Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
20 abril 2024
ACTUALIZADO 21:45
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
    • Todo a punto en la Plaza Mayor para zambullirse en las páginas de un buen libro /Clara Manzano
      Inauguración de la Feria de Abril en Ciudad Real / Elena Rosa
      Presentación de la programación de la cuadragésimo séptima edición del Festival / Clara Manzano
      Aparatoso incendio de un avión para desguace en el aeropuerto de Ciudad Real /Clara Manzano
      170 aniversario del Colegio Público Santo Tomas de Villanueva / J. Jurado
      Encuentro de centurias romanas /Clara Manzano
      Carolina Fernández Marín, dirigiéndose a los participantes desplazados a la finca 'El Llanillo'
      Gala de entrega de los 19 Premios Nacionales “Vinos Ojos del Guadiana”
  • Vídeos
      • Ajuste y entrega en la faena de Ortega al sexto
      • El poderío de Daniel Luque
      • Trincherilla de Morante al primero
      • Verónica de Juan Ortega
      Portada Fatigas maletilla.indd
      • Andrés Palacios a la verónica frente al primero JCS
      • La corrida de Martín Lorca estuvo bien presentada JCS
      • Aspecto de parte de los tendidos ayer en Tomelloso JCS
      • Palacios pasando al cuarto con la mano derecha JCS
      • Pase cambiado por la espalda de Molina al quinto JCS
      • Sergio Felipe estuvo dispuesto toda la tarde JCS
      • Derechazo de Sergio Felipe JCS
      • A la corrida le faltó fuerza y casta JCS
      • Perera entre los pitones del primero
      • Perera comenzó de hinojos la faena al cuarto
      • Vuelta al ruedo al cuarto de El Parralejo
      • Buen natural de Paco Ureña
      • Borja Jiménez doblándose de capote
      • Ceñimiento y garra en Borja Jiménez
      • Larga cambiada a porta gayola de Garrido al primero
      • José Garrido en un derechazo al primero
      • Así metió la cara el quinto, de nombre Tabarro, número 30
      • De Miranda salió trompicado al matar al quinto
      • Leo Valadez no destacó
      • Tarde maciza de Garrido ayer en Sevilla
      • David de Miranda a hombros
      • Buena verónica de Aníbal Ruiz al primero JCS
      • Verónica de Carlos Aranda al quinto JCS
      • Ceñido natural de Carlos Aranda JCS
      • Los tendidos de Carrión de Calatrava pidiendo trofeos ayer JCS
      • Natural de buen aire de Aníbal Ruiz al primero JCS
      • Natural de Juan Robles JCS
      • Remate de capote de Juan Robles en el tercero JCS
      • Satisfacción de Juan Robles al recibir el rabo del tercero JCS
      IMG-20240407-WA0014
      Presentación del I Encuentro Internacional de Capellanes y Sacerdotes. / Europa Press Photo
      Imagen de archivo de la venta de entradas para asistir al evento taurino del 28 de abril en Ciudad Real / Elena Rosa
      • Precios toros Ciudad Real 2018 2
      • Precios entradas Ciudad Real 28 abril 2024
      Cartel anunciador del festejo de reinauguración en Ciudad Real, obra de Álvaro Ramos
      • Así caía la lluvia diez munutos antes del inicio marcado en Sevilla
      • Castella brilló en una meritoria faena al segundo
      • Morante dejó varias verónicas de antología
      • Roca Rey cortóp una oreja al tercero
      • Inicio de faena de Francisco de Manuel
      • Las buenas maneras del portugués Manuel Dias Gomes
      • Román paseando la oreja conquistada
      • Verónica de Román
      Foto de grupo de los alumnos de la Escuela Taurina de Miguelturra junto a su director, Antonio Alegre
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Subir al monte

El Kilimanjaro, la montaña del esplendor. "Al ser humano le gusta escalar: la montaña es lugar de aventura, es un reto perenne que se nos ofrece", dice Pérez Tendero en este artículo/ Lanza
El Kilimanjaro, la montaña del esplendor. “Al ser humano le gusta escalar: la montaña es lugar de aventura, es un reto perenne que se nos ofrece”, dice Pérez Tendero en este artículo/ Lanza
Manuel Pérez Tendero

¿De dónde proviene el atractivo de la montaña para el hombre? «Subir al monte» ha sido siempre algo más que un camino físico cuesta arriba.

Al ser humano le gusta escalar: la montaña es lugar de aventura, es un reto perenne que se nos ofrece; la visión de su belleza nos invita a acercarnos, a pisar con nuestros pies el horizonte que nuestros ojos contemplan. Por otro lado, pensamos que, desde allí arriba, en lo alto, podremos atisbar otros paisajes que sigan abriendo horizontes a nuestra vida.

