17/04/2017 · 11:06

Visitas cerca de Praga que te sorprenderán

Es difícil escapar de la magia de Praga. La capital de la República Checa te hará sentir dentro de un cuento de hadas. La ciudad es una visita imprescindible donde todo alrededor parecerá, en sí, un monumento. La Ciudad Vieja, El Castillo de Praga, el Puente de Carlos… infinidad de monumentos y museos en una de las ciudades más mágicas de Europa. Pero si viajas a Praga puedes escaparte de la capital durante unos días para disfrutar de un día relajado. Las opciones son muchas… Hay visitas cerca de Praga que te sorprenderán.

Una de las más bonitas e interesantes opciones si quieres hacer una escapada desde Praga para desconectar y relajarte es Karlovy Vary. Se trata de uno de los balnearios de aguas termales más famosos del mundo con cientos de años de antigüedad. Para llegar a Karlovy Vary desde Praga puedes hacerlo desde tren, en un viaje que dura poco más de tres horas y tiene un precio aproximado de veinte euros. Otra opción para disfrutar de este día relajante es acudir a Karlovy Vary en autobus desde Praga. El autobús sale varias veces al día en un viaje que dura poco más de dos horas y tiene un precio de unos seis euros.

El origen de las termas es del siglo XIV cuando el perro de caza del emperador Carlos IV descubrió, donde ahora se encuentra la ciudad, un manantial con aguas calientes. Karlovy Vary ha sido, durante cientos de años, un balneario chic en Europa donde acudía la nobleza y personas relevantes de todo el continente.

Ahora, Karlovy Vary es uno de los balnearios de aguas termales más famosos del mundo. Una ciudad que puede visitarse entera a pie. Una ciudad llena de art noveau, edificios barrocos, negoclásicos. Una ciudad con apariencia de cuento de hadas entre la que puedes encontrar grandes fuentes construcciones con fuentes termales como la Columnata del Molino, con cinco grifos y decorada con estatuas que representan los meses del año, por ejemplo.

Si cuentas con más días de viaje y quieres explorar ciudades alrededor de Praga, otra opción es Kutna Hora. La ciudad minera está a unos 85 kilómetros de Praga y su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Kutna Hora, además, fue la segunda más importante del país, sólo superad por Praga, durante la Edad Media.

En Kutna Hora puedes visitar el Museo de la Plata y las minas, por ejemplo. También puedes visitar la Catedral gótica de Santa Bárbara; o la Iglesia de la Asunción de la Virgen María y la Capilla de los Huesos en Sedlec. En general, el centro histórico de Kutna Hora merece una excursión para conocer todos los detalles de esta ciudad minera. Aunque no hay actividad minera desde el siglo XVI, aún quedan restos de aquella época en el centro de Kutna Hora. Kutna Hora está sólo a 85 kilómetros de Praga y puedes llegar en tren o en autobús.

Son sólo dos opciones de infinidad de posibilidades que te ofrece viajar a la capital de la República Checa. Puedes viajar a la mítica ciudad de Dresde, Patrimonio de la Humanidad a solo 150 del norte de la capital checa. También, a orillas del Moldava y 170 kilómetros al sur puedes encontrar otra ciudad que te conquistará por su magia y su similitud a cualquier cuento de hadas: Cesky Krumlov. Ciudades, castillos o catedrales que harán las delicias de los viajeros sea cual sea su edad o el motivo de su viaje.

Post contratado


Enviar noticia

Comentarios (0)

Enviar comentario

Enviar comentario

Cargando...