Las empresas agroalimentarias de Ciudad Real empiezan a notar los efectos del coronavirus

Julia Yébenes Ciudad Real
El vino es el producto más vendido en China desde Ciudad Real / Clara Manzano

El vino es el producto más vendido en China desde Ciudad Real / Clara Manzano

Las acciones comerciales y promocionales “se están retrasando o cancelando”, una circunstancia que está haciendo que las empresas “no vean oportunidad de ir tanto a China, como a los mercados del sudeste asiático”, señala el director del Instituto de Promocion Exterior de Castilla-La Mancha (IPEX), Luis Noé

La expansión del brote del coronavirus 2019-nCoV registrado hace varios meses en la ciudad china de Wuhan está causando incertidumbre en el comercio internacional de distintos territorios.

Es el caso de las empresas agroalimentarias de Castilla-La Mancha y Ciudad Real, cuyo sector, es el que más peso tiene en las exportaciones al país asiático.

La declaración de emergencia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los primeros casos de muertes por la infección en Europa han hecho que distintos grupos bodegueros, aceiteros o cárnicos de la región hayan modificado algunas de las acciones comerciales o de promoción que tenían programadas.

Los efectos negativos son todavía difíciles de evaluar, aunque la primera y más extendida consecuencia ha sido la paralización de operaciones, mayoritariamente por los férreos controles marcados por el Gobierno de Pekín y por el miedo a viajar al país de la zona cero de la epidemia.

En valor, no hay datos del impacto económico en Castilla-La Mancha, donde las empresas agroalimentarias facturan casi el 100% de los ingresos por exportaciones (apenas hay comercio de otros sectores), 200 millones en 2019, tras subir un 28%.

Ciudad Real, en su caso, cerró el comercio con China con 34,8 millones (el 17% de la facturación regional), tras subir casi un 20% respecto a los 29 millones registrados en 2018.

Edificio del Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha, IPEX / Lanza

Edificio del Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha, IPEX / Lanza

El director del Instituto de Promocion Exterior de Castilla-La Mancha (IPEX), Luis Noé, asegura que todavía es pronto para conocer la repercusión económica de la enfermedad, aunque se prevé negativo, incluso para la propia entidad, que ha tenido que suspender tres acciones de las incluidas en su programa semestral para  marzo y abril, mientras que dos más, previstas para mayo, “están en el aire”.

Las acciones “se están retrasando o cancelando”, una circunstancia que está haciendo que las empresas “no vean oportunidad de ir tanto a China, como a los mercados del sudeste asiático”, aunque por ahora reina la cautela.

Ha explicado que los principales productos que se exportan a China son el vino, con 42 millones de ingresos, 24,5 facturados por las bodega de Ciudad Real, y la carne porcina, cuya cuota se había triplicado en el último año por la peste porcina. En 2019 se ingresaron 66 millones de euros, respecto a los 23 millones de laño precedente.

Con todo, Noé ha querido mandar un mensaje de tranquilidad, porque la Administración regional “está vigilante y en contacto con las ferias y con nuestros colaboradores en destino”; con el fin de tener “actualizada la información” para que cualquier acción se desarrollen en condiciones de seguridad.

Vinos de El Progreso / Lanza

Vinos de El Progreso / Lanza

Efectos negativos

Una de las cooperativas más emblemáticas de la provincia, El Progreso, de Villarrubia de los Ojos, ha sido una de las empresas que ya ha registrado los efectos negativos por la enfermedad. A finales de enero, según su presidente, Jesús Julián Casanova, suspendieron varias visitas que tenían previsto realizar a la ciudad china de Chengdu, debido a la suspensión de viajes por parte de las aerolíneas.

En esta línea, el consejo rector de la entidad está barajando tomar medidas ante la celebración en marzo de la feria agroalimentaria Foodex en Tokio (Japón), ante la relativa cercanía con el gigante chino.

En concreto, tienen previsto contratar a un agente japonés para visitar a sus clientes y así evitar el desplazamiento de sus técnicos a dicha latitud asiática.

Precisamente, sus vinos están siendo reconocidos tanto en China como en Japón, con recientes galardones en los Japan Awards y Asian Wine Trophy para sus marcas ‘Ojos del Guadiana Crianza 2016’, ‘El Progreso 1917 Merlot-Tempranillo’ (doblemente), y ‘Ojos del Guadiana Reserva 2014’.

Más perjuicios

Otro grupo que también está notando perjuicios por el coronavirus es la cooperativa y almazara Virgen de las Viñas, de Tomelloso, según ha reconocido su presidente Rafael Torres.

No ha valorado el impacto real pero hay “transportes paralizados”, tanto de vino a granel como de embotellado. Y es que la actividad sigue porque “tenemos buenos clientes”, ha sostenido.

En el caso de su sección de aceite han notado más los menoscabos con sus compradores italianos, tras “la suspensión de visitas y de relaciones comerciales”.

Medidas Preventivas

Felix Solís S.L, una de las compañías vinateras más grandes de España también mantiene un gran comercio con China, y ha notado consecuencias. Fuentes del grupo han señalado que «naturalmente hay una preocupación por un posible impacto, pero en toda la economía mundial no sólo a nivel sectorial».

Por el momento, han puntualizado, «es difícil hacer valoraciones a largo plazo», mientras que la planta que el grupo tiene instalada en Shanghai está en proceso de reanudar operaciones «conforme el ritmo de nuevos contagios en la ciudad va reduciéndose».

«Estamos actuando, han agregado, de forma coordinada con las directrices de la autoridades y priorizando las medidas de prevención sanitarias».

Félix Solís S.L. cuenta con una amplia red de delegaciones internacionales en países entre los que se encuentra China, con Shanghai Félix Solís Winery Co. Ltd y Pagos del Rey Shanghai S.L.

DOs de aceite

También en el ámbito del aceite, desde la DO Campo Calatrava, su gerente César Cólliga, ha dicho que algunas empresas realizan en China acciones comerciales, aunque no tienen datos de la evolución de las operaciones con el coronavirus.

Por su parte, Carlos González, gerente de la DO Campo de Montiel, ha confirmado que el mercado “está paralizado”, coincidiendo con la expansión de la infección, tras los envíos para el Año Nuevo chino.

La entidad vende en China el 15% del aceite calificado con DO que comercializa, que es de medio millón de kilos.

Imagen de la almazara de Montes Norte en Malagón / Clara Manzano

Imagen de la almazara de Montes Norte en Malagón / Clara Manzano

Poco impacto económico

Javier Ruiz, del departamento de Márketing del grupo Montes Norte (vino y aceite), con sede en Malagón, ha confirmado, igualmente, las repercusiones que han registrado en varios frentes. En primer lugar, han disminuido las compras de aceite envasado por parte de los distribuidores que atendían los restaurantes asiáticos en el norte de España.

En lo referido al gran volumen, han visto paralizadas las operaciones, sobre todo con sus clientes de Italia, donde ya ha habido once muertes por la epidemia.

Respecto a China, el grupo tiene poca actividad directamente, “estábamos empezando ahora”, cuando los importadores “están en cuarentena”, por lo que la afectación económica “no es relevante”.

Con todo, también desistirán de ir a la feria de ProWein en Düsseldorf (Alemania), ya que gran parte de los visitantes son italianos.

Porcino

Desde la Interprofesional del Porcino no tienen datos del impacto de la pandemia, según han indicado.