El jurado declara culpable de asesinato al hombre que mató al director de La Caixa en La Solana

Carlos Monteagudo Ciudad Real

Dos agentes de la Policía Nacional esposan al autor del asesinato de La Solana / Clara Manzano

Además, el jurado también lo considera culpable de dos delitos de amenazas a la subdirectora del banco y a una tercera empleada de la entidad financiera. El Ministerio Fiscal pide para él un total de 26 años de prisión por estos tres delitos.

El jurado ha declarado culpable de asesinato a Antonio Santillana Campos, autor del crimen del director de La Caixa en La Solana en noviembre del año 2016 y natural de Villanueva de los Infantes, tras propinarle dos disparos con una escopeta de caza en el interior de la entidad financiera.

El veredicto, que se ha conocido a las 12.45 horas de este viernes, también declara culpable al autor del asesinato de dos delitos de amenazas a la subdirectora y una tercera trabajadora. Uno de estos dos delitos ha sido rebajado, ya que en un principio se le acusó de intentar matar a la subdirectora y finalmente ha quedado en amenazas.

Los miembros del jurado han asegurado que la prueba documental de la grabación del vídeo de la cámara de seguridad en el interior del banco ha sido decisiva, así como las declaraciones de los testigos que lo presenciaron.

Tras conocerse el veredicto y después de un pequeño receso, Ministerio Fiscal ha pedido a Santillana Campos la pena de 22 años de prisión por asesinato y dos por cada delito de amenazas, es decir, un total de 26 años de prisión.

Además, como responsabilidad civil, la fiscalía también pide las cantidades de 165.000 euros para la esposa del director del banco asesinado, y 150.000 euros para cada una de sus dos hijas, en total algo más de 465.000 euros.

En cuanto a los dos delitos de amenazas, el Ministerio Fiscal solicita 10.000 euros de indemnización a cada una de las empleadas por los daños morales causados.

La sentencia se conocerá en un plazo de 15 días.

La acusación particular pide 25 años de prisión por el asesinato

La acusación particular ha pedido que se eleve la pena a 25 años de prisión, lo máximo que contempla la ley para este tipo de delitos. Además, también ha solicitado que la indemnización se eleve hasta los 200.000 euros a su esposa y a cada una de sus hijas, lo que haría un total de 600.000 euros.

Por otro lado, la defensa ha solicitado que la pena de prisión quede en 15 años de prisión al considerar que no hubo ensañamiento ni intentó huir tras el asesinato. Lo mismo ocurre con los dos delitos de amenazas, para los que ha pedido seis meses de privación de libertad por cada uno de ellos.

Santillana Campos mientras escuchaba el veredicto del jurado / Clara Manzano

Santillana Campos mientras escuchaba el veredicto del jurado / Clara Manzano

En cuanto a las indemnizaciones de los tres delitos, la defensa ha solicitado que se atienda de acuerdo al baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico, ya que consideran excesivas las cantidades solicitadas tanto por la fiscalía como las de la acusación particular.

40 años, casado y con dos hijas

Alfonso Muñoz, natural de Membrilla, casado, padre de dos hijas y director de una de las dos sucursales de La Caixa en La Solana, murió a manos de un cliente, Antonio Santillana Campos, ‘ofuscado’ por diferencias relacionadas con una inversión para la conocida empresa que el autor del asesinato ostentaba.

Desavenencias con la entidad financiera

El todavía acusado declaró en la primera sesión del juicio que, tras romper las relaciones comerciales con su socio y partir la empresa que ambos regentaban, tuvo que formar por sí mismo una nueva empresa, lo que le llevó a comenzar las relaciones con CaixaBank en La Solana.

Tras solicitar un crédito para adaptar una nave, que el dinero de éste no llegara y que siguiera necesitando de más liquidez aún para la compra de un camión, unido a sus problemas mentales, según su versión, dio paso a la tragedia.

El 21 de noviembre de 2016, Antonio Santillana firmó un crédito de 43.000 euros con la entidad financiera y al no hacerse efectivo comenzó a ponerse nervioso. Dos días después, el 23 de noviembre, la persona que le gestionaba las cuentas en la empresa le dijo que el dinero de su cuenta estaba bloqueado. Sin pensárselo más, fue a su casa  de Villanueva de los Infantes, cogió una escopeta de caza se fue para la sucursal bancaria de La Solana, donde acabó con la vida del director tras propinarle dos disparos en su despacho.