Dan 10 días al abogado del cura acusado de abusos para que presente otro escrito de defensa

Belén Rodríguez Ciudad Real
El sacerdote, a la izquierda, saliendo de la Audiencia con su abogado / B.R.

El sacerdote, a la izquierda, saliendo de la Audiencia con su abogado / B.R.

El auto de la Audiencia Provincial de Ciudad Real le concede dos para que recoja las grabaciones a las que no tuvo acceso lo que obligó el lunes a suspender el juicio

La sección primera de la Audiencia Provincial ha fijado un plazo de diez días para que el abogado del exsacerdote del seminario de Ciudad Real acusado de abusar de nueve niños formule un nuevo escrito de defensa.

El auto, que se acaba de notificar, establece primero dos días para que se pase por el tribunal y recoja copia de las grabaciones de las declaraciones de los menores en el trámite de instrucción, a las que no había tenido acceso.

Ambos plazos empezarán a contar desde el momento en el que el letrado, Francisco Maroto, reciba la notificación, han explicado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Aceptó la nulidad parcial de actuaciones

El tribunal que juzgará al cura, P.J.A., ha hecho esta disposición tras haber aceptado el lunes, en el inicio del juicio, la nulidad parcial de las actuaciones por indefensión, tal y como alegó la defensa, al no haber tenido acceso a esa prueba como sí lo han tenido la acusación particular y la fiscalía.

La cuestión no afecta al fondo de proceso, pero retrasa el juicio, por unos hechos que empezaron a investigarse en el año 2016 y que se iba a celebrar esta semana.

Entre los años 2013 y 2015

P.J.A., afronta una grave acusación por presuntos abusos sexuales a nueve menores, a los que formaba en el seminario de la capital entre los años 2013 y 2015.

Fiscalía y acusación particular reclaman para él penas que suman unos 40 años de cárcel, como presunto autor de una veintena de abusos a chicos que entonces tenían entre 11 y 14 años.

Lo abultado de la calificación se debe a la suma de conductas sobre las que se piden cuatro años de prisión, en vez de acusar por delito continuado, aunque otras están consideradas menos lesivas y se solicita multa.