La CNTC reflexiona sobre la impunidad del maltrato a las mujeres en El Burlador de Sevilla

Julia Yébenes Almagro
Equipo de El Burlador de Sevilla, junto al director del certamen, Ignacio García (delante, derecha) / Lanza

Equipo de El Burlador de Sevilla, junto al director del certamen, Ignacio García (delante, derecha) / Lanza

En la presentación del montaje en el Corral de Comedias, su director, Josep María Mestres, ha señalado que Tirso de Molina “nos lanza preguntas y nos pone deberes sobre lo que podemos hacer cada uno ante los abusos” pues es un Don Juan “trasgresor, onanista y con un punto psicópata”. El director del certamen, Ignacio García, ha asegurado que la CNTC "es el alma del festival".

La Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) aborda el texto de El burlador de Sevilla desde una perspectiva real y crítica, a través de una mirada actual que reivindica a la mujer y cuestiona los abusos que sufre desde hace siglos en todas las sociedades, todavía presentes en la actualidad.

Es el primer estreno de los cinco espectáculos que la CNTC representará en 28 funciones en el marco del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, cuya 41 edición se abre este jueves.

En la presentación del montaje en el Corral de Comedias, su director, Josep María Mestres, ha explicado que ha concebido a un Don Juan “que vive la trasgresión sin propósito ninguno, por puro placer onanista y con un punto de psicopatía”, aunque también pone en evidencia la impunidad del resto de la sociedad.

Según ha dicho, ha retratado el trasfondo de los versos de Tirso de Molina con la fuerza del poder de la palabra, en las que el personaje se enfrenta a unas damas “poderosas, y que denuncian”, a pesar del “desprecio y la falta de empatía” del maltratador hacia sus víctimas.

Se trata de un tema muy presente que la compañía ha querido abordar con una estética actual, coincidiendo con el auge “del empoderamiento femenino”, en el que las mujeres de hace 300 años empezaron a pensarse a sí mismas y a mostrarse (en una sociedad muy reaccionaria) en contra del machismo.

Parte del elenco de El Burlador de Sevilla / Lanza

Parte del elenco de El Burlador de Sevilla / Lanza

El espectáculo, que llega al Hospital de San Juan ya rodado, después de tres meses en el Teatro de la Comedia de Madrid, aúna un “texto amable”, con poesía, humor y reflexión. A juicio de Mestres, Tirso de Molina presenta a un hombre “que vive un infierno dentro de sí mismo, que nunca ha sido querido” y al que “hay que tratar de comprender”, aunque también “nos lanza preguntas y nos pone deberes sobre lo que podemos hacer cada uno ante los abusos”.

Espíritu ‘donjuanesco’

Borja Ortiz de Gondra, autor de la versión ha explicado que se enfrentó a la obra clásica a través de tres líneas creativas: la reflexión sobre la impunidad del espíritu ‘donjuanesco’ y los valores canallas que seducen a todas las clases sociales, desde el Rey al villano”; la fortaleza y el carácter proactivo de las mujeres de Tirso, lejos de las inocentes de Zorrilla, “que tienen deseos y son menos víctimas”; y los daños colaterales de las acciones humanas. “¿Qué pasa con las víctimas, a mí quién me paga?”, se ha preguntado.

Punto de dolor

Raúl Prieto, que encarna a Don Juan, también ha sido crítico con el carácter del personaje, al que se ha enfrentado “incidiendo en un punto de dolor” y para experimentar “cosas que no conocía”.

Para el actor, el montaje “es un viaje increíble, fácil y bonito”, con el que ha dado un “salto cualitativo” para profundizar sobre “las aristas” morales que encarna, que llevan al protagonista “a la autodestrucción” y a “fulminar todo, no sólo a las mujeres”.

El conocido Pepe Viyuela, que encarna a Catalinón, criado de Don Juan, también ha compartido unas reflexiones sobre los abusos y la necesidad de “tomar partido” para que “no sigan ocurriendo”.

Ha señalado que en la actualidad hay muchos ‘catalinones’ “que sabemos que hay maltrato y no denunciamos, y eso, como a mi personaje, nos hace ser despreciables”.

También ha señalado que los clásicos están vivos “porque seguimos dando vueltas a las mismas miserias, y no aprendemos” por lo que ha aplaudido que el teatro sea un instrumento para “mejorar la sociedad”.

Mamen Camacho, Tisbea en la obra, ha destacado la valentía de su personaje “que se atreve y denuncia” en un espectáculo plasmado “con la energía de hoy y la palabra de ayer”.

Alma del festival

El director del certamen, Ignacio García, ha destacado el protagonismo de la CNTC en esta edición, la primera que encabeza, y ha asegurado que “es el alma del festival”. Sin la compañía “el festival no podría habe subsistido”, ha llegado a decir.

Ha destacado el talento “más de lo que pensabamos que hay en el Siglo de Oro”, entre ellos el de las mujeres como Sor Juan Inés de la Cruz, Ana Caro, Ángela de Acevedo o María de Zayas.

La directora de la CNTC, Helena Pimenta, ha asegurado que comparte “la visión del teatro clásico” con García, lo que ha estrechado sus vínculos para ampliar la colaboración con el certamen encajero.

El burlador de Sevilla estará en cartel en Almagro desde este jueves 5 de julio al 15 de julio.