparecido o están en trance de desaparecer. Mientras tanto, la política española se encuentra más polarizada que nunca, empeñada como casi siempre en resolverlo todo a golpes, igual que los dos personajes del famoso “Duelo a garrotazos” de Goya. Y mientras unos u otros partidos van y vienen y giran en la ruleta democrática, los ciudadanos votan y votan y vuelven a votar y, a golpes de ilusión y desencanto, van distanciándose progresivamente de una casta política por la que se sienten cada vez menos representados.

Un espectáculo circense

En el espectáculo circense de la política nacional hay de todo. Hay malabaristas que manejan los cuchillos con más arte que un matarife; hay prestidigitadores que sacan de su chistera un conejo (o coneja) al mismo tiempo que un decreto-ley. Hay contorsionistas capaces de someter su cuerpo a inverosímiles genuflexiones con tal de mantenerse unos cuantos días más en el sillón de sus privilegios. Hay domadores (y domadoras) que hacen restallar su látigo contra las fieras del capitalismo desenfrenado y contra las bestias de la sociedad patriarcal. Hay funambulistas que se mueven por el alambre con el mismo desparpajo que por los entresijos del poder. Hay saltimbanquis que, con agilidad pasmosa, saltan de cargo en cargo como los abejorros de flor en flor, y nunca han tenido otro oficio que el de vivir aferrados a las ubres de la Administración. Hay trapecistas sin red que realizan saltos y pactos mortales y algunas otras piruetas poco recomendables para la buena gobernanza del país. Y hay también, por supuesto, payasos (y payasas) que, de cuando en cuando, entretienen al público con sus chascarrillos o sus histriónicas bufonadas.

 Hoy en día, si hubiera que vender la carne de político en los supermercados, seguramente (y a pesar de la inflación) resultaría más barata que una vulgar pechuga de pollo. Hechas las debidas excepciones, que siempre las hay, aunque nos la vendieran envuelta en seda electoral con incrustaciones de diamante, esa carne tendría el olor de la putrefacción y el tufo de la desconfianza.

  Unos comicios tras otros, entre el hastío y el cabreo, los ciudadanos asoman a las urnas buscando por la derecha, por el centro o por la izquierda, unas siglas o unos dignos representantes públicos que no acaban de encontrar. Y unas legislaturas tras otras, se encuentran siempre con la misma ruleta de discursos oxidados y palabras vacías, con las mismas ambiciones, con las mismas luchas tribales por el poder, con la misma costumbre de anteponer el bien personal al colectivo… 

  Mientras haya gobernantes que utilicen la política como una forma de medrar socialmente, tendremos que repetir de nuevo, con Ángel Ganivet, que España no sólo es “un país absurdo y metafísicamente imposible”, sino también mal gobernado.

Publicado en:
Noticias relacionadas:
Imagen del Estadio Santiago Bernabéu durante un partido del Real Madrid / Foto: Óscar J. Barroso / AFP7 / Europa Press - Archivo
España consiguió el billete para los Juegos Olímpicos de París y para la final de la Liga de Naciones / Foto: Joaquín Corchero - APF7 - Europa Press
Cordón policial en la calle del asesinato de Cándida Molina en Aldea del Rey / Elena Rosa
Sergio Scariolo felicita a Ricky Rubio durante un partido de la selección española / Foto: @NPHOTO-ALBERTONEVADO/FEB - Europa Press
Olimpiadas culinarias celebrada en Alemania
El secretario de Economía y Empresa, Israel Arroyo / Europa Press
Cerrar