14/02/2017 · 22:17

El músico y folclorista intervino en el Aula Magna de la Biblioteca dentro del XI Ciclo ‘Alfonso X’

Joaquín Díaz subraya que la palabra es más natural y está viva en la oralidad

A. R.
Ciudad Real

El músico y folclorista castellano-leonés Joaquín Díaz participó en el XI Ciclo de Conferencias ‘Alfonso X’ con una intervención encaminada a explicar cómo la palabra, con su uso correcto, fue creciendo en la tradición hasta que, a partir del siglo XV, al imponerse la utilización de la imprenta, el lenguaje escrito fue restándole importancia y credibilidad.

De forma previa a pronunciar en el Aula Magna de la Biblioteca de la UCLM la conferencia ‘La palabra y la canción en la tradición’, Díaz recordó que la comunicación verbal siempre tuvo una gran credibilidad dentro de la propia sociedad, los tratos por ejemplo en los mercados se hacían de palabra, pero “la llegada de la imprenta, de algo que se fijaba por escrito y no podía versionarse”, hizo que “la palabra que se pronunciaba, la oralidad, tuviese como menos credibilidad, y entonces durante un tiempo ha prevalecido la norma de que lo escrito es más creíble”.

“En el mundo de hoy parece que vuelve en cierto modo a recuperarse” y, desde su punto de vista, en la tradición la palabra es la que tiene más importancia, apreció Díaz, que indicó que “dentro de la tradición siempre ha existido la idea de que las versiones dan importancia y van creando una poética que se va modificando con el uso de cada versión, aumentando las posibilidades de un texto poético al mismo tiempo que le dan amplitud porque es una fórmula que nunca se cierra, siempre está abierta y tiene posibilidades de ser mejorada”, mientras que una fórmula escrita queda fija.
“La palabra está viva en la oralidad”, apuntó Díaz, que subrayó que la comunicación verbal cuenta con “muchos más elementos” que la escrita como la intencionalidad, intensidad y emoción al transmitir que ayudan a comunicar el texto. “Una persona que comunica verbalmente siempre tiene más recursos que una que escribe lo que dice”, transmitiéndose su comunicación a través del “mundo de lo escrito que es una especie de filtro”. Por ello, la “oralidad es más natural”, indicó Díaz, que resaltó que “el mundo de los recursos que siempre utilizó el juglar, la persona que desde la Edad Media se dedicaba a transmitir, se ha hecho tan rico a lo largo de los siglos que es muy difícil prescindir de él y, de hecho, las personas que quieren transmitir en el mundo de hoy acuden a agencias y escuelas que se dedican a enseñar cómo se debe comunicar”, lo que refleja la potencialidad y funcionalidad de la oralidad.

Con personalidad
En el ámbito de la canción, “la voz que comunicaba sensaciones a través de palabras y frases correctamente emitidas” lograba que la gente la escuchara con más atención, añadió Díaz, que expuso que cuando empezó él a cantar su voz y la de autores como Raimon, Paco Ibáñez o Amancio Prada “no tenían nada que ver, eras voces completamente distintas, con sus texturas y tonalidades, y cada una tenía una personalidad”, mientras que ahora le sorprende que “parece que se imita demasiado a escasos modelos” lo que hace que parezca que “casi todo el mundo cante lo mismo” y cueste distinguir a unos cantantes de otros.


Enviar noticia

Comentarios (1)

Enviar comentario

Enviar comentario

Cargando...