Buscar, caminar, subir, pisar: el ser humano vive de trascendencia, de horizontes que le motivan y llenan su tiempo de ilusión. Con la vista, la montaña está aquí presente, pero su realidad está más allá y nos invita a acercarnos: tal vez están ahí resumidas las dos dimensiones de la realidad, presencia y trascendencia; lo que ya hemos conseguido se convierte en acicate para seguir caminando, queremos hacer nuestro lo que vamos viendo de lejos. Nuestra mirada y los relatos que otros nos ofrecen se convierten, a menudo, en sueños y proyectos para llenar nuestra vida y motivar el presente.

La montaña, con toda su solidez y grandeza, nos ofrece perspectivas de firmeza y trascendencia; la montaña es un vértice de la tierra que nos invita a mirar hacia el cielo, a subir. Por eso, el salmista «levanta sus ojos a los montes» buscando la ayuda de Dios, del Creador de esos montes y de todo el universo.

Muchos de los antiguos santuarios de la humanidad se sitúan en las montañas. Allí hay soledad, allí se llega con esfuerzo, allí se levantan el cuerpo y el corazón para subir hacia el cielo; allí hay también estabilidad y refugio. La montaña es un pequeño sacramento del Creador en medio de sus criaturas, un signo de su presencia: misterio y belleza, grandeza y cercanía, seguridad y refugio.

Jesús de Nazaret, en el corazón de su ministerio, cuando comenzaba una etapa nueva en su misión y sus pasos se dirigían a Jerusalén, también subió a un monte alto. Antes de subir a Jerusalén, subió a este monte, acompañado de tres de sus discípulos; como Moisés, que también subió con tres acompañantes al monte Horeb para recibir de Dios el documento de la alianza.

Arriba, en la montaña, esperan Moisés y Elías, la Ley y los Profetas, las Escrituras al completo que hablan del Mesías y su paradójico camino hacia la cruz. Allí espera la nube, signo bíblico de la presencia de un Dios cuya trascendencia nunca desaparece. Allí está también la luz que lo llena todo, sobre todo los vestidos de Jesús. En la montaña está Dios: está en el cuerpo de su Hijo y está en las Escrituras que son testigos del Mesías; está también en la voz que se dirige a los tres discípulos: «Este es mi Hijo amado, escuchadle».

La montaña es lugar propicio para hacer experiencia de Dios, para recibir su luz y su palabra que sostengan el camino de los discípulos hacia Jerusalén, acompañando a un Mesías que no comprenden, pero que es el Hijo acreditado por las Escrituras y por la misma voz de Dios. Subir a la montaña es un esfuerzo necesario para poder subir a Jerusalén, para recibir las fuerzas que hagan posible el seguimiento hasta el final, el camino con el Mesías hasta la consumación de su misión.

Siglos atrás, Abraham también había subido a una montaña, en el país de Moria. Subió acompañado de su hijo, para buscar allí la presencia de Dios y su palabra. Aquella experiencia no fue de luz: era todo nube oscura, misterio incomprensible, porque Dios le pedía sacrificar al hijo de la promesa. Abraham no comprendía, pero se fio de Dios y aceptó el reto: su obediencia le devolvió al hijo para siempre, como hijo de la promesa, como hijo de la gracia. Cuando le ofrecemos a Dios todo, lo recuperamos para siempre, lleno de novedad y plenitud.

Abraham tampoco comprendió entonces que estaba abriendo el camino para otra subida: la del Hijo definitivo al Calvario; la leña se convirtió en madero y no hubo allí ningún carnero que pudiera rescatar al Hijo. El Padre de todos, el verdadero Ab-raham, Dios mismo, estaba entregando al Amado por nosotros.

Publicado en:
Noticias relacionadas:
odos importan; es más, según las palabras de Jesús, recogidas por san Pablo, importan más los que menos importan a los ojos del mundo./ Clara Manzano
Miguel Ángel Jimenez, delegado diocesano de Comunicación
Las tres características de la nueva alianza podrían ser un buen programa para celebrar de forma creyente y genuina nuestra Semana Santa, dice, Pérez Tendero. En la foto, detalle del pregón de Semana Santa 2024 en Puertollano/ HP
"El diluvio y el desierto son el signo de la falta de armonía que nos arrebata la vida"/ Lanza
El sufrimiento humano será siempre un misterio cuyas claves últimas no podremos desentrañar / Elena Rosa
"No faltarán voces en la noche y dedos en el desierto para que muchos otros, como Andrés y Samuel, sigan surgiendo entre nosotros", escribe Pérez Tendero en este artículo.Imagen de archivo de un desierto.
Cerrar