Día Mundial de la Alimentación

Comisión Ejecutiva Local de la Agrupación Socialista de Ciudad Real Ciudad Real
Día Mundial de la Alimentación

Día Mundial de la Alimentación

En este llamado Primer Mundo, en el que se incluye nuestro país, y debido a la polarización de la riqueza, existen también bolsas de pobreza conviviendo con la irracionalidad del consumo desaforado.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se ha comprometido a alcanzar el Hambre Cero para 2030 con el deseo de que “es posible”. En 1979, la FAO estableció la fecha del 16 de octubre como el Día Mundial de la Alimentación, para concienciar a los pueblos sobre el problema de la alimentación en el mundo e incrementar la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

Mientras en el Primer Mundo la obesidad es un problema, en otros países lo es la desnutrición: 795 millones de personas pasan hambre, cuando se producen 4.000 millones de toneladas de alimentos al año en el mundo. Según datos del ministerio de Agricultura, en España se tiran a la basura 3,7 millones de kilos diarios de alimentos. Las familias tiran el 5% de la comida que compran, y la mitad de los productos desechados son frutas, verduras y pan. Luego está lo que se desecha en las grandes superficies, pues la distribución española no dispone de norma alguna que frene el desperdicio, como sucede en Francia, en donde se obliga a los supermercados a donar los alimentos sobrantes. También en los restaurantes se tira comida, no solo sin haber sido elaborada, sino de los platos de los comensales. Aunque entre los clientes ya se está extendiendo la costumbre de pedir un “tupper”, para llevarse el sobrante de sus respectivos platos, en caso de que de ser abundante.

En este llamado Primer Mundo, en el que se incluye nuestro país, y debido a la polarización de la riqueza, existen también bolsas de pobreza conviviendo con la irracionalidad del consumo desaforado. Pobreza que las medidas sociales adoptadas por los gobiernos progresistas tratan de paliar. En esta legislatura, la JJ.CC. y ayuntamientos, como el de Ciudad Real, han propiciado que permanezcan abiertos en verano los comedores escolares, asegurando al menos la comida del mediodía para niños y niñas de familias económicamente desfavorecidas. La Diputación Provincial tiene un plan de ayudas de emergencia social, funcionando desde el año 2012, gracias al cual las familias más empobrecidas, y en riesgo de exclusión social, pueden adquirir alimentos frescos de primera necesidad. Los bancos de alimentos también ayudan con productos empaquetados de larga fecha de caducidad, así como diversas ONG que colaboran en la manutención de las familias más necesitadas. Naturalmente, lo deseable es que haya empleo para asegurar una renta de trabajo digna, que permita a las personas satisfacer sus necesidades más elementales.