Ciudad Real siglo XX. Sanidad y zonas verdes

Diego Peris Ciudad Real
Hospital General Universitario de Ciudad Real / Diego Peris

Hospital General Universitario de Ciudad Real / Diego Peris

Las instituciones propiamente hospitalarias tienen tres momentos especialmente significativos en Ciudad Real: el hospital de la Diputación Provincial, la Residencia de la Seguridad Social y el Hospital General Universitario

Dos equipamientos esenciales y diferentes de la ciudad: el sanitario y el de sus espacios libres. Curiosamente el equipamiento sanitario ha sido obviado o apenas tratado en diferentes estudios sobre el desarrollo y evolución de la ciudad cuando es, sin embargo, un elemento esencial de los servicios básicos de la misma.

Los primeros hospitales

Las instituciones propiamente hospitalarias tienen tres momentos especialmente significativos en Ciudad Real: el hospital de la Diputación Provincial, la Residencia de la Seguridad Social y el Hospital General Universitario.

El hospital del Carmen que amplía y consolida la Diputación provincial conforma un conjunto de edificios separados de la ciudad concebidos como construcción aislada en una zona en la que apenas existían otros servicios en su entorno. En este espacio aislado se construirá el Seminario provincial, en 1953, según proyecto de Carlos Sidro de la Puerta. En 1975 la Diputación Provincial destinaba la cuarta parte de sus presupuestos al Hospital Provincial. Y en ese momento se decide la construcción de un nuevo hospital proyectado por el arquitecto provincial Jesús García del Castillo que se inauguró el 10 de abril de 1979. Un edificio con 22.322 metros cuadrados construidos que respondía a la tipología de hospitales verticales y tenía una superficie mayor que toda la estructura consolidada a lo largo de los siglos XIX y XX.

Otro proyecto sanitario singular ha sido el sanatorio de la Atalaya que no llegó a funcionar como sanatorio antituberculoso dados los avances que se producen en la medicina de los antibióticos. El proyecto de la Atalaya se terminó a principios de 1970 y comenzó su actividad en 1971, como Centro regional para minusválidos psíquicos, dejando de funcionar en 1996 manteniendo por tanto 25 años de funcionamiento. El Centro Regional de Minusválidos Psíquicos se trasladó a la ciudad al antiguo edificio de las Adoratrices, quedando abandonado y finalmente demolido en mayo de 2007, diez años después de su cierre definitivo.

El hospital del INS

El Ministerio de Trabajo aprobó el 19 de enero de 1945 su Plan de Instalaciones Sanitarias del Seguro Obrero de Enfermedad y en el mes de julio el Instituto Nacional de Previsión nombró un comité con objeto de desarrollar y poner en marcha el Plan. El hospital era un edificio proyectado en su mayor parte para residencia de enfermos, dotado de unos servicios de cirugía dedicados sobre todo a la traumatología y en menor grado a otras especialidades quirúrgicas.

En Ciudad Real la propuesta del INS llega en 1965 con proyecto de Zacarías Malumbres. Un edificio de 30.966 metros cuadrados construido en una parcela de 22.212 metros cuadrados. Formado por tres elementos de planta rectangular que se fragmentan en elementos de alturas escalonadas con 7 y 8 plantas en el punto central que van disminuyendo de forma escalonada a cinco, cuatro, tres y dos en los extremos. El edificio fue inaugurado el 6 de junio de 1966 con la visita de Franco a la ciudad. La nueva residencia denominada Santa María de Alarcos tenía 250 camas ampliables hasta 272, cinco quirófanos, 36 nidos y 20 incubadoras.

El 27 de enero de 1967 el Ministerio de Educación y Ciencia aprobaba el reconocimiento oficial de la Escuela de Ayudantes Técnicos Femeninos (Escuela de Enfermeras) en la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social Nuestra Señora de Alarcos dependiente de la Universidad de Madrid, que tendría una capacidad de 60 alumnas en régimen de internado. El edificio del hospital se completará en 1978 con el Centro de Consultas proyectado por Casares y Ruiz Yébenes construido en el lateral SO de la parcela.

El Hospital General Universitario

La construcción del nuevo Hospital General Universitario es un referente arquitectónico de la ciudad por su calidad y porque supone la transformación de un área importante de la misma. En diciembre de 1994 se aprobó la expropiación de una parcela de 161.543 metros cuadrados situada al sur del polígono Larache, para la construcción del futuro hospital de Ciudad Real. El 24 de mayo de 1998 comenzaron las obras, procediéndose al acto de colocación de la primera piedra del centro el día 10 de junio de este mismo año.

El nuevo Hospital General de Ciudad Real tiene 197.310 metros cuadrados construidos, dispone de cuatro zonas diferenciadas: una central con 7 plantas que acoge toda la hospitalización, una segunda zona de apoyo residencial que se reparte en dos plantas una de las cuales es el servicio de Urgencias, una tercera zona destinada a administración y gestión y una cuarta dedicada a almacenes. Hoy en día es Hospital General Universitario. El proyecto del edificio ha sido redactado por los arquitectos Ángel Fernández Alba y Soledad del Pino Iglesias. El Hospital General de Ciudad Real se inauguró a finales del año 2005 con una plantilla de 2.805 personas, recurso esencial para la ciudad y para el conjunto de la provincia. En el entorno del Hospital se produce un crecimiento residencial importante en las primeras décadas del siglo XXI.

Zonas verdes

Otro elemento esencial de la ciudad es la dotación de zonas verdes. La primera zona ajardinada de importancia en la ciudad es el Parque de Gasset ubicado al suroeste de la ciudad, entre la ronda del Parque, ronda de Calatrava, ronda de Alarcos y la avenida del Ferrocarril. En sus bordes se sitúan el Colegio Público Ferroviario, el Colegio Público Jorge Manrique y el Museo del Quijote.

Tiene una superficie de 80.674 m2 y es un espacio intensamente utilizado por los vecinos de Ciudad Real. En 1909 el entonces alcalde de la ciudad se entrevistó con el director de la Compañía de Ferrocarriles MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante) para comprar los terrenos que la compañía tenía en la Puerta de Alarcos y desde entonces ampliaciones y cambios hasta llegar al actual conjunto.

El otro gran parque de la ciudad es el Parque del Pilar de 76.000 metros cuadrados, planta triangular, con uno de sus lados limitado por la Avenida de Europa, el otro por la calle Santa María de Alarcos y el tercero por una banda de construcciones entre el parque y la carretera de Valdepeñas. El diseño es del arquitecto Ramón Ruiz Valdepeñas en colaboración con los servicios de Jardinería del ayuntamiento (José Arrieta, ingeniero Técnico Agrícola) y fue inaugurado en 1995. Y junto a estas dos grandes zonas verdes, pequeños parques y zonas de vegetación que delimitan y protegen espacios de la ciudad conformando una red verde que se extiende especialmente por toda la zona fuera de rondas. El núcleo urbano tiene 1.313.235 metros cuadrados de zonas verdes, lo que se supone una media de 17,43 metros cuadrados por habitante repartidos en 24 localizaciones.

Y junto a ello un espacio verde cercano a la ciudad como es el Parque Forestal de la Atalaya. Recientemente ha incorporado 472 hectáreas nuevas al conjunto completando una zona verde privilegiada de más de 500 hectáreas para disfrute de los vecinos de la capital. Equipamientos que van cualificando la ciudad con servicios comunes de un excelente nivel